banner WIR

Los otros: bandas emergentes (marzo y abril)

Por Juanjo Rueda 0

Selección de proyectos emergentes de marzo y abril de 2017

El que avisa no es traidor. Ya dije que no garantizaba que por diferentes cuestiones (compromisos laborales, vacaciones, etcétera) pudiera realizar esta especie de sección mes a mes, pero aquí estoy de nuevo para presentar, más tarde que pronto, algunas propuestas que he dado en llamar emergentes y que no dejan de ser la cara oculta -esa que no vemos todavía aunque exista- de una alternatividad que tiene más capas de las que aparentemente creemos o percibimos. Así pues, retorno este mayo florido y hermoso con una serie de referencias rastrilladas entre el correo recibido en redacción durante los meses de marzo y abril. Unas referencias siempre variadas y que en varios casos, no lo digo por decir, consiguen sorprenderme muy gratamente por la evidente calidad de muchas de ellas, rearfirmándome más en esta pequeña labor de difusión de las mismas. Vuelve a haber variedad estilística (synthpop, pop, rock, folk) y sobre todo geográfica, con una destacada presencia latinoamericana (Ecuador, Argentina y Panamá). Sin más preámbulos, vamos al lío.

Sonó: comenzamos yéndonos a Panamá con esta banda formada por Luis Troetsch (guitarra y voz), Paco Plata (guitarra y voz), Gilberto Palma (bajo) y Raúl Altamar (batería). En 2015 sacaron su primer LP, “¡Gracias por participar! Vuelva pronto” y este 2017 han editado un EP de referencias futboleras en su portada y título, “Tarjeta amarilla”. Son cuatro nuevas canciones que beben de influencias del rock anglosajón de los noventa como Smashing Pumpkins (“Club de Montaña”), Teenage Fanclub (“Tirado en la grama”) o Pavement (“Carro viejo”).

Geométrica: banda de Barakaldo formada por David Arduengo (voz), Roberto Fernández (guitarra), David González (batería), Jonathan Cambeiro (bajo) y Joseba Prieto (teclados), y que finales de 2016 han presentado su segunda referencia discográfica, “Universo Hermético”. Este disco muestra unas canciones que beben de ese pop-rock grandilocuente, melodioso y ligeramente bailable que han practicado bandas como Lori Meyers y Varry Brava.

Acuática: volvemos a cruzar el charco con este proyecto tras el cual está Sol Porro, una argentina que juega con texturas electrónicas y voces medio abisales que remiten al nombre del proyecto. “Nnone” y  “A tus vientos” son dos temas que adelantaban un próximo EP editado a finales de abril (“Brújula vol.1”). En estos temas y en su música, buscando paralelismos y similitudes, desarrolla un punto medio entre la luminosidad estival de Washed Out y una experimentación de clicks and cuts no demasiado lejana, como en “A tus vientos”, de lo que podrían hacer unos Autechre.

1982: no nos movemos de Latinoamérica ya que pasamos a Ecuador para conocer a Diecinueve ochenta y dos. “Homesick” es el reciente segundo disco largo de este proyecto de Antonio León (guitarra y voz) y Sebastián Narváez (producciones), en el cual hacen honor a su nombre con un synthpop delicado, elegante y veraniego de inspiración y referencias ochenteras (en “Plan B” samplean el “Say Say Say” de Michael Jackson y Paul McCartney) a través de la corriente chillwave. Su música tiene ciertas concomitancias (el gusto por la sutileza melódica y el aire estival) con la de los neozelandeses Yumi Zouma.

Marcos González: retornamos a España. Marcos González es de Palma de Mallorca y en su currículum hay cosas tan interesantes como colaboraciones con Oso Leone en su primer LP. De buenas a primeras lo podríamos meter de forma rápida en esa etiqueta siempre perenne de los cantautores pseudofolkies pero, como pasa en varios de estos casos, la escucha de su primer disco largo -“Todas las luces raras”, editado editado a finales de febrero de este año- revela evidentes enfoques rock, entre lo íntimo y lo épico (como en “Eran las estrellas” y “Gris”), junto con tibios detalles de ritmos latinos (“Temperamental”) y africanistas (“Sindrome de Stendhal”).

Union Saint Vincent: Vienen de Córdoba pero de la ciudad argentina. El nombre de este proyecto musical remite al barrio de quienes lo integran además de a una isla en el archipiélago del Caribe. El proyecto nació en un club de baile y ese es el espíritu que les mueve, mezclando electropop junto con trazas disco y house para unos temas, los seis de su EP homónimo de debut, que buscan la diversión por medio del baile y que parecen vivir en una noche de fiesta de verano permanente.

Blue Joy: este es un proyecto musical conducido por dos coruñeses, Álvaro Chior y Alberto G. Cernadas, y que da sus primeros pasos en 2015. Participaron en el Low Festival 2015 gracias al Budweiser Emerge. Este concurso fue el que también les ha permitido grabar en unos estudios de Madrid el EP “Pools of Blue”, en el cual despliegan una especie de art-rock que puede recordar en algunos momentos (“The night is Young”) a los The National de “Alligator”, a esta asociación puede contribuir la profunda voz de barítono Álvaro Chior que también recuerda a la de Stuart Staples de Tindersticks.

Verona: grupo que procede de la siempre fértil cantera de Granada y que a finales de este pasado marzo han editado su primer EP, “Dinámica”. Tras este proyecto está Antonio Moldes ayudado por Paco Román (Neuman) en la producción. El mismo Paco Neuman incluso colabora como músico en algunos temas. Sus temas suenan en algunos momentos a guitarras y ritmos ligeramente oscuros y repetitivos con una atractiva tensión rock (“El desierto”); en otros se abren a una amabilidad más pop (“El tiempo”); y también pueden hacer hits inmediatos de espíritu casi power-pop (“El oasis”). Escúchalos en su SoundCloud o en Spotify.

banner WIR