banner WIR

Nada Surf en Sevilla

Por Ignacio Sánchez 0

Dentro de la extensa gira que están realizando los norteamericanos por España, Sevilla tuvo la suerte de poder acogerlos por partida doble, en acústico en la Fnac, y más tarde en la Sala Q, donde disfrutamos de lo lindo.

Raro es ver la gira de una banda foránea del panorama independiente pisando el suelo de Sevilla, y más si vienen del otro lado del Atlántico, como es el caso de Nada Surf.

A estas alturas de la película no vamos a descubrir nada nuevo de los norteamericanos, si decimos que su rock juvenil sigue igual de efectivo que en sus inicios, y que “Lucky”, trabajo que venían a presentar, es una obra más reposada pero con grandísimos temas. (Ver nuestra crítica del disco)

A pesar de coincidir con otras dos citas musicales en la ciudad, raro fenómeno el sevillano de acumular conciertos en una misma fecha y luego dejar el calendario huérfano de eventos, la Sala Q mostraba un aspecto envidiable, con una grandísima asistencia.

Sobre los teloneros, Pink Satura, poco podré decir, ya que por motivos laborales el que os escribe no pudo llegar antes a la sala, casi con el tiempo de entrar, pedir una cerveza e intentar hacerse un hueco cerca del escenario entre tanto público.

Y pasadas las once de la noche suben al escenario Matthew, Daniel e Ira, acompañados de un teclista, para dar uno de los mejores conciertos y con mejor sonido que uno recuerda en la Q. jpeg

Con un repertorio más centrado en su última entrega, como es normal, hubo tiempo de ir intercalando grandes clásicos de su extenso repertorio. Comenzaron intensos con “Hi-speed soul” y “Happy kid”, del gran “Let go”. Eran momentos de ir cogiendo el sitio y calibrar bien el sonido que por momentos parecía enlatado, pero a partir del primer bloque de “Lucky” con “Whose authority”, “Weightless” y “I like whay you say” fue cuando la banda se terminó de asentar y aquello empezó a fluir. A todo esto, el público entregado como pocas veces se ha visto por Sevilla, incluido el espontáneo que se subió al escenario para lanzarse al público. Que Matthew pide que se baile, pues se baila, que piden palmas, las hay.

Con la máquina bien engrasada, Matthew se erige como un frontman con tablas y carismático, que esta vez se vio acompañado por un lesionado Daniel Lorca, que tuvo que tocar todo el concierto sentado por un problema de menisco.
jpeg
El calor va haciendo mella y tienen que abrir las puertas para que la Sala se resfresque, y van y nos deleitan con “Telescope”, uno de sus primeros temas. De ahí hasta el final intercalar más temas nuevos con clásicos hasta llegar a “Popular” aquel tema que les dio a conocer dentro de este mundillo musical.

Vuelven a salir tras la consecuente ovación para dejarnos una bonita “Blizzard of 77” en acústico, y tocar temas del “The weight is a gift”, que habían obviado durante toda la actuación, como “Do it again”, “Always love” o “Blankest year” con la que dieron por terminado el concierto.
jpeg
Suben luces, ponen la música ambiental, y por sorpresa vuelven a salir para tocar “Hyperspace”, canción pedida por un fan en una cartulina y que le habían prometido tocar aunque no la incluían en sus nuevos set lists. La locura se desata y sirve como perfecto fin de fiesta tras poco más de hora y media de actuación brillante y genial.

Espero que a partir de ahora podamos disfrutar de más conciertos como éste por Sevilla y dejemos de vivir en el ostracismo musical en cuanto a actuaciones en directo se refiere.

Set list: “Hi-speed soul”, “Happy kid”, “Treehouse”, “Whose authority”, “Weightless”, “I like what you say”, “Killian’s red”, “Inside of love”, “Fruit fly”, “Telescope”, “Beautiful beat”, “The fox”, “Ice on the wing”, “See these bones”, “Treading water”, “Zen brain”, “Popular”. BIS 1: “Blizzard of 77”, “Do it again”, “Blonde on blonde”, “Always love”, “Blankest year”. BIS 2: “Hyperspace”.

Fotos: Óscar Romero (http://www.oscaromero.tk)

banner WIR