banner WIR

The Misfits y el concierto que le debían a Sevilla.

Por Carlos Sánchez 0

Tras cancelar el concierto de su anterior gira en Sevilla, muchos eran los rumores que situaban a los americanos de vuelta en la ciudad con la gira “30th Anniverscary”.

The Misfits tenían cuentas pendientes con la ciudad de Sevilla. Tras cancelar su concierto el año pasado, muchos de los que compraron su entrada para 2008, veían esta nueva actuación con recelos y muchas dudas. Los foros de Internet estaban repletos de comentarios sobre otra posible cancelación del concierto.

Aún así, las puertas de la Sala Q estaban llenas de jóvenes (y no tan jóvenes) deseosos por ver sobre las tablas a uno de los grupos que asentó las bases del movimiento punk. Una vez el público había entrado, llenando algo más de la mitad del aforo que posee la sala, no tardaron en escucharse los primeros estruendos que se mandaban desde la mesa de sonido. Todo ello para crear ese ambiente que necesitaba Jerry Only (vocalista y bajista), único miembro que queda de la formación originaria, para aparecer por las escaleras del escenario y escuchar los gritos y aplausos que el público le dedicaba.

jpeg

En cuanto aparecieron Dez Cadena (guitarra y coros) y ROBO (batería), comenzó un show impresionante. Canción tras canción, sin ningún tipo de pausa entre ellas, es la línea argumental de esta gira 30 aniversario, que repasa los grandes éxitos de la banda. En un ambiente donde se hacía muy difícilmente identificables, Halloween, Attitude, Skulls o American Nightmare fueron de los temas que más agitó al público, pero sin duda alguna American Psycho y Die, Die My Darling se llevaron la palma en cuanto a emoción derrochada por la banda y sus fieles fans.

Un concierto, donde una vez más tuvo el problema de un volumen descompensado para las características de la sala, lo cuál hacía un tanto incómodo intentar disfrutar del espectáculo que Jerry Only estaba dando encima del escenario. Un recital donde en poco más de una hora se escucharon alrededor de una treintena de canciones, lo que invitaba a sumergirte en esa atmósfera tétrica, algo grind-gore, de la que The Misfits empañan todas sus actuaciones. Debiendo destacar también casi los 25 minutos que Jerry Only dispuso para firmar CD’s, entradas o gorras del público que se acercaba.

jpeg

Para cualquier seguidor del punk rock clásico, o aquellos que quisieran conocer las raíces de bandas como NOFX, Green Day o AFI, el espectáculo de The Misfits fue una master class digna para cualquier melómano.

banner WIR