banner WIR

Optimus Alive 2009

Por Ignacio Sánchez 0

El Enano Rabioso estuvo en dos de las tres jornadas de este espectacular festival portugués.

El Enano Rabioso hizo las maletas a principios de julio para plantarse en Lisboa, una de las capitales europeas menos destacadas pero con una gran belleza, gastronomía y mezcla de culturas que la hacen recomendable al 100%.

Además de poder disfrutar de sus estrechas calle empinadas, su tranvía, sus miradores y su ambiente, pudimos desplazarnos a la cercana Oeiras para disfrutar de dos de los tres días que componían la tercera edición del Optimus Alive, un festival que basa su éxito en la gran cantidad de bandas de primer orden dentro de sus carteles.

Unas buenas comunicaciones entre la capital y la cercana localidad hacían que en poco tiempo se estuviera ya en la puerta del festival, comprando la entrada y pasando una larga lista de controles de seguridad para luego ser inundado de regalos promocionales de los distintos patrocinadores del evento, que si tarjeta prepago de móvil, que si collar luminoso, gafas o lo Pepe Gafotas, etc.

Ya estábamos dentro, en un recinto que de primeras anunciaba un molesto problema: gran parte de la superficie era de tierra, que con el viento y los saltos del público se levantaba formando en algunos momentos molestas nubes de polvo. Por lo demás ninguna pega sobre la distribución del recinto, con un tamaño óptimo para poder ir de un escenario a otro sin perder mucho tiempo por el camino, y con la ventaja de poder pagar en todo momento con dinero, sin necesidad de tener que cambiarlo por tickets, evitando así perder tiempo en dos colas. Además la existencia de una gran cantidad de puestos de bebidas hacía que la espera para poder pedir fuera ínfima.
jpeg
Como puntos curiosos del recinto, cabe destacar la zona recreativa con futbolines y demás juegos, y el lado izquierdo del escenario principal donde había un ring pressing catch con exhibiciones no demasiado espectaculares…

Centrándonos ya en el apartado musical hay que destacar sobre todo el sonido perfecto del que se pudo disfrutar en casi el 100% de las actuaciones. Sonido potente y limpio, adjetivos que últimamente faltan en los festivales españoles.

JUEVES 9

Para empezar bien el primer día teníamos a Mastodon, que a pesar de ofrecer una actuación demasiado breve (unos 40 minutos), y luchar contra un sol de justicia a las 6 de la tarde, dejaron bien claro que son de los que tienen la voz cantante ahora mismo en el mundo del metal. Aunque vinieran a presentar su último trabajo “Crack The Skye”, tuvieron el detalle de tocar temas de sus cuatro discos.
jpeg
En el Palco Super Bock (la carpa grande) los británicos Delphic intentaban alentar al poco público presente. Su pop aderezado con cierto toque electro chocaba frontalmente con la mayor parte de asistentes, heavys y metaleros que campaban a sus anchas en este primer día.

De vuelta al Palco Optimus (el escenario principal) se observa cada vez más un mayor número de público que espera ansioso la salida de Robb Flynn y los suyos, Machine Head, banda que ha vuelto a recuperar su estatus tras un periodo de poca inspiración y malas críticas. Lo suyo fue salir a por todas, sabiendo que en el poco tiempo que disponían había que darlo todo. “Imperium”, “Ten ton hammer” y “Beautiful morning” casi encadenadas sirvieron para calentar al público. Robb no paraba de dedicar palabras de agradecimiento mientras incitaba con pogos. Pena que esa rabia e ímpetu inicial fue decayendo poco a poco.
jpeg
Me marcho antes de tiempo hasta la carpa para ver a TV on the Radio y poder coger un buen sitio. Tercera fila delante de los monitores de sonido. Un pequeño cosquilleo invade mi estómago. Salen y la carpa rompe en aplausos. Por fin los tenía delante mía, los cinco miembros y un saxofonista que los acompaña. Concierto basado casi totalmente en “Dear science”, su tercer trabajo, concediendo pocos guiños al pasado, “Young liars” de su primer E.P. Tunde Adebimpe ejerció de frontman con fuerza sin parar ni un momento de moverse, especialmente cuando brindaron los momentos más animados con “Wolf like me”, “Dancing choose” o “Shout me out”. Como guinda a este estupendo pastel una “Staring at the sun” más movidita que de costumbre.

Corriendo al escenario principal para intentar ver todo lo posible a Slipknot que habían concentrado a casi la totalidad del público del festival. Con un sonido potente, la banda americana se volcaba más en la parte musical, dejando un poco de lado su “show” con un escenario bastante sobrio. Momento destacado cuando en “Spit it out” se empieza a elevar una de las baterías dando vueltas sobre sí misma mientras el público rugía. Un repaso a la carrera de una de las bandas importantes de lo que se llamó un-metal.

jpeg De vuelta a la carpa les tocaba el turno a Klaxons, la banda británica que dio el pelotazo hace un par de años y a diferencia de otros compañeros de generación se lo toma con más tranquilidad a la hora de girar y sacar nuevos discos. Su concierto sirvió como excusa para ir intercalando sus nuevos temas, que no sonaron nada mal, entre los hits que componen “Myths Of The Near Future”, y es que no faltaron ni “Atlantis To Interzone”, “Golden Skans” o “It’s Not Over Yet”.

Bastantes comentarios había leído sobre Crystal Castles, así que decidí quedarme en la carpa para ver cómo se las gastaba el dúo canadiense. La jpegverdad es que me costaría explicar en una palabra lo que pude ver, siendo un total desconocido de su música. Mientras su compañero se dedicaba a soltar bases, Alice Glass se dedicaba a berrear, saltar, tirarse casi al público, subirse a la estructura del escenario, rodar por el suelo…No terminé de cogerle el gusto a su actuación, mientras que el resto de la carpa parecía me llevaba la contraria.

VIERNES 10

Los portugueses Os Pontos Negros abrían el escenario principal el segundo día. Banda totalmente desconocida pero con una propuesta más que sabida, pop/rock de toda la vida con toques brit, pero eso sí cantado en portugués. jpeg
Dejaron una buena impresión, no como la de otros compatriotas suyos, John is Gone, cuyo cantante tenía más pinta de haber salido de OT que el mismo Bisbal. Su rock facilón para adolescentes sólo tiene futuro si consiguen que el público menos exigente se fije en ellos. Totalmente prescindibles.

Menos mal que de vuelta al Palco Optimus nos encontramos con Jesse “The Devil” Hughes y sus Eagles of Death Metal para ofrecernos un concierto descarado y animado, contando esta vez con Joey Castillo a la batería en lugar de su compañero de banda Josh Homme (Queens of the stone age).jpeg
Y es que si por algo destaca esta banda es por su “poca vergüenza”, y así lo demostraron con constantes guiños al público. En lo musical, un buen repaso a sus tres discos dejándose únicamente “Cherry Cola” sin tocar.

Late of the Pier es una banda más que los ingleses intentan exportar como nuevo Hit, y ciertamente no termino yo de encontrarle la gracia a dichas bandas, si es que la tienen, por lo menos en directo. Su pose andrógina con vestuario bastante hortera te hacen pensar sobre el que casi todo vale para llamar la atención si la música no vale.

Con Hadouken! la sensación no varió demasiado, aunque hay que decir que estos segundos ofrecieron más espectáculo, sobre todo con más ganas. Su música intenta beber del sonido de Prodigy, aunque a veces pensara que aquello se parecía más a 2Unlimited. Eso sí, la legión de fans que mueven es admirable y bastante buena organizadora de pogos y demás revueltas.
jpeg

La importancia que le doy a Placebo disminuye con cada entrega, y “Battle for the sun” ni siquiera me lo he planteado escuchar, así que lo poco que pude ver de Brian Molko, Stefan Olsdal y su súper musculoso nuevo batería, me resultó desconocido y conocido al mismo tiempo. Desconocido por ser temas nuevos, pero conocido porque Placebo parece ser que morirán agotando la fórmula que les llevó a lo más alto y que los está enterrando.

La pronta retirada hacia la carpa se debía a que por allí andaban Fischerspooner para poner la carpa patas arriba. Al contrario que la vez que pude verlos en el Fib 2005 con un show pobre y soso, aquí realizaron un show/performance con muchos cambios de vestuario, bailarinas y divertidas coreografías donde se apuntaba a bailar hasta Warren Fischer. Y es que aunque quieran dar por muerto el electroclash, Fischerspooner se encuentran en un momento muy dulce. Espectacular final con “Never wind”.jpeg

Prodigy parecen vivir también una segunda juventud, gracias a un “Invaders must die” que los ha devuelto en cierto modo al sonido de sus orígenes. Si a eso le unimos las incendiarias “Breathe”, “Voodoo people”, “Poison” o “Smack my bitch up”, tenemos ante nosotros una fiesta de padre y muy señor mío. jpeg Luego ya entran otros factores que si apenas cantan y parece más un karaoke y están todo el día con el “Fuck” en la boca, pero lo mejor es dejarse llevar por la música y disfrutarla. Tuvimos que tener cuidado con el “personaje” que le dio por encender una bengala entre el público. Suerte…

De The Ting Tings poco podemos hablar, ya que sólo pudimos ver de un par de temas al final y disfrutar de “That’s not my name”.jpeg

En definitiva, un festival bastante atractivo para el público español por su cercanía, buenos carteles y precio asequible.

Ya se conocen las fechas del año que viene, del 8 al 10 de julio. Intentaremos volver.

Muito obrigado Optimus Alive.

fotografía: Ignacio Sánchez

banner WIR