banner WIR

Green Day en Madrid

Por Rosa Ponce 4

La mítica banda punk volvía a España para presentar su “21st Century Breakdown” y allí estuvimos para contarlo.

Lo fácil sería criticar a Green Day (una vez más) por decir que su estilo es el Punk y debatir entre las diferencias entre el Punk-Rock y el Pop hoy día. Pero pasando de tecnicismos y nomenclaturas, y haciendo justicia a lo que el trío californiano hizo el pasado 29 de septiembre, sea lo que sea que hagan estos tipos, lo primero que hay que decir es que fue un concierto espectacular. jpeg

Colas interminables de jóvenes y muy jóvenes, que al parecer llevaban cogiendo sitio allí mas de un día y más de dos, daban la vuelta a un palacio de deportes que pudimos ver lleno hasta la bandera.
La pista estaba a rebosar y era difícil encontrar en las gradas un hueco libre entre tanta cabeza.

Puntual en su horario “para todos los públicos” (20:30), el líder de la banda, Billie Joe Amstrong, saltó al escenario acompañado del resto del trío, Mike Dirnt (bajo) y Tre Cool (batería) y cuatro músicos más que completaban la formación de directo.

Irrumpieron en el griterío de histeria adolescente con “Song of the Century” seguida de “21 Century Breakdown”, primera canción de su octavo disco (del mismo nombre), el cual venían a presentar y que repite el formato de Opera Rock de su anterior largo. jpeg
Y con ello empezó el espectáculo; Billie corriendo de un lado para otro, saludando a su público, obligándolos a levantarse de sus asientos y, sobre el escenario, la primera explosión de la noche. Pero esto solo era el principio de las casi 3 horas de concierto y espectáculo audiovisual que nos tenían preparado.

Sin darnos tiempo a recuperarnos del estallido, emocional y pirotécnico, arrancaron con la revolucionaria “Know your Enemy”, durante la cual Billie escogió a ojo a un chico del público y lo hizo subir al escenario para que saltara de él.

A partir de este momento, y no podía ser de otra forma, el público presente estaba completamente entregado a la banda y es que el set list fue el idóneo y la sucesión de espectaculares efectos especiales no cesó ni un segundo.

El público enloqueció con “Holiday”, “Are we the Waiting” o la acelerada y legendaria “St Jimmy”.
Aunque uno de los grandes momentos de la noche llegó con “Basketcase”, cuyos acordes nos traen los recuerdos imborrables de una generación y una época en la que los ahora veteranos Green Day, se convertían en uno de los pioneros del Punk Rock norteamericano.
A esto le siguió “She”, “King for a Day” y el actual single “21 Guns”, quizás el favorito de los mas jóvenes y el que consiguió emocionarnos con una bonita lluvia de fuegos sobre el escenario.

Las muestras de cercanía con el público se sucedieron durante toda la noche; Billie subió hasta la última grada y no le importó que el público le rompiera la guitarra, además, fue invitando a gente a subir para colaborar en sus canciones. jpeg
Al chico escogido entre los 15000 asistentes para interpretar a la guitarra “Jesus of Suburvia” no le fue demasiado mal a diferencia de la penosa interpretación que unas chicas nos ofrecieron de “Longview”. Para ellas seguro que fue el momento de sus vidas, para los que habían pagado más de 40€ para escuchar cantar a Billie Joe no tanto.

Pero ni siquiera esto podía bajar el nivel de la noche, Billie toma los mandos y con unos cuantos “eos” y “oes” (en ocasiones demasiados) consigue que el Palacio de Deportes se venga arriba de nuevo.

Casi sin darnos cuenta y tras la explosión de energía de “American Idiot”, acompañada de un cuidado decorado con montañas de televisores, la noche iba llegando a su fin y con uno de los clásicos de la banda, “Minority”, el público enloqueció de nuevo. Seguidamente y a modo de despedida, Billie se quedó solo con su guitarra para interpretar la inconfundible melodía de “Time of your Life”. Y con ella se despidió de nosotros sin más. jpeg

Fue una noche de recuerdos, emociones, show y pese a las críticas que bombardean últimamente a la banda, buena música y por qué no, Punk Rock.

fotos: Rosa Ponce

banner WIR