banner WIR

La frescura de The Strange Boys cautiva Sevilla

Por Ignacio Sánchez 0

Ignacio Sánchez/El Enano Rabioso ©

El buque de Heineken Music Selector tenía el placer de desembarcar el pasado lunes 11 de octubre en la capital andaluza con The Strange Boys como pasajeros de honor.

Los cinco jóvenes miembros de la banda de Texas venían a presentar “Be Brave”, su segundo trabajo, tras la eclosión que produjo su anterior disco y que vio la luz hace sólo un año.  Una sala Malandar con poco más de media entrada, bastante aceptable siendo puente y coincidiendo con el festival Monkey Week, de donde venían de actuar los Chicos extraños, como se presentaron al subir al escenario.

Ignacio Sánchez/El Enano Rabioso ©

Una hora de buen rock sureño con ciertos toques garajeros es lo que nos ofrecieron Ryan Sambol (curioso su parecido a Pete Doherty) y sus compañeros de aventura. Mezcla de temas de uno y otro álbum, y el público que comenzó frío y distante comienza a bailar y animar al grupo, que al igual que los asistentes había empezado como ausente, con el piloto automático puesto. Cierto es que no tuvieron a ningún telonero que fue despertando el ambiente. Cae “Be Brave” y los más fanáticos no paran de bailar al ritmo de este pequeño himno.

The Strange Boys consiguen hacer bueno el lema “breve si bueno, dos veces bueno”. Sus temas de dos minutos consiguen condensar las buenas vibraciones de manera perfecta, gozando de un sonido bastante potente, cosa que se agradece en la sala. Consiguen crear un buen ambiente que se transmite a los componentes del grupo con pequeñas bromas entre ellos, y lavarle la cara a los temas más reposados con un poco de mala leche. La simpleza aparente de sus composiciones esconde parte del éxito de las mismas, ritmos más que manidos pero con un gran efecto en el público. Mención para su “tema más largo” que ellos mismos se encargan de anunciarnos, no todo iban a ser capsulas de dos minutos. Siguen compaginando “The Strange Boys and Girls Club” con el nuevo “Be Brave”, cogen carrerilla, “I see”, “Friday in Paris”, “Woe is you and me”, “This girl taught me a dance”… teniendo pequeños guiños con clásicos o contemporáneos como Red Hot Chilli Peppers.

Pese a la impresión de jovenzuelos recién salidos del hogar, la banda consigue demostrar tablas sobre el escenario sevillano con una propuesta bastante preparada, sin setlist planificado, dejando paso un poco a la posible improvisación.

Es hora de irse, pero ante la insistencia de la parroquia salen. Hay que cumplir con el respetable. Después de haber tocado más de veinte temas se preguntan qué más pueden tocar, dejando paso a peticiones de los fans. Gracias a Ryan y los suyos por no hacer caso de los que pedían repetir “Be Brave” y optar por tocar nuevo material, con el que cerraron esta breve pero más que intensa noche de rock en Sevilla. En noviembre volverán a España.

Hasta pronto chavales.

banner WIR