banner WIR

No Age, lo que pudo ser y no fue

Por Lluis Benito 0

Lluis Benito/El Enano Rabioso

Dentro del ciclo de conciertos de Heineken Music Selector, los angelinos No Age pasaron por la sala Bikini el día 31 para presentarnos su nuevo trabajo “Everything in Between”.

Cuando uno piensa en No Age encima de un escenario varias imágenes se vienen a la cabeza: pogos, público entregado y éxtasis total son algunas de ellas. Si a eso se le suma el recuerdo del conciertazo que dieron en el Primavera Sound 2010, esas ideas se reafirman. Con esa actitud acudí este jueves pasado a la Sala Bikini para ver a los angelinos en acción pero por desgracia acabé saliendo de allí con cierto sabor agridulce, y aunque el grupo intento dar ritmo a la actuación y dar un buen concierto, menos de media entrada y un público un poco soso no fueron sus mejores aliados.

Lluis Benito/El Enano Rabioso

Esta vez (e igual que en el Primavera Sound), el grupo vino acompañado por un tercer miembro que estaba al cargo de un par de Samplers Roland y lo que parecía ser un teclado. Con la aportación de este miembro extra (que parecía salido de una banda organizada de narcotráfico mejicano) las canciones ganaban en riqueza y en sonidos, dándole un toque bastante más elaborado.

El concierto empezó fuerte con la intro de “Life Prowler” (canción que abre el nuevo disco), seguida de “Teen Creeps”, una de sus mejores canciones para mi gusto. En ese momento se pudieron ver algunos bailes en las primeras filas, pero nada que ver con otras veces que los he visto. El propio cantante hizo una referencia al tema invitando a los asistentes a bailar, pero ni así lo consiguió. Durante la hora y poco que duró el concierto, pudimos escuchar algunos de sus temas más representativos como “Eraser”, “Brain Burner”, “Sleeper Hold” o “Miner”, con la que cerraron el concierto. Como era de esperar, también sonaron muchas del nuevo disco (“Fever Dreaming”, “Depletion”, “Glitter” o “Shed and transcend”) que aunque me gusta, no llega al nivel del excelso “Nouns”.

Lluis Benito/El Enano Rabioso

Si los bailes ya eran casi inexistentes durante gran parte del concierto, el personal de seguridad no hizo mucho por mejorarlo. En un par de ocasiones empujaron a los asistentes por bailar alrededor del guitarra cuando éste bajo al publico y al final, con la locura de “Miner”, se formó un mini pogo que otra vez desmontaron de malos modos. Dean Allen Spunt, batería y frontman de la banda se ganó la última ovación cuando tocó en el hombro de uno de los seguratas y le pidió calma con el público.
Después de esto y de una mini jam de ruido improvisada, llegamos al final de un concierto que aunque tuvo buenos momentos, no acabó de llenarme como yo esperaba. Espero que en la próxima ocasión pueda sacarme la espinita y volver a disfrutar con ellos.

banner WIR