banner WIR

Contempopránea 2011: Pop independiente en estado puro

Por Rafael Tovar 1

Desde hace unos años el festival Extremadura Contempopránea Cruzcampo se ha convertido en el final perfecto para mis vacaciones estivales. Así que para no perder la costumbre allí que nos fuimos un año más. Destino Alburquerque (Badajóz), que tras rumores de  cambio de localización al final no fue así.

El pre-festival ha estado marcado por una sensación equivocada de un cartel menos lucido que otros años. Para mi el cartel más equilibrado de los últimos años, dónde prescindiendo de grandes nombres que te aseguran un lleno absoluto, han conseguido un puñado de artistas con una calidad excepcional. La aglomeración de una cantidad considerable de festivales entre los meses de Julio y Agosto también han hecho que el público se diversifique mucho más. Para mi son razones suficientes para que éste año no se viera el sold out colgado de la vitrina de las taquillas como en años anteriores.

Jueves 28 de Julio

La fiesta de bienvenida en la Plaza de España es ya toda una tradición entre los indies del país. En ella se unen siempre los lugareños con los recién llegados. La plaza se engalana con los colores del Contempopránea y da lugar a una de las fiestas más divertidas del año. Encima del escenario estuvieron Megaafonía, triunfadores del concurso Banda Revelación Nacional 2011, presentando “Tutto” (2010), con un pop muy tradicional. Zipper fueron los segundos en subirse al escenario, con una apuesta más arriesgada, con sonidos que nos recuerdan a Nosoträsh o a al powerpop de Junipper Moon. Las dos apuestas parecen llegar tarde en cuanto a lo que musicalmente se refiere, pero como dicen los madrileños en uno de sus temas “lo retro también mola”. Los chicos y chicas del fanzine El Gallo Verde hicieron de pinchadiscos para la ocasión

Viernes 29 de Julio

Xoel López. Rafael Tovar / El Enano Rabioso

Es lo que tiene estar en un pueblo dónde el valor gastronómico es importante. No pudimos resistirnos a la tentación de quedarnos a degustar grandes platos de la localidad y así se nos hizo demasiado tarde. Standstill siguen evolucionando hacia ritmos más pausados que en directo se convierten en una atmosfera de derrotismo para dar lugar a la esperanza poco a poco hasta que rompe en un final incontestable. Xoel López volvía tras su andadura por america latina a preparar un nuevo disco que podría salir al mercado a principios del año próximo. Acompañado de muy buenos músicos y amigos hizo una revisión a sus antiguos temas de Deluxe, así como presentó cuatro nuevos temas que fueron muy bien acogido por el público. The School fueron una de las pocas bandas internacionales que actuaban en esta edición. Los ingleses de Elefant Records desplegaron en el escenario todas sus armas para interpretar una decena de canciones influenciadas por el britpop de los 60’s.

Triángulo de Amor Bizarro. Rafael Tovar / El Enano Rabioso

Lo de Triángulo de Amor Bizarro no es normal. Los gallegos han subido en muy poco tiempo a lo más alto de la cima del indie nacional. Lo que ellos hacen sobre el escenario es destrozar los amplificadores con su propuesta ruidista y totalmente diferente a lo que estamos acostumbrado. Para rematar no sólo es que su tema estrella, “De la monarquía a la criptocracia”, nos haga saltar hasta caer rendidos, es que si en el EP de “Amigos del género humano” (Mushroom Pillow, 2010) se atrevían con Julieta Venegas, esta vez lo hiceron con “Soy un truhán, soy un señor” del mísimisimo Julio Iglesias, y que dedicaron a otro Julio, esta vez, Julio Ruiz, quién celebraba los cuarenta años en antena de su programa “Disco grande”.

Delafé y las Flores Azules. Rafael Tovar / El Enano Rabioso

Delafé y las Flores Azules aparecían en escena para interpretar un pop preciosísimo lleno de letras rapeadas más potente de lo que nos tienen acostumbrado en sus discos. Helena salió al escenario dispuesta a comérselo con una voz impecable mientras que Oscar hacía lo propio rapeando sus letras. La sorpresa llegó cuando en el homenaje a Julio Ruiz sacaron máscaras con la cara del famoso periodista que nos hizo reir a todos. El paso de Mendetz fue deslucido por una penosa puesta en escena. No me gustan los artistas que se esconden tras sus máquinas. Entiendo que sea así, pero no me gusta. La apuesta cañera de Mendetz me pareció muy descafeinada. Y así, con la música de fondo y antes de las primeras luces no volvimos al camping con el paseo ya tradicional de vuelta.

Sábado 30 de Julio

Tras una mañana de descanso en la piscina municipal y tras ir a ver como Julio Ruiz realizaba su programa en directo nos dispusimos a ir a disfrutar de los bares de la plaza del pueblo, dónde tras pasar un buen rato con algunos amigos nos fuimos a ver a Cats on Fire. A los finlandeses tuvimos suerte de verlos con anterioridad por tierras onubenses hace un par de años en el South Pop Isla Cristina 2009, por lo que nuestras ganas de volver a repetir la experiencia era más que evidente. Cats on Fire es un buen grupo, pero podría pasar desapercibido si no fuera por la personalidad tan atractiva que desprende Mattias, su principal vocalista. Entre Bowie y Morrisey y a la vez ninguno de los dos. Estupendos, triunfadores, dignos herederos o continuadores de una estela que reinventan a cada paso. Te capturan y ya no puedes soltarte.

Guille Mostaza (Ellos). Rafael Tovar / El Enano Rabioso

Guille Mostaza y Santi Capote, Ellos,  sobre el escenario serían como el agua y el aceite si no fuera porque en lo musical se compenetran perfectamente. Un duo mayonesa, y no me refiero a ese tema del grupo uruguayo Chocolate que se puso de moda entre las discos del verano casposo hace unos años, sino porque Santi, siempre estático con su guitarra, y Guille, que pasó más tiempo tirado en el suelo del escenario que de pie, hicieron bailar y cantar a todo el respetable interpretando las canciones de toda su carrera y en especial las de su último trabajo recién estrenado. Lo de La Bien Querida es algo inexplicable, con un puñado de canciones que conforman dos discos ya en el mercado sigue sin ser capaz de defenderlo en el escenario con el mismo trato que lo hace en el estudio. Momento para ir a cenar algo.

Sexy Sadie. Rafael Tovar / El Enano Rabioso

Sexy Sadie vuelven tras cinco años retirado de los escenarios. Ahora se han embarcado en una gira que ya se han adelantado a aclarar que no habrá nuevo disco. Pero Jaime García Soriano y los suyos siguen estando en forma y así lo demostraron ante miles de fans que esperaban este concierto como agua de mayo. No hay mucho que escribir que no se haya escrito ya sobre ellos.

El Columpio Asesino. Rafael Tovar / El Enano Rabioso

El Columpio Asesino es uno de esos grupos que hacen las cosas porque les gusta, si no disfrutasen de ello no estarían juntos afirmaron en una entrevista reciente, y ahora acaban de hacer uno de los discos más oscuros de toda su carrera pero también más potentes. Y es que “Diamantes” (Mushroom Pillow, 2011) es capaz de cortar hasta el hielo más frio. Sus letras siguen transportándonos a escenas decadentes que ahora nos envían a Berlín dentro de un coche y nos hace bailar toda la noche. Y es que bailar fue lo que le faltó a un público estático y que desde encima del escenario no dejaban de alentar para que se moviese. Es lo que tienen los hits como “Toro”, que fue el que definitivamente hizo que el publico se moviese de su sitio. Quizás demasiado cansancio, o quizás es lo que tienen los hits, que es lo único que la gente espera de un grupo, aunque todo lo demás sea perfecto. Dénver llegaron desde Chile para entonar sus canciones pop sin más aditivos. Quizás la alta hora de la madrugada o quizás porque se esperaba algo más potencia de su directo no llegó a calar demasiado entre un público que abandonaba poco a poco el recinto del Contempopránea.

Yo no tengo mucha idea sobre dónde recae la idea del éxito de un festival. Pero no creo que se pueda medir por la asistencia de público. La bajada en las ventas ha reportado a los asistentes un festival menos masificado y más familiar aun si cabe. Tranquilidad y dosis de muy buena música. Amigos y amigas que ya nos vemos todos los años. Quizás éste sí es el festival que queríamos. Sin duda hay que repetir. Sólo esperamos que menos público no traiga problemas económicos para la organización y el festival desaparezca. La apuesta es importante con los tiempos que corren. Torres más grandes han caido en el camino, no hace falta nombrar ejemplos. Esperamos volver el año que viene con Agustín y los suyos por tierras, como siempre, y para siempre, alburquerqueñas.

banner WIR