banner WIR

Anna Calvi tiñe de rojo la sala KGB

Por Mai Do Asensi 0

Mai Do Asensi/El Enano Rabioso

La artista británica arrasa con su voz en la cita barcelonesa, dentro del ciclo Heineken Music Selector.

Mai Do Asensi/El Enano Rabioso

Anna Calvi volvía a nuestro país para confirmar que su debut tiene tirón para rato, que su homónimo debut es un pelotazo que transita entre bandas como Pj Harvey y Florence And The Machine, y que viene dispuesta a conquistar nuestra atención con sus mejores armas: su voz y su guitarra. Canciones de alma ancestral, creadas y grabadas con mimo artesanal, donde parece que un ser llegado desde el más allá viene para recordarnos que aún existe otra manera, la de antes, la de siempre, de hacer las cosas. El disco salió en enero de este año y en él destaca el sonido extrañamente sensual y orquestal de su voz y su guitarra. Artistas consagrados como Brian Eno o Nick Cave son ya rendidos admiradores. La artista se declara influenciada por cantantes como Scott Walker o Edith Piaf y sobre todo reconoce haber estudiado intensamente el cancionero de Nina Simone.

Con su belleza distante y elegante presencia de femme fatale, la inglesa, subida sobre unos taconazos, ofreció un set con mucho arranque y carisma, potente y completamente desgarrador. Guitarras afiladas y drama, canciones inflamadas e intensas, cargadas de la dosis justa de oscuridad romántica. Su especial manera de tocar la guitarra, unas veces con tremenda fiereza y otras sutiles y delicadas y su enorme voz, nos dejó a todos con la boca abierta.

Mai Do Asensi/El Enano Rabioso

Durante una hora justa defendió con solvencia las excelentes canciones que se encuentran en su disco. Temas como “First we kiss” donde tambores y panderetas de golpeo spectoriano contrastan con arreglos de cuerda ostentosos. “No More Words” donde hace gala de su cara más blues, aunque el tema pronto se deja balancear por unos planos armónicos que acercan la psicodelia sixties de las macabras composiciones de Nick Cave y sus Bad Seeds. El rock de nervio eléctrico se viste de acordeones indios, cuerdas y timbales en “Desire”. El blues sesgado de “I’ll be Your Man” donde parte del suspense y evocación lynchiana para acabar pisando tierra de épica romántica. Mencionar las versiones de “Surrender” (Elvis Presley) y “Jezebel” (Edith Piaf) que son ya habituales en sus sets.

Concierto notable, cargado de expresividad y emoción, de esta debutante que llega con fuerza. Esperemos a ver hacia dónde tiran sus próximos pasos. La estaremos vigilando de cerca.

banner WIR