banner WIR

Attack On Memory

Por Juanjo Rueda 1

8.5

Nota
8.5
85%

Que un disco venga producido por Steve Albini es una especie de sello o etiqueta semejante a que una serie venga producida por la HBO, hay que prestarle atención porque es muy posible que sea interesante.

Cloud Nothings son una joven banda de Cleveland cuyo principal motor o compositor es Dylan Baldi, siendo este es su tercer disco. No sé en tu caso, lector, pero en el mío hasta ahora no les había seguido la pista o prestado interés. El interés que están despertando con este tercer disco quizá sea por la influencia y el nombre de Albini que nombraba en el primer párrafo o, seguramente, será que este tercer álbum es muy bueno y se merecen toda la atención que están recibiendo.

Si hubiera que definir en pocas palabras este disco se podría decir que es el punto medio perfecto entre los primeros Green Day (aquellos de “Keplunk!”) y Sunny Day Real Estate o Slint. Sus ocho canciones no tienen desperdicio y en ningún momento dejan de sonar rugosas, algo sucias, y llenas de una carga de angustia post-adolescente en sus letras. A pesar de la uniformidad estilística del disco se pueden apreciar dos corrientes, una primera de canciones más tarareables o más cercanas al punk-pop/rock, me refiero a singles potenciales como “Fall In”, “Our Plans”, “Cut You”, y la que probablemente se lleva la palma, “Stay Useless”. Y otra que se mete en terrenos de rock más anguloso y, por momentos, cercanos al hardcore más accesible, me refiero a temas como la inicial “No Future/No Past”, “Separation”, o “No Sentiment”, Temas, estos últimos, que también hacen que se pueda rastrear influencias algo más lejanas en el tiempo como es la del post-punk de Wire.

He dejado para el final el tema que probablemente resume todo el disco, “Wasted Days”, casi nueve minutos de magnífico tour de force musical que va desde la rapidez punk-rock con estribillos apreciables a los cambios de ritmo, pasando por los desarrollos con guitarras rugosas y abrasivas para terminar un climax final con la voz de Baldi desgañitándose. Un ejemplo -este tema y este disco- de lo que debe y puede ser el mejor rock de guitarras.

Llevamos ya cierto tiempo con el revival noventero y hay que decir, en mi caso, que si todos los grupos que van a tomar los noventa como fuente de inspiración van a hacer como Cloud Nothings en este tercer disco, bienvenidos sean.

banner WIR