banner WIR

Los Descendientes: calimocho moral

Por José Ángel López 2

El director de Entre Copas nos vuelve a entregar una obra de consumo fácil y rápido.

La familia, cura y enfermedad de nuestras vidas, las mentiras y el perdón son la columna vertebral de esta inane y sosa película de Alexander Payne, director que se desenvuelve como pez en el agua por esas historias con sustancia de telenovela venezolana, eso sí, inteligente él, teñidas de colores de temporada.

Y es que Los Descendientes es una película que transcurre en la planicie emocional, lejos de los matices morales, se centra en la búsqueda de la nada absoluta con camisa de flores y bermudas, por algo está ambientada en Hawai, y peor aún, se resuelve, sin remedio, con una lección lacrimosa al torturado espectador, aunque algunos serán felices y se alimentarán de su eterno papel de alumnos en esta vida. Los personajes de esta película, como todos en la obra de su director, son tan previsibles y horizontales como una lasaña congelada para cenar y su puesta en escena está inundada de mediocridad palomitera, hasta Clooney en algunos momentos lee en vez de actuar.

Payne pertenece a ese saco de directores que no aportan nada, ni siquiera se le puede odiar, sumiso a las doctrinas de la industria y sometido a la estupidez cada vez más taquillera de jugar a ser inteligente. Con toda la inmensidad de producciones que se estrenan en un año, hemos perdido la capacidad de juzgar una obra con cierto criterio. Sé que no puedo pedir en estos tiempos a un Ford, Dreyer, Tarkovski, Ozu, Ophüls o Wilder; ni creo que sea sano añorarlos, supongo que rezaré para que a Paul Thomas Anderson no se le vaya mucho la cabeza en su próxima película y confiaré en mi capacidad para olvidar pronto, dogma que llevamos en la sangre en este siglo XXI tan frío como este mes de febrero.

Título: The Descendants
Año de producción: 2011
Director: Alexander Payne
Guión: Alexander Payne, Nat Faxon
Fotografía: Phedon Papamichael
Intérpretes: George Clooney, Beau Bridges, Shailene Woodley, Amara Miller, Nick Krause, Patricia Hastie.

banner WIR