banner WIR

The Stars Are In Different Astronomy

Por Ignacio Sánchez 0

¿Qué pacto con el diablo han firmado estos tres músicos para seguir teniendo esa frescura y pegada como hace veinte años? Tantos años juntos, tantos años de gira, en un estudio, y ahí siguen, al pie del cañón, como se suele decir. Nada Surf representan para muchos de los que nacimos a comienzos de los 80 una banda sonora de nuestra vida, ese grupo que siempre ha estado ahí, en los buenos y en los malos momentos, tus mejores fiestas, tus primeros amores, y ahí estaban ellos sonando de fondo.

“The Stars Are In Different Astronomy” no es más que la suma de años de carrera, de un álbum que funciona como un tiro, tanto por su frescura como por su digestión, diez temas en poco menos de cuarenta minutos. “Clear Eye Clouded Mind” sirve de pistoletazo de salida con una potencia propia de sus directos, un hecho que han querido remarcar en este nuevo disco, intentar sonar como lo hacen en los conciertos.

Nada Surf no serían reconocibles sin esos estribillos pop marca de la casa, es ese un hecho remarcable en este disco, y puede que “Waiting For Something” sea un claro exponente de lo que queremos decir, como el hit que supone a mitad del viaje “The Moon Is Calling”. Además para esta ocasión Matthew Caws y compañía dejan a un lado su lado más pausado, “Let The Fight Do The Fighting” es quizás la única perla de este estilo que nos brindan, para mostrarnos su cara efervescente y joven, un disco que podría firmar cualquier banda novel pero que sin embargo lleva la firma de unos cuarentones.

Con esa tranquilidad que te da saber de qué va esto de la música, seis álbumes de estudios preceden a éste, y sin la necesidad de tener que mantener un cierto estatus de grandes estrellas, Nada Surf trabajan desde la tranquilidad y aún les quedan fuerzas para entregarnos singles, véase “When I was young” o “Looking Through”, que ya les gustaría firmar a otras bandas power-pop. Y es esa mezcla entre liberación de responsabilidad la que haga que la banda se muestre cómoda escribiendo y componiendo temas que sin quererlo nos transportan a otra época, a una juventud que poco a poco se nos va, pero al igual que ellos nos negamos a olvidar, porque como dicen en “Teenage Dreams”, “nunca es tarde para el sueño adolescente”.

Todo un ejemplo para las bandas venidera, de cómo madurar sin perder la clase.

banner WIR