banner WIR

Cerramos la gira de Diamond Dogs en Murcia

Por Ross Gallagher 0

Después de asistir el viernes al concierto de los también suecos Last days of April, no encontré mejor forma de finiquitar el fin de semana que acudiendo a este espectáculo (porque lo fue) que nos proporcionaron Diamond Dogs, también en la sala 12&Medio de Murcia.

El grupo sueco después de recorrerse España entera cerraba la gira con este concierto, gira en la que celebraban su veinte aniversario subidos en los escenarios de todo el mundo y con su disco nuevo, “Set fire to it all”, debajo del brazo.

Fueron unas aproximadamente unas 90 personas (una pena que el concierto fuera en domingo) que decidimos acercarnos a presenciar lo que esta gente podía ofrecer. Y el resultado fue espectacular, ya que tuvimos la suerte de asistir a un conciertazo de dos horas en las que Sulo y su banda (guitarra, bajo, batería, saxo, teclado y voz) lo dieron todo y en el que el rock & roll predominó sobre los medios tiempos, que también los hubo, por ejemplo con Spare me the last Joke o Rush for Comfort, canción con tintes de blues.

Abrieron con el tema que da nombre al nuevo disco, y siguieron con un rock de muchas revoluciones en los que no faltaron I’ll Drink to You, la clásica Charity Song o Honked, todo esto mientras Sulo animaba al público a bailar y participar de la manera en la que solo un frontman con mucha experiencia y tablas sabe hacer, resultando divertido y metiéndose al público en el bolsillo.

Sobre medio concierto, hubo un pequeño receso en el que el bateria, el joven Johannes Nordell, cogió la guitarra y con el resto de la banda tomándose un respiro, interpretó una pieza en solitario que desentonó un poco con el resto de la noche, si bien es cierto que para lucimiento personal, y que además Sulo tuviera un respiro, cumplía con creces.

La actuación aún dio para mucho más; con Sulo otra vez animando al público, volvió a pisar el acelerador y regalarnos canciones como Goodbye Miss Jill o Lift it up. Hubo tiempo además de por ejemplo, que Sulo cantara un tema sentado en la barra del bar mientras se tomaba una tónica rodeado por el público, o de que tirara ropa interior -del merchandising- al público (“normalmente es al revés, pero somos una banda que trabaja muy duro, así que os la tiraremos nosotros”, aseguraba), antes de que cerraran el concierto antes de los bises con On the Sunny Side Again.

A la vuelta, empezó con la tranquila Desperate Poetry, y luego vuelta a subir las revoluciones dejando una gran sensación, hasta que tras Wild Side, volvieron al camerino para posteriormente acometer un segundo bis en el que interpretaron tres temas más, entre los que destacó Bite Off, así también como hubo lugar a las presentaciones de rigor en las que cada miembro de la banda nos ofreció una muestra de lo que eran capaces de hacer, para nota especialmente el guitarrista Lars Karlsson, que rayó a gran altura toda la noche, subido encima del bombo de la batería y tocando la guitarra de espaldas por encima de los hombros, y en la que como nota curiosa, casi se olvida de presentar al saxofonista “Magic” Sunnarson entre las risas del resto de la banda.

Todo esto remataba una actuación en la que al grupo se le ha visto compacto y con muy buen ambiente, especialmente cómplices los dos miembros más antiguos de la banda, Sulo y el teclista Henrik “The duke of honk” Widén, dejando unas grandes sensaciones y en lo particular, sintiéndome agradecido tanto a la banda como a la sala por haber podido disfrutar de este concierto. Muy grandes.

banner WIR