banner WIR

Folk impresionista y calidad interpretativa en la actuación de Bigott en Sevilla

Por Rebeca Pinto 2

Aún siendo un día entre semana la sala Malandar consigue una estupenda entrada ante una de las figuras emergentes del panorama nacional.

El zaragozano Bigott nos visitó el pasado miércoles 7 para presentarnos su último y curioso álbum “The Orinal Soundtrack” (Grabaciones en el mar, 2011). En la sala Malandar, los componentes del grupo salen puntuales. Paco Loco, Muni Camon, Pedro y Esteban Perles y Clara Carnicer son los excelentes músicos que lo acompañan habitualmente. Se nota el crecimiento de la banda, y los convierte en imprescindibles para interpretar este último disco.

Ignacio Sánchez

El zaragozano nos deleita con “Turkey Moon” o “God is gay”, este último con unos teclados imponentes gracias a ese enorme músico llamado Paco Loco. “Flying Zirkus” o la esperada y bailable “Cannibal Dinner”, nos hace movernos a todos los asistentes. Bigott me recuerda al acompañante que tuvo durante una época Beck para sus directos, un showman animador, que no paraba de bailar, que conecta y se introduce en un ambiente de dinamismo y positivismo que nos hace sonreír durante toda la actuación. Samples chispeantes y estribillos contagiosos. Se tira al público y nos anima a seguirle.

El particular homenaje que le hace al también aragonés Sergio Algora, suena melancólico y grandioso, como lo era este artista. “Algora campeón” fluye con intensidad. Otros temas de su primer álbum “Fin” que sonaron fueron “Afrodita Carambolo”, con una espectacular guitarra y tempo exquisito, “Oh Clarin” o “New York Seville”, vibrante y muy estilo The Pixies. Pero sobre todo, “She is my man” dejó boquiabierto a los espectadores. Aunque la conocía, esta canción en directo crece incluso desde el comienzo de la misma, con esos coros que me recuerdan a los de la Velvet en “Take a walk on the wild side”, y la interpretó haciendo una auténtica danza del vientre.

Ignacio Sánchez

Del disco “This is the beginning of a beautiful friendship”, interpreta temas como “Sparkle Motion”, que nos revitaliza con muy buen ritmo, “Cool single Wedding”, y deja para los bises “The Jingle”, donde manifiesta una gran profesionalidad o “Dead mun Walking”, seria e intensa, que aunque parezca poco acertada para el final, es un tema que gana y que tiene unos coros armoniosos gracias a Clara Carnicer. También deja para el final una canción lenta, pero que nos deja pasmados, “Bar Bacharar”, que pone punto y final en la actuación espectacular de Bigott en Sevilla.

Hacer especial mención a los músicos que lo acompañan. La voz y el acompañamiento de Clara al bajo, pero sobre todo, la mano de uno de los padres del indie español, Paco Loco, nos asegura una noche inolvidable y una calidad en la escena musical independiente, que muy pocas veces encontramos en los escenarios sevillanos. Sus teclados recuerdan a los setenta y alguna que otra vez a los mismísimos Iron butterfly. Todos queremos que Borja Laudo nos siga visitando y que deje huellas de su folk-performance en nuestra ciudad.

banner WIR