banner WIR

La Invención de Hugo: Como homenajear al cine haciendo lo contrario

Por José Ángel López 0

Martin Scorsese llena la pantalla de artificios en una película tan entretenida como olvidable.

He de admitir que las películas que cuentan historias basadas en el cine me hacen mojar la cama de placer como un adolescente imberbe, este año ya llegué al orgasmo con The Artist, hasta me puse contento cuando leí el palmarés de los Oscar al día siguiente de esa estupidez. Cuando me enteré que ese director que rueda buenas películas y bodrios por igual, siempre tan alto en el pedestal de algunos, iba a rodar un homenaje a Méliès, empecé a temblar. Scorsese en 3D elogiando al cine mudo sonaba tan mal como el grito de tu madre cuando te pilla con los pantalones bajados delante del ordenador mientras disfrutas de Jenna Haze.

La cinta nos cuenta como Hugo, un niño que vive en una estación de tren y con grandes habilidades para reparar objetos, intenta que funcione un autómata estropeado que encontró su difunto padre en un museo. En una tienda de la estación trabaja un viejo juguetero que oculta su pasada vida como uno de los más grandes directores de cine de la historia: Georges Méliès, pionero de esa ilusión que amo tanto llamada séptimo arte. Scorsese imprime un ritmo vertiginoso a una historia que se pierde entre tanta velocidad y glucosa disneyniana. Y a pesar de entretener, que no es poco, Hugo está adornada como un árbol de navidad, lo excesivo y ornamental prima sobre una trama muy débil que solo pone la piel de gallina cuando las imágenes del gran Méliès, Chaplin, Keaton y demás inundan la pantalla con sus trucos y emociones.

Martin Scorsese es uno de esos directores a los que se les perdona con mucha facilidad sus fracasos, tiene varios a sus espaldas, pero Hugo no lo es. Una película que entretiene durante más de dos horas tiene más mérito que el endocrino de nuestro alcalde hispalense. Es incluso divertida por momentos, aunque es una lástima que se disipe en la búsqueda irritante de la magia, palabra grimosa donde las haya. Después de escribir esta crítica, con el esfuerzo de recordar que conlleva, Hugo se me olvidará pronto. Supongo que dentro de cien años Méliès seguirá siendo un genio y la nueva película de Scorsese acumulará polvo, aunque observando las nuevas generaciones que vienen quizás sea al revés.

DIRECTOR Martin Scorsese
GUIÓN John Logan (Libro: Brian Selznick)
MÚSICA Howard Shore
FOTOGRAFÍA Robert Richardson
REPARTO Asa Butterfield, Chloe Moretz, Ben Kingsley, Sacha Baron Cohen, Jude Law, Emily Mortimer, Michael Stuhlbarg, Ray Winstone, Christopher Lee, Richard Griffiths, Helen McCrory, Frances de la Tour

PREMIOS

Oscars: 5 premios técnicos. 11 nominaciones, incluyendo mejor película y director
National Board of Review: Mejor película y mejor director
Globos de Oro: Mejor director. 3 nominaciones, incluyendo Mejor película dramática
Premios BAFTA: Mejor diseño de producción. y sonido. 9 nom, incluyendo mejor director
Critics Choice Awards: Mejor dirección artística. 11 nominaciones
Satellite Awards: Mejores efectos visuales. 5 nomin., incluyendo mejor película: Asociación de Críticos de Los Angeles: Mejor diseño de producción

banner WIR