banner WIR

Lüger. En directo.

Por Ross Gallagher 1

Lüger en el 12&Medio. Fuente: Helenka Tovar

Concierto más que interesante en un ambiente desangelado.

Ruido. Humo. Una secuencia golpea el ambiente. Desvía la atención hacia el escenario. Hay una sola persona en él. Dudas. Aparece otro músico y se sienta a la batería. Se alarga la espera. Sale el resto de la banda. Una pieza de ella adecuadamente desvestido para la ocasión. Esto empieza. Kraut-rock. Allá vamos…

Lo que suena  es Caric Rock -creo que así se llama-, canción inédita, que te va introduciendo en el ambiente, paulatinamente, sumergiéndote en un océano de distorsión, una pieza densa que va ganando en energía hasta que es ligada con Die Sonne Muss Untergehen!, cuyos pasajes nos rescatan del agua y nos  invitan a un recorrido espacial sin quitar pie de tierra.

Lüger en el 12&Medio. Fuente: Helenka Tovar

Dracula’s Chauffeur wants more entra entonces en escena, y ese pie en tierra empieza a contagiarse del ritmo de baterías, sin entender, sin pensar, sencillamente sintiendo y moviéndose hasta que empieza Shirokovsky Pallasite, una bien elaborada progresión alrededor de una melodía simple que acaba en catársis cuando aceleran el ritmo hacia el final.

Entonces es cuando toma el mando el fraseo del bajo, que lleva a la locura al resto de intrumentos, de la cual parecen salir solo en el momento en que Daniel Fernandez, bajista y voz, iluminado como si fuera una aparición, proclama Le Fin Absolue Du Monde. La mejora es pasajera, pues una vez hecha tal proclama, vuelven a enloquecer como si realmente fuera a acabar todo. Destruido el mundo, quedan Monkeys  Everywhere, uno de los pocos temas donde la voz tiene más relevancia y que resulta a priori, más pegadiza y reconocible (me permito aquí utilizar “pegadiza” a pesar de que esta música, no resulta fácil al oido).

Lüger en el 12&Medio. Fuente: Helenka Tovar

Sigue con Hot Stuff, con la que termino bailando otra vez y Lüger da por cerrado su último disco, ‘Concrete Light’ (el cual podéis obtener en su bandcamp). Y para poner el broche, acaban encadenando Swastika Sweetheart y Portrait of a Distant Look en un final en el que la banda – Rulo (batería), Lopin (a la percusión, aclarando, chapa metálica con una pandereta encima, platillo y tambor, a la par que alegre exhibicionista), Edu (guitarra) y Mario (teclados, sintetizadores) – terminan por darlo todo (especialmente Lopin, al que se podía ver sentado en los escalones recuperando aire).

Resumiendo, actuación muy interesante, cuya propuesta sorprende por arriesgada y agrada por lo bien ejecutada; lástima que sólo fueramos alrededor de treinta personas las presentes, seguramente debido a que coincidió con el concierto de Second y Catpeople en el auditorio y de Skunk DF en Stereo. Yo por mi parte me alegro de mi decisión y haber acudido el sábado al 12&Medio.

Setlist: Caric Rock, Die Sonne Muss Untergehen!, Dracula’s Chauffeur wants more, Shirokovsky Pallasite, Le Fin Absolue Du Monde, Monkeys  Everywhere,  Hot Stuff, Swastica Sweetheart, Portrait of a Distant Look.

Agradecimientos a Helenka Tovar por las fotos del evento.

banner WIR