banner WIR

Como fue el primer Zip Festival 2012 en Zamora

Por Redacción EER 0

Asistimos a la I edición del Zip Festival en Zamora.

Full. Foto: Steve

A las 19:30 (una hora y media más tarde de lo previsto) se abrían las puertas del Auditorio Ruta de la Plata. Con una expectación personal por ver como la ciudad respondería al primer festival de música independiente no-amateur que se realiza en la ciudad, ví como se iban acercando decenas de personas ignorando el calor sofocante presente en el asfalto a las afueras del auditorio.

Dentro del recinto, a las 19:50 comienzan su actuación Full, un grupo nacido entre Madrid y Sevilla, compuesto por Javi Valencia (voz y guitarra), Bubby Sanchís (guitarra y coros), Jesús Gutiérrez (bajo y coros) y Jaime Gutiérrez (batería). Con su mezcla de pop-rock y pop japonés y presentando su segundo EP Bienvenidos a Japón con, para mí,  una de las mejores actuaciones de todo el día.

Unos guitarreos potentes conjuntados con una profunda voz por parte del cantante y unas melodías muy bailables hicieron que las 250 personas que acababan de sentarse en la sombra de las gradas bajasen a la pista a moverse al son de sus temas.

Con una puesta en escena, actitud (con unos 34 grados metidos en un horno de cemento y el sol en la cara) y ganas de meterse al público en el bolsillo encomiables, sacaron adelante una actuación delante de un público no muy ducho en música independiente. Hiroshima y Adiós, son las canciones imperdibles de este grupo llamado a tener un papel mucho más grande en panorama musical patrio.

Setlist: Una guitarra en la estación/Distintos/Hiroshima/Espectro/Mejor opción/Otra vez/Círculo de estambre/Adiós/Burbuja de champagne/Azul eléctrico

A las 20:50 hacen su entrada al escenario el primero de los grupos locales, Mendel.

Mendel. Foto: Steve

Ganadores del concurso Mescal 2010 (Música ES Castilla y León) e integrado por Diego Martín (bajista) Rubén Peña (guitarra), Luis Gil (batería y percusiones) e Iñaqui Martínez (voz y guitarra) salen dispuestos a hacernos bailar con su rock contemporáneo y sus melodías bailables y pegadizas con ciertas reminiscencias británicas.

Cierto es que quizás su posición en el cartel no fue la mas acertada, después de Full, ya que hizo bajar un poco la intensidad del festival (no por ejecución, si no por tipo de música) y a la gente le costó entrar en la actuación hasta pasado medio setlist.

Aun así una actuación de para mí el mejor grupo local del que disponemos en la ciudad, se les ven tablas en esto y tienen cuerda para rato. Remarcar que en el aniversario de una fecha clave para la sociedad ellos fueron los primeros que hicieron mención al 15M.

Setlist: Tras de tí/Bucle/Invisible/Se hundía/Nueva Orleans/El mejor de los secretos/Nadie hablará de vosotros/Me dice la gente/Soylent green/Huérfano

Y a las 22:20 llegó la que para muchos era actuación más esperada del festival, El lado oscuro de la broca.

Uno, que es de la ciudad, sabe reconocer que gran parte del público eran conocidos y amigos de la formación, con lo cual ganárselo no iba a ser un problema. El quinteto compuesto por Cesar Serrano (batería); Juan Alfonso (guitarra y voz);  Rubén Casas (guitarra); Roberto Rodrigo (bajo) y Roger Soto (sintetizadores) hizo su entrada al escenario después de haber sido presentados e introducidos por sus compañeros de Mendel.

El Lado Oscuro de la Broca. Foto: Steve.

Recientemente finalistas del Proyecto demo de RNE y FIB, comenzaron la actuación con una canción compuesta hace poco (hacía una semana, me comentó el teclista) con su sonido, mezcla de shoegaze y pop rock, y con unas letras muy juveniles y personales rápidamente hicieron que todo el público saltase y se pegase a la valla a bailar. Una muy buena actuación para un grupo en plena construcción.

Setlist: Aplicar después del baño/Lo de fuera se derrite/Tamiflú/Con bigote/Mambo violento/Mineralización débil/Templa/Fukushima/Formol/Dino Baggio

Pasadas las 23:30 pasan a escena los vigueses Maryland.

La joven formación, formada por hermanos Rubén (guitarra y voces) y Pablo Castelo (bajo y coros), Arturo Gutiérrez (guitarra y voces), Iván Patiño (teclados) y en esta actuación, Álex Penido a la batería en sustitución de Jaime Gutiérrez. Era la formación más joven (en edad) de todo el cartel del festival, pero la sensación de trabajo, precisión, cuidado y talento que dejaron fue remarcable. Power pop noventero, con claras influencias de Sexy Sadie, Australian blonde,Nada surf, todo muy bien ejectuado a  pesar de los clamorosos fallos de los técnicos de sonido (el bajista estuvo dos canciones para poder hacer los coros y en otra directamente en medio del tema el vocalista se quedó sin sonido).

Maryland. Foto: Steve

Una grata sorpresa verlos en acción presentando su segundo LP “Get cold feet”, para mí la mejor actuación de todo el festival, consiguieron romper al público y atraerlos a su atmósfera.

Setlist: Fury road/Just try/Lux/Black petrol/25 springs/I’ll be ready/ So happy, so young/Lost/Too cold/This time/What to do/Revolution/For me today/Red boots/Atom bomb

Cerca de la 1 de la mañana entran al escenario el grupo estrella del festival, Niños mutantes. 15 años sobre el escenario que se notan directamente en el inicio de la actuación, llamándo al público para que vibre y salte con ellos. Rompiendo el hielo con varias de las canciones de su nuevo LP “Náufragos”  Juan Alberto, Andrés López, Dani Castañeda y Miguel Haro dieron todo un “clinic” de sonido pop.

Niños Mutantes. Foto: Steve.

Fundiendo los temas de su último LP con “Las noches de insomnio” fueron hilvanando una actuación estelar, con un gentío que demostró que fueron al auditorio por ellos, y que no defraudó a nadie. Merecen estar, si no lo están ya, en el escalón de referencia del pop español.

Setlist: El infierno/La puerta/Caerán los bancos/Querer sin querer/Mi mala memoria/Náufragos/El miedo/Empezar de cero/Veneno polen/Sapos y culebras

A las 02:15 horas comienza la actuación de los baezanos Supersubmarina ultimando el lanzamiento de su nuevo LP Santa Cruz.

Con Chino al micrófono y a la guitarra, Jaime a la guitarra y los coros, Pope al bajo y Juancha a la percusión comienzan su actuación ante varios cientos de enfervorizados fans, dónde el público de mediana edad se había retirado al fondo de la pista (algunos fuera del recinto directamente), con Kevin Mcallister y los sentimientos de los conciertos anteriores que tenía de ellos se me agolparon en la mente.

He tenido la oportunidad de verlos en la gira de promoción de Electroviral y del EP Realimentación y siento decir que en mi modesta opinión se han quedado en el mismo escalón. Un grupo tildado como “la mezcla entre el indie y lo comercial” se han girado hacia la vía de la promoción a bombo y platillo y abandonado el plano musical. Temas repetitivos, sin una melodía que te enganche y te lleve dentro de la pista a bailar, saltar o lo que desee cada uno en ese momento, cada día -o cada nueva actuación que veo de ellos- los veo ir desfilando rápidamente la cuesta que lleva hacía el pop-rock masticado que tanto vemos en este país.

Y todo esto viene por actuar despues de Niños Mutantes, que después de una soberbia actuación hizo patentes, si cabe mas aún, las diferencias entre uno y otro grupo. Así que como un servidor quería irse con buen sabor de boca, tras Kevin Mcallister y No es asi, abandoné el recinto intentando atrapar el resto del día en mi memoria.

banner WIR