banner WIR

Optimus Primavera Sound: la crónica (2)

Por Ross Gallagher 0

Segunda parte de la crónica de los conciertos de este Optimus Primavera Sound, comprendiendo el último del Parque da Cidade donde actuarían Spiritualized o the XX, y el domingo con los conciertos en el auditorio de Jeff Mangum y The Olivia Tremor Control.

El sábado estuvo marcado por la lluvia torrencial que llevaba cayendo bastante rato, y que hizo que no nos animáramos a entrar al recinto hasta ya pasadas las cinco de la tarde, aún con el diluvio, pero eso mismo sería nuestra perdición.

Veronica Falls. Foto: Nuno Fangueiro para OPS 2012

Y es que llegando a esa hora, la cola para las entradas del auditorio que supuestamente debería haber empezado a las cinco era ya larguísima, con gente que ya llevaba allí más de una hora. Esto fue el error de logística más grave de todo el festival, es insufrible y casi cruel tener que ir a un festival a meterte dos horas o más de cola para conseguir una entrada, bajo una lluvia y viento tremendos, habiendo métodos mucho más eficaces (y cómodos) para ese reparto. Eso sí, los que conseguimos las entradas superamos la prueba fan, todos los que allí estuvimos al día siguiente nos lo ganamos por nuestros cojones. Pero que no se repita por favor.

Pues en esa cola estaba yo cuando empezaron a meter ruido The Right Ons y dónde pude escuchar a Veronica Falls y su Beachy Head en la carpa cercana… tan cerca y tan lejos a la vez.

Pasado un rato nos organizamos los que ibamos y me pude escapar mientras me guardaban el sitio. Veronica Falls al final del escenario no sonaba muy bien, por lo que decidimos proceder hacia el pop-folk de Siskiyou, los cuales sí sonaron bien, aunque de fondo se escuchaba todo el rato a los sevillanos dando tralla.

Una pena porque la verdad es que el grupo canadiense tenía buena pinta, pero las partes íntimas quedaban reventadas. Y en las fuertes, si el día anterior en Yo la tengo era la guitarra la que improvisaba mientras los demás sostenían la canción, aquí era la batería la que hacía las veces, pero con no tanta fortuna para mi gusto. Aún así bastante correcto lo que pude ver.

Siskiyou. Foto: Hugo Lima para OPS 2012

Al término de los que pude ver de Siskiyou, de nuevo tocó ir a hacer más cola, y desde allí (sic) empecé a escuchar los primeros compases del concierto de Spiritualized,  que arrancó con un Hey Jane que sonaba realmente de miedo (sic) para lo lejos que estábamos. Me pude escapar unos quince-veinte minutos más a medio concierto, lo justo para ver Soul on Fire y seguidamente, Ladies and Gentleman we are Floating in the Space, dos de mis temas preferidos de este grupo, y en el que las coristas dieron mucho realce a las composiciones. Maldita sea la cola por hacerme perder gran parte de este concierto, una y mil veces maldita. Espero poder resarcirme con Jason Pierce y los suyos en alguna ocasión.

Spiritualized. Foto de Hugo Lima para OPS 2012

Para cuando llegamos al final de la cola y conseguimos nuestros tickets, la actuación estaba ya terminando, pero bueno, pensé, ahora viene Death Cab for Cutie, otro de mis reclamos para el festival. Desgraciadamente lo único que pude ver fue un técnico intentando resolver el desaguisado montado sobre el escenario y gente achicando el agua del mismo, pero todo esfuerzo fue inútil y el concierto fue cancelado, con lo cual resultó que los dos conciertos que más quería ver ese día me los perdí. Como dicen en el spot del OPS, ¡porca miseria!

I Break Horses. Foto: Hugo Lima para OPS 2012

En fin, ya que ahí no había nada que hacer me acerqué al ATP para ver la evolución de I Break Horses. Resultaron interesantes, correctos, aunque no le terminé de coger el gusto a la actuación, quizá por la rabia de haberme perdido los dos conciertos mencionados, o quizá porque me imagino que su música pegaría más en un ambiente de noche más entrada, propicio para sumergirse en sus melodías hipnóticas. Además resultó que en ese momento era el único concierto que se podía ver, ya que James Ferraro también canceló debido a que… desapareció y no pudieron encontrarle. Qué cosas…

The Afghan Whigs. Foto: Hugo Lima para OPS 2012

Bueno, ya anocheciendo, tocaron The Afghan Whigs. El grupo sonó de manera inapelable y su rock con toques de soul, muy contundente. Sin embargo a este grupo le echo en falta melodías reconocibles para llegar a engancharme a él más que a ratos, como con el riff de Gentleman. Una vez dicho esto, al grupo no le falta actitud ni potencia, por lo que resultó un concierto notable.

Fue el momento del concierto del día, el de Kings of Convenience. El dúo sueco arrancó en solitario, armado con una guitarra cada uno, cantando sus temas más íntimos, como por ejemplo Homesick, que tanto me recuerda a Simon & Garfunkel, y mantuvieron el formato a lo largo de media hora en la que tuvieron problemas con el sonido que llegaba desde el escenario ATP, en el que The Dirty Three estaban armando una buena (o quizá fuera Wavves, no lo tengo tan claro).

Kings of Convenience. Foto: Hugo Lima para OPS 2012


De hecho Erlend Øye estuvo bastante rato gastando bromas con un humor muy escandinavo (“no sé por qué necesitan más grupos aparte de nosotros”) y quejándose de que sobre el escenario se oía demasiado el otro y así era imposible encontrar el sentimiento y humor necesarios para sus canciones, hasta que Eirik Glambek Bøe decidió arrancar y continuar el show, cosa que le agradezco porque se estaba poniendo pesadete.

La verdad es que el sonido del grupo es tranquilo, muy tranquilo y precioso, eso también. Desaconsejable si lo que quieres es algo de movimiento a esa hora, aunque eso cambió en buena medida a partir de que saliera una banda a acompañar al dúo. Empezaron con Misread, y pusieron a bailar a todo el mundo más adelante con una versión alargada de Boat Behind, y terminando antes de los bises con I’d Rather Dance with You, con todo el público contento y en éxtasis.

Kings of Convenience. Foto: Hugo Lima para OPS 2012

Y es que los noruegos saben que aquí son importantes y se sienten queridos y parece que eso mismo les dio alas. Tanto así que el dúo fueron de los pocos en salir a hacer un par de bises, en los que figuró Know-how, canción con los toques de bossa nova que tanto estila el grupo.

Washed Out. Foto por Nuno Fangueiro para OPS 2012

En fin, cambio de tercio absoluto y al otro escenario a ver a Saint Etienne y su estilo disco noventero. Vimos aproximadamente unos cinco temas  en los que pudimos escuchar algunos cortes de su nuevo disco, “Words & Music by Saint Etienne”, tales como Popular, o Tonight como momentos más destacados, pero la verdad es que preferimos marcharnos a ver lo que Washed Out tenía que ofrecernos en el escenario Club.

Y la verdad es que la formación, que según dijo daba su último concierto de la gira, regaló un concierto sobresaliente empañado por los problemas de sonido hacia la mitad de la actuación. Sin embargo los arpegios electrónicos y las capas de sonido se conjuntaron perfectamente, dando lugar a armonías abstrayentes en un concierto que se me pasó volando y en el que no faltaron temazos como Amor Fati o Eyes be Closed. 

Para rematar la faena, quedaba el concierto de The XX. Con diferencia, el más concurrido del festival, a pesar de que se me antojaba muy tranquilo para esas horas (aunque claro, tampoco se solapaba con nada del otro mundo, todo sea dicho).

El trío londinense gozó de un sonido espectacular y un público muy respetuoso para su post-punk de corte minimalista, en el que presentó nuevas canciones y transformó las viejas dándoles otro aire, aún más introspectivo y menos instrumentado que el anterior, llegando a haber auténticos duetos prácticamente a capella en los que Oliver Sim y Romy Madley Croft se respondían mutuamente.

Supongo que si te gusta su estilo, puedes encontrarlo sobrecogedor y muy emotivo, toda vez que los bajos retumbaban a lo largo  de la colina de forma estruendosa (y en algún tema un bombo machacón a ritmo continuo), y la iluminación, la mayor parte en blanco y negro, y las pantallas a juego en las que no había traza de color, daban la ambientación oscura propicia.

The XX. Foto por Hugo Lima para OPS 2012

A mí el disco personalmente me gusta, pero el concierto lo encontré tan aburrido y tedioso como hace dos años en el primavera sound, y dada la hora que era, más todavía, abusando una vez tras otra de los mismos registros y fórmulas en una especie de circo que se regocija del sentimiento de melancolía. Repito, suenan muy bien, con lo que posiblemente si a uno le gustan le guste mucho el concierto, pero yo a la próxima mejor me pongo a contar los cuadros de la camisa de algún moderno, quizá la experiencia me diga más que prestarle atención al mismo. Nunca mais.

Y con eso me fui a cenar antes de que terminaran, que eran las tres de la mañana y no llevaba nada en el estómago. Al cabo de un rato observaba el desfile de la mayor parte de la muchedumbre, aunque aún quedaran un par de conciertos para terminar. Yo la verdad es que no tardé mucho en seguir al gentío, dando por terminado el festival en el recinto en sí, y ya hasta el día siguiente para los conciertos de la Casa da Música.

El recinto tras acabar the XX. Foto: Hugo Lima para OPS 2012

Mi siguiente concierto fue The Olivia Tremor Control, que hacían las veces de telonero de Jeff Mangum. Momento clave del festival de aquí en adelante, porque a poca gente se le escapa que gran parte del atractivo del festival sobre el resto de festivales a nivel de cartel, es la posibilidad de contar con tres de los fundadores iniciales del mitificado grupo Elephant 6.

Casa da Música. Foto: Hugo Lima para OPS 2012

Y la verdad es que la actuación del grupo no defraudó en absoluto. Disfrutamos de un sonido excelente y un grupo que vive la música que toca. El momento en que se pusieron a gritar en medio de una canción hasta me pareció ver como Will Cullen Hart se pellizcaba la pierna (o si no, lo parecía) para que el grito sonara más real.

Ofrecieron un show multicolor, cambiante, en el que pasaron por el pop al estilo “Beatle”, como en Jumping Fences, a la psicodelia pasando por momentos más duros y rockeros, y otros más introvertidos. Bueno vaya, casi todos los registros al más puro estilo Beatle si lo piensas bien. Además contó con el plus de la participación de Jeff Mangum, antes justo de tocar A Place We Have Been To , que salió a cantar con ellos.

The Olivia Tremor Control. Foto: Nuno Fangueiro para OPS 2012

Y así pasó una hora de concierto muy buena, antes de que llegara el turno de Jeff Mangum. La verdad es que se respiraba un ambiente de gran expectación, en el que había mucha gente joven deseando ver a su mito viviente. Y es que Neutral Milk Hotel se ha convertido en un grupo de culto y casi legendario tras su desaparición del mapa.

Así pues entró, se sentó en su silla junto a todas sus guitarras, y dejó que la gente se sentara en el rellano entre el escenario y los asientos, cosa que tardó aproximadamente medio milisegundo en ser aprovechada por buena parte del auditorio, llegando a posicionarse incluso encima del escenario, a los lados. Uno a veces tenía la sensación de que más que un concierto, iba a presenciar el discurso del Monte de los Olivos, de mesiánico que se había vuelto el ambiente.

Sala antes de Jeff Mangum. Foto: Nuno Fangueiro para OPS 2012

Y entonces arrancó el concierto; arrancó, sí, y fuerte, con Two Headed Boy pt. 1 y 2, y Holland 1945. Con su estilo de rasgueo rápido, acompasado, tocando acordes sencillos y sobre todo con una voz profunda y llena de matices que te sumergía en la canción. Fue avanzando hasta  tocar King of Carrots Flowers Pt. 1, 2 y 3, y a continuación alcanzar el equinoccio del concierto con In the Aeroplane Over the Sea

Llegados a este punto ya hubo un tímido intento de ovación de gente que se levantó de las butacas para aplaudir. Jeff se mostró cercano en todo momento, e incluso tuvo tiempo de bromear con los fans  (“Eres impresionante hasta cuando afinas” le dijo un fan, a lo cual contestó entre risas  “Evidentemente no piensas eso, aún así, muchas gracias, agradezco lo que dices”).

Así pues continuó el recital, que sonó inmaculado y se hizo muy muy corto, ya que duró un poco menos de una hora, en la que me quedó la sensación de que merecieron la pena esas dos horas de cola interminable para tener la oportunidad de poder ver a estos dos grupos que tan poco se prodigan. Tras la ovación cerrada del público a un Jeff que saludó, y tal como llegó, se fue sin concesiones a bises, llegamos al punto y final para un festival que promete mucho en todos los aspectos y tiene asegurada su continuidad al menos un par de años más.

Mis notas; Matrícula: Jeff Mangum, Kings of Convenience (pero tentado de quitarle un puesto por el parón pesado del sonido). Sobresaliente: The Olivia Tremor Control. Notable: Spiritualized (por el ratillo que les vi), The Afghan Whigs, Washed Out (un poco de menos nota por los problemas de sonido). Bien: I Break Horses, Saint Etienne. Suficiente: Siskiyou. Suspenso por muerte/coñazo a las dos de la mañana (que no de ejecución y demás): The XX

banner WIR