banner WIR

Tiempos de “bricolaje”: la música alternativa española despierta la curiosidad del mundo anglosajón

Por Jose A. Rueda 2

Hace algún tiempo reflexionaba sobre la “exportabilidad” de nuestro indie y llegaba a la conclusión de que hay que cantar en inglés y emular a los hypes del momento para que la escena internacional nos haga caso. Pero claro, en el momento en el que uno se aferra a los patrones estándares (o que aspiran a ser estándares), el espíritu indie se pierde por completo…

Así pues, y a pesar de excepciones como la del éxito de El Guincho, pensaba que el mundo alternativo español tenía que centrarse en su territorio y seguir explorando sus propios recursos (letras en castellano, influencias folcróricas patrias), ignorando las innovaciones foráneas que imponen los países angloparlantes. Pero, como he dicho, justo en ese momento en el que abogaba por desoír las órdenes no dadas por la escena internacional, me topo con dos artículos sobre el indie español provenientes de las todopoderosas potencias del rock mundial: Estados Unidos y Gran Bretaña.

Primero fue Pitchfork, medio de comunicación estadounidense con gran influencia en el mundo alternativo que, tras la pasada edición de Primavera Sound (de los que son comisarios de un escenario), repasaron en un artículo los grupos españoles que habían tocado en él. El informe lo escribió Jenn Pelly que, en un fallo de tradución, lo tituló como “Bricolaje: Spain’s Independent Rock”. Y es que, la expresión “do it yourself” es contemplada en los diccionarios de inglés como una sola palabra abreviada en “DIY”, siglas que suelen aparecer en los traductores como equivalente de “bricolaje”. Pese al error, este puede ser el origen etimológico de un nuevo término musical que jubile (o desplace) al cada vez más manido “indie”. Quién sabe…

Más allá de una reseña superficial de las bandas españolas que actuaron en el Primavera, el artículo de Pelly muestra una profesional recogida de información a base de entrevistas a músicos y a responsables de sellos discográficos. De esta forma, casas como Sones, B-Core, El Genio Equivocado y Luchador Records son mencionadas en el artículo junto a las bandas que ofrecen sus catálogos. El informe comienza destacando a Mujeres como los líderes del “hazlo tu mismo” barcelonés, prosiguiendo con la electrónica de John Talabot y Delorean. Cuando parece que este guiri no va a pasar de los grupos españoles que cantan en inglés, de repente cita a Furguson y a L’Hereu Escampa, nombres que apenas han traspasado las fronteras del indie catalán. El sello La Castanya protagoniza unas líneas más del artículo de Pitchfork cuando habla de los emergentes Beach Beach.

El noise y el shoegaze (y más concretamente, el catálogo de El Genio Equivocado) llaman la atención de Pelly gracias a grupos como Grushenka, Cosmen Adelaida y, sobretodo, Odio París, a los que define como “los The Pains Of Being Pure At Heart en español, pero con un ruido más deliberado, de los que hacen sangrar los oídos”. En el inevitable apartado “influencias”, Jenn Pelly no solo señala a las bandas que todos conocemos (Jesus & Mary Chain, My Bloody Valentine), sino que también se acuerda, o mejor dicho, se entera de que también existieron en España dos grupos de los considerados seminales: El Inquilino Comunista y Los Planetas.

Javier Egea, de Cosmen Adelaida, instruye al periodista norteamericano al contarle la historia de la Movida madrileña y la importancia que tuvieron La Mode, Décima Víctima y Golpes Bajos. Se habla ahora de una “nueva Movida madrileña”, donde caben desde el pop de Rusos Blancos hasta el punk de Los Claveles.

Pero donde Jenn Pelly se sincera es cuando confiesa su debilidad por Pegasvs: “es mi descubrimiento musical favorito en el Primavera. El sombrío y oscuro duo de pop electrónico mezcla baterías mecanizadas, florituras de krautrock, y chasqueantes y disonantes ruidos de sintetizador. El sonido de la banda está muy bien complementado con las letras en español”. Los propios Pegasvs recomiendan al redactor de Pitchfork que le eche una oída a Fasenuova, pues están en su misma línea musical.

articuloenpitchfork
El indie español en Pitchfork

http://pitchfork.com/features/articles/8867-bcore-now-barcelonas-diy-scene/

Una semana después (y probablemente inspirado en Pitchfork), el diario británico The Guardian publica un artículo similar llamado “Spanish music now: from Alicante to Zaragoza”, más abierto a otros géneros como el hiphop y el mestizaje, así como al pop-rock independiente pero para las masas (Love Of Lesbian, Vetusta Morla, Lori Meyers). El periodista Trevor Baker nos mete una colleja a propósito de las descargas ilegales en Internet (España es el líder en toda Europa), pues según él nos ha llevado a una cierta relajación de costumbres. Así pues, mientras Alejandro Sanz y David Bisbal devoran el mercado hispanoparlante (como ya hiciera en su momento Julio Iglesias), en el subsuelo florecen movimientos como el hiphop de Nach o la electrónica de The Zombie Kids.

Baker también hace un breve repaso de la Movida, comparándola con la época en la que las emisoras de radio británicas se abrieron a las bandas emergentes de lo que allí se conoció como New Wave. Alaska y Dinarama son presentados en el artículo como unos Smiths o unos Joy Division españoles (en lo conceptual más que en lo musical), aunque las comparaciones explícitas  se hacen a propósito de We Are Standard, según Baker la versión cañí de The Stone Roses. Por el camino se vuelven a mencionar a los internacionalmente consolidados Delorean, John Talabot y El Guincho. También aparecen Fasenuova y el folk catalán de Manel y Anímic.

A The Guardian parece que le atrae más el mundo mestizo (yo siempre dije que se trata de la música alternativa española más española, valga redundar): Muchachito Bombo Infierno, La Troba Kung-Fú y Ojos De Brujo, así como la nueva banda de Ramón y DJ Panko, Lenacay, son de la debilidad del periodista inglés, que también cita a Concha Buika y la señala como parte de la banda sonora de la almodovariana “La Piel Que Habito”.

El artículo hace un hueco para algunos “exiliados” en la Costa Brava, como Edit Crash, bluesista francés, y Evripidis, el “Stephen Merritt de Grecia”. Artistas tan desconocidos como los ingleses que viven en España (más de ochocientos mil, destaca Trevor Baker), los cuales de vez en cuando montan algún grupito. Tal es el caso de Aardvark Asteroid, residentes en Elche y que el propio periodista califica de “britpoperos”. Este tirón de patriotismo por parte del redactor de The Guardian salpica a nombres más populares del alternativeo español, pues dice de Russian Red que “es una reina del indie cuya fantástica y dulce voz hace que el inglés sea la perfecta elección para ella”. Más bandas que cantan en inglés como Polock o Bigott son resaltadas en el artículo, pero también reserva un espacio destacado para el space-rock en castellano de Los Planetas, cuya definición por parte de Baker no voy a traducir porque me encanta cómo queda en inglés: “the Spanish indie godfathers”.

El “copia y pega” de The Guardian a Pitchfork es descarado cuando habla de los sellos La Castanya y Sones, así como de algunos de sus grupos (Furguson). La veterana discográfica Elefant y su jefe Luis Calvo también aparecen en el artículo, junto a sus estandartes La Bien Querida, La Casa Azul, y los emergentes Band À Part. El repaso a la escena pop y rock culmina con Quique González, Guadalupe Plata, Za!, Medelia, Inquiro y Doble Pletina.

El flamenco, esa música que nos representa y a veces nos estereotipa, es protagonista de todo un párrafo de este informe de The Guardian. Tras la obligada alusión a Camarón y a Paco De Lucía, Trevor Baker resalta a voces actuales del cante como Montse Cortés y Encarna Anillo, así como al grupo Las Migas. El artículo  finaliza con una lista de recomendaciones en la que están Bigott (mejor concierto), The Zombie Kids (mejor DJ-set), Razzmatazz (mejor sala alternativa), Pachá (mejor club de electrónica) y Primavera Sound (mejor festival).

El indie español en The Guardian
El indie español en The Guardian

http://www.guardian.co.uk/music/2012/jun/19/spanish-music-sounds-europe?intcmp=239

Estos dos artículos en medios tan importantes como Pitchfork (en el mundo indie) y The Guardian (en un nivel más mainstream) aspiran a provocar un interés anglosajón hacia la música alternativa española jamás visto hasta ahora, y quizá entremos en un punto de inflexión para el (como escribió Jenn Pelly) “bricolaje” musical español. Tiempo al tiempo.

banner WIR