banner WIR

Música, actitud, y diversión.

Por Juanjo Rueda 1

El rock and roll cuando nació más que un sonido codificado o realmente novedoso se podía considerar ante todo una actitud juvenil, festiva, y contestataria ante las generaciones más adultas. Lo mismo con el punk, más que un sonido siempre fue y ha sido una actitud. Todo esto puede aplicarse a las dos bandas que tocaron este viernes pasado en El Veintiuno, en Huesca: Will Spector y los Fatus y Novedades Carminha.

Ambos conciertos estaban enmarcados en el minifestival ‘5 en 2’ que servía como cierre de la temporada de conciertos en esta sala oscense hasta septiembre y que han tenido lugar entre viernes y sábado. Así para el primer día se había elegido dos bandas que con sus diferencias tenían varios puntos en común y probablemente el más destacado o evidente era esa actitud rock and roll y algo punk de sus propuestas.

Will Spector y los Fatus/Foto: Laura Laporta

Quienes abrían fuego, con el ya clásico y más que evidente retraso, eran los oscenses-barceloneses Will Spector y los Fatus. Su rock sucio, descacharrado, y con toques de humor irreverente no se puede decir que sea una propuesta excesivamente novedosa pero sí que sus ganas y energías desde el escenario se consiguen transmitir al público presente -un tercio de entrada- que disfrutó de hits “bizarros” como “Your Mother & Your Father follan”, “La vuelta a casa”, o “A tus pies”.

Después, sobre la una de la madrugada, los gallegos Novedades Carminha asaltaban el escenario para interpretar sus canciones como si fueran balazos a quemarropa. La canciones sonaban rápidas -atropelladas por momentos- y sin dar practicamente un momento de pausa al público entre ellas. Su actitud y maneras punk-rock puede hacer recordar a otros míticos compatriotas suyos como son los primeros Siniestro Total (aquellos de “¿Cuándo se come aquí?”). Así sonaron pequeños himnos que se encuentran en su último disco como “Amor Rural” o “Pesetas” para terminar con la canción que ha sido su principal single y da nombre a este último disco “Jódete y Baila”. En poco más de media hora habían ventilado el concierto.

En resumen, y siendo sinceros, quizá no fueron los mejores conciertos en cuanto a sonido e interpretación musical (ambos algo mejorables) pero estos aspectos se compensaban con una actitud remarcable sobre el escenario y, como los primeros Beastie Boys, con una reivindicación -implicita o explicitamente- al derecho a la fiesta o a divertirse. Parafraseando a los Stones, fue sólo rock and roll (o punk-rock) pero nos gusta.


banner WIR