banner WIR

Fallece Tony Scott

Por Juanjo Rueda 2

Al parecer el director se ha suicidado.

Tony Scott (1944, Stock-on-Tees, Reino Unido) hermano pequeño de Ridley ha fallecido al arrojarse desde un puente. Por las informaciones que hay se comenta que ha dejado una nota de suicidio.

Tony siempre tuvo que vivir a la sombra de su hermano, forjándose una fama como director de recordados blockbusters  durante los ochenta y los noventa. Formado en el mundo de la publicidad su carrera comenzó con “The Hunger (El Ansia)” (1983), considerada una película de culto en el que trataba el tema del vampirismo y que contaba con actores como Catherine Deneuve, David Bowie, y una joven Susan Sarandon. En esta ópera prima ya quedaba patente su gusto por la estética de la publicidad y videoclipesca; el cuidado en el diseño y la banda sonora (destacando la participación de la banda Bauhaus); y la importancia de la fotografía.

Después de esta película, que fue un fracaso en taquilla, llegó el pelotazo con “Top Gun” (1987) donde convertiría a Tom Cruise en la estrella de Hollywood que todavía es. A partir de aquí se revelaría como un competente director de blockbusters con más o menos enjundía. Entre las primeras habría que destacar “Marea Roja” (1995) en la que se dice que Quentin Tarantino colaboró o reescribió algunas partes del guión (esa discusión sobre si es mejor el Silver Surfer de Kirby o el de Moebius es puro Tarantino), entre las segundas cosas tan olvidables como “Fanático” (1996). También fue un éxito relativo “Amor a Quemarropa” (1993), con un guión de un primerizo Tarantino -aunque este ha criticado muchas veces que Tony Scott desvirtuó completamente su idea-, y que se convirtió en una película de relativo culto (culto entre los que se cuenta el que esto escribe).

Su estilo y estética derivada de la publicidad e influenciada por el videoclip le granjeo críticas a lo largo de su carrera por sacrificar en muchas ocasiones la narración en pos de la estética. A pesar, como he dicho al principio, de vivir siempre a la sombra de su hermano muchas de sus películas se recuerdan con nostalgia y cierto gozo entre quienes crecimos entre los ochenta y los noventa, en las que no es difícil apreciar -más allá del componente nostálgico- un cine palomitero de cierta calidad, como he leído que comentaba alguien por Twitter “era como Michael Bay pero en bueno“. Descanse en paz.


banner WIR