banner WIR

Tigercats – Isle of dogs: Juventud, divino tesoro

Por Juanjo Rueda 1

8.5

Nota
8.5
85%

Tigercats son cinco mozalbetes londinenses -cuatro muchachos y una chica- con aire de nerds que, digámoslo ya, han facturado uno de los debuts más interesantes y frescos de lo que llevamos de año.

Al oír su disco uno puede pensar en diferentes referentes o estilos, todos ellos asociados al pop, que pueden ir desde el twee-pop a los toques africanos a lo Vampire Weekend (“Full Moon Reggae Party” o “Limehouse Nights”). De hecho, si tuviera que definir su propuesta lo haría como el cruce ¿imposible? entre los antes nombrados y The Wave Pictures. De ambos recogen la frescura, el aire despreocupado de su música, y la capacidad de hacer canciones con muchísimo gancho. Además hay que sumarle -en las letras, en la dicción- un aire muy inglés, que todavía les emparenta más con la segunda banda nombrada.

El disco son once cortes sin desperdicio, con canciones que se terminan enganchando al cerebro como una sanguijuela a la piel. Podría nombrar casi todas pero destacan las movidas y saltarinas “Konny Huck”, “Full Moon Reggae Party”, “Harper Lee”, o “Banned at The Troxy”; también los medios tiempos como “Stevie Nicks” -con esa adictiva línea de bajo- o “Kim & Thurston” -que es puro Violent Femmes- para terminar con esa sencilla y genial balada pop que es “Jonny”, con esa candorosa voz femenina y que no cuesta imaginar, en un futuro, formando parte de la banda sonora de alguna película romántica indie. Por los títulos de algunas de sus canciones, como buenos muchachos resabiados, vemos como dejan perlas de gustos o preferencias, ya sean musicales (Stevie Nicks, Kim Gordon, y Thurston Moore) o literarias (Harper Lee).

En total, como ya he comentado al inicio, conforma uno de los mejores debuts de lo que llevamos de año; uno de los discos más agradecidos, interesantes, y adictivos que escucharás este 2012.

banner WIR