banner WIR

Nocturne

Por Marcos Gendre 1

De lo más recomendable dentro de la continua vuelta a los ’80 que vivimos desde la década pasada, Wild Nothing vienen a reclamar parte del botín que se han llevado propuestas como las de The XX y Pains Of Being Pure At Heart. Rozando sus niveles compositivos, pero sin un carácter tan personalizado de su sonido como el de estas dos, para llegar a estos niveles de reconocimiento Jack Tatum – mente y cuerpo de este proyecto – necesitaba una revalida a la altura del embriagador “Gemini” (2010) con dos o tres cortes de esos que hacen que olvides el año de su publicación: A lo primero, dicho y hecho, “Nocturne” vuelve a soliviantarnos del duro día a día con otra escapada por los parajes más luminosos del dream-pop en un trabajo hecho bajo el mismo molde que el primero pero con una mayor capa de arreglos y teclados y ya sin rastro de The Smiths en su discurso; En cuanto a la segunda cuestión, no va a ser esta la oportunidad en la que peguen el pelotazo en toda regla. Aun conteniendo una colección de cortes de gran altura a lo largo de sus once paradas, “Nocturne” está falto de maravillas del impacto de Your Rabbit Feet o Golden Haze, esas que sembraban tanto su debut en largo como sus esplendorosos singles.

Concienciados de la magnitud real de “Nocturne” tras su primera escucha, las siguientes van ganando en interés mientras van provocando el pellizco agradecido que solo pueden provocar obras que provocan una sana melancolía sustentada en una modélica aparición de diapositivas del pasado: New Order, McCarthy, The Cure, The Wake, My Bloody Valentine, The Field Mice y los Siouxie and The Banshees más pop se entremezclan en una macedonia tan refrescante que acabas olvidando la falta de un perfil más rasgado en el ADN de este, por ahora, geniecillo en ciernes.

A la hora de recomendar temas, este disco me lo ha puesto muy difícil, la verdad. Todos notables, Nocturne, This chain won’t break y Counting Days aumentan ligeramente la graduación de la planicie cualitativa del álbum, hasta niveles cuasi mágicos, llevándose el merecido título de “hits de reserva”.

banner WIR