banner WIR

Black Lotus Festival aprueba con nota

Por Redacción EER 0

En el punto de mira de la Administración, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y medios de comunicación, se celebraba este sábado día 10/11/12 el Black Lotus Festival en el recinto de la Feria de Muestras de Valencia.

Tras la desgracia ocurrida la noche de Halloween en el Madrid Arena, donde fallecieron 4 jóvenes, la celebración del evento parecía pender de un hilo, más aún después del anuncio de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, de la prohibición de eventos privados en espacios públicos.

Teniendo esto en cuenta, era de esperar un aumento del control y la seguridad en el recinto y en los alrededores. Efectivamente, ante el desfile continuo de coches de Policías Locales y Nacionales, parecía que nos dirigíamos al centro de un conflicto bélico más que a un festival de música y diversión. Incomprensiblemente, el parking exterior cercano al recinto que normalmente es utilizado como parking público siempre que hay eventos en la feria de muestras, estaba custodiado en cada una de las entradas por un Policía Local y un par de vallas que impedían su utiliación. La consecuencia de esta medida, más allá de ser un problema de aparcamiento, fue que rara era la calle en la que no había gente bebiendo, con la consecuente molestia para los vecinos.

Para acceder al recinto había que pasar 3 controles. La policía local hizo un perímetro en las inmediaciones, en el que no te permitían entrar bebidas alcohólicas. Este perímetro estaba a unos 300 metros del segundo control, y al menos en las dos calles principales de acceso. En el segundo, justo antes de bajar la rampa por la que se accedía al recinto, la seguridad privada del festival hacia un cacheo y registro de bolsos. Por último estaban los tornos, donde había que identificarse DNI en mano y hacían el escaneo de las entradas.

El recinto, tal y como la organización comunicaba después del trágico suceso del Madrid Arena, tenía una superficie de 10.000m2, un total de 10 puertas de evacuación de 9 m de anchas que estuvieron abiertas durante todo el festival y un anillo de desalojo de 18 m de ancho al exterior. En este mismo lugar se celebró en 2007 un bolo épico de Chemical Brothers sin hacer tanto ruido mediático por motivos no musicales.

Black Lotus Festival/Inma G. Pereira

Otro inconveniente de última hora fue la caída del cartel del Ville Rowland por la reducción horaria impuesta por el Ayuntamiento, retrasando una hora el comienzo del festival y adelantando una hora su cierre, quedando el horario de 17:00 del sábado a 8:30 del domingo. Un total de 16 horas y media de djs en directo.

A las 20:00, y durante una hora, comenzaba uno de los principales reclamos del Black Lotus Festival, Rocky Rock, Dj del mega-archiconocido grupo norteamericano Black Eyed Peas. Virtuoso de los platos y amante del scratch, su sesión se caracterizó por encadenar los temas más comerciales que se escucharían a lo largo de la noche, desde “Titanium” de David Guetta, “Sweets Dreams” de Eurythmics, “Barbara Streisand” de Duke Sauce y el remix de Chase The Devil.

Black Eyed Peas/Black Lotus Festival/Inma G. Pereira

Se notaba que los Valencianos Kostrok jugaban en casa, su gran numero de seguidores lo demostraron a lo largo de la sesión, dándolo todo como si no hubiera un mañana. Son ya todo un referente de la escena electrónica Valenciana y cualquier fiesta quiere contar con ellos, ya que sus sesiones son un desmadre total.

Black Lotus Festival/Inma G. Pereira

El Joven DJ Soak es un experto en los platos y, a parte de ser residente de las fiestas Black Lotus, es todo un prodigio en el arte de mezclar y un espectáculo verlo en directo.

Aníbal Gómez & Jaume Pagés, Rusty Warriors, hicieron gala del eslogan de la Macrofiesta, “Crepitar, crujir, emerger, quebrar, sonar. Disfrutar, bailar,  amar,  sudar, flipar.” Ese podría ser un buen resumen de una sesión que no pillaba de sorpresa a parte del público asiste, ya que hace solo unos meses compartieron cabina con Skrillex en la sala Qoqoa en Sueca, Valencia.

Llegaba la hora de Sky Blu de LMFAO, el sobrino del dúo Angelino pisaba por primera vez tierras valencianas. En su sesión sonaron desde Remixes dub de “Your Body” de Christina Aguliera, “Silhouettes” de Avicii, Champagne Shower con Natalia Kill, el “Party Roc Anthem” y, como no, “I’m sexy and I know It”.

Sky blue of Lmfao/Black Lotus Festival/Inma G. Pereira

Los franceses Loo & Placido enlazaron remixes de The White stripes, Nirvana o los mismísimos The Beatles sin dar descanso a los más de 7000 asistentes del Black lotus Festival. El recinto cumplió con creces en capacidad, amplitud  y seguridad para que la macrofiesta discurriera sin más distracciones de las puramente musicales.

Para muchos el mayor aliciente de esta noche era ver a los belgas 2 Many Djs. Y no porque no sean frecuentes sus visitas a nuestro país en cualquier fiesta electrónica que se precie sino porque siempre cumplen y saben meterse a la gente en el bolsillo con temas como “Kids” de MGMT. Ya en 2009 sorprendieron a gran parte del público del Festival internacional de Benicàssim cuando sonó el “Esta sí, esta no” de Chimo bayo y el sábado lo volvieron a hacer.

2many djs/Black Lotus Festival/Inma G. Pereira

La hora más “grasienta” de la noche vino de mano de Pendulum dj set. Hardcore frenético por un tubo, fiestaca y desmadre a niveles estratosféricos a unas horas en las que la diversión era la única y principal preocupación de cada uno de los asistentes. Aun yendo en formato dj, hizo sonar todos los grandes temas de la banda.

Pendulum/Black Lotus Festival/Inma G. Pereira

Desde Reino Unido llegaron Feed Me para bajar un poco las revoluciones, que no la fiesta, inundando al público de dupstep y drum’n’bass.

Los italianos Cyberpunkers fueron la guinda final del pastel. Con su habitual indumentaria y bajo una clara influencia de sus paisanos Bloody Beetroots, sacaron su estilo propio y unos sorprendentes visuales que subieron aún más la temperatura de la pista.

Ohcan & Dosis fueron los encargados de cerrar un festival que deseamos que tenga continuidad y que acerque a Valencia artistas menos habituales por estos lares. Y que esto sea, a ser posible, con la atención mediática centrada únicamente en lo estrictamente musical y festivo.

Crónica: Sergio Leal

Fotos: Inma G. Pereira

banner WIR