banner WIR

Tannhäuser, “un pepino de grupo”

Por Redacción EER 0

Entrevistamos al cuarteto sevillano Tannhäuser con motivo del lanzamiento de su segundo álbum tras la repercusión de un debut prometedor.

Tres años después de un sorprendente debut, Para Entonces Habrás Muerto (Foehn Records, 2009), Tannhäuser vuelven a parir un trabajo que ha costado lo suyo, con cambios en la formación (Edu y Juanlu han entrado) aunque manteniendo su sonido, esa peculiar mezcla entre post-rock, rock instrumental y kraut. Pero seamos sinceros desde el principio, dejemos atrás las formalidades, y digamos que entre sus miembros y parte del equipo de El Enano Rabioso hay más que palabras, bebidas espirituosas sobre todo, combinados refrescantes y tapitas.

Había ganas de hablar con ellos de cosas serias, así que nos ponemos el mono de trabajo y quedamos con este cuarteto tan peculiar. Hagamos las presentaciones: Iñaki y Raúl a las guitarras, Eduardo a la batería, y el último en sumarse a la causa, Juanlu, al bajo. ¡Empezamos!

Lo primero de todo. 3 años para gestar Voces. Os lo habéis tomado con calma. ¿Aparecerán las voces en algún momento?

Iñaki -Definitivamente no.
Eduardo – Sería complicado, por ahora nos sentimos muy cómodos centrándonos en la instrumentación para llevar a cabo los temas y no hemos nunca echado de menos una voz que, entre otras cosas, acapararía la atención. Por otro lado creo que ninguno de nosotros se atrevería…
Raúl – Nunca se sabe…
Juanlu – Definitivamente sí.

por Regli Núñez

Voces es un disco que una vez escuchado viene a seguir el camino que empezasteis. Si algo funciona lo dejamos como está? aunque en esta ocasión las composiciones se alarguen teniendo casi una media de 5/6 minutos.

Eduardo – En cierta manera es natural, seguimos siendo nosotros, aunque con algunos cambios y (queremos creer) más madurez, y todo ello pesa, para bien o para mal. No obstante tuvimos una anécdota de alguien que escuchó godzilla por la radio y pensó “qué bien, otro grupo nuevo que me gusta”, hasta que descubrió que eramos nosotros y que ya nos conocía…
Raúl – No creo que haya seguido el camino del anterior, la manera de componer ha sido diferente. Lo veo más como una evolución natural del primer disco. De todas formas hay poca premeditación, nos dejamos guiar bastante por lo que nos va pareciendo el camino correcto

Para este nuevo disco habéis rescatado dos temas, “Ártica” y “Error y Culpa” de vuestro EP Movimiento Estacional. ¿Por qué? ¿Os quedasteis cortos de material para el nuevo disco? ¿Una vuelta de tuerca a las canciones tras la salida de Ale?

Iñaki – Porque sinceramente pensábamos que eran canciones que merecían estar en un disco. Tampoco estábamos contentos con la grabación que de ellas se hizo para el EP.
Eduardo – Pues todos más o menos coincidimos en que eran temas que nos gustaban mucho como para que quedasen “olvidados” en un EP con edición únicamente digital, y que merecían terminar en vinilo. Por otro lado aquel EP estaba grabado en directo, y con los temas muy muy recientes (“Error y Culpa” la habíamos terminado el día anterior, y el final de “Ártica” se improvisó en Córdoba), y en definitiva, estaban poco madurados. Creemos que la nueva grabación les ha dado más peso y más riqueza en matices, que es también lo que buscábamos.
Juanlu – A mí la verdad es que siempre me pareció un error, no porque no me gustaran las canciones, sino porque lo consideraba en cierto modo un retroceso, pero el tiempo se echó encima y eran tres contra uno. De todas formas creo que el resultado mereció mucho la pena, porque son dos canciones que aportan muchísimo al disco. Quizás no debieron salir en el ep…

Juanlu empieza a mostarnos su lado follonero, aunque ahora se quedará callado, al igual que Edu. Ésta va por ellos.

Desde que empezasteis habéis sufrido dos cambios en la formación. Batería y bajo. ¿Os han trastocado mucho? ¿Han servido para ir a mejor?

Iñaki – Claro que trastocan, pero si ha habido cambios es porque los necesitábamos. De todos se echa de menos algo, pero con los nuevos integrantes se gana en nuevos matices. Una vez pasado el momento del cambio y alcanzado el equilibrio posterior, las cosas suelen avanzar. No sabemos si para bien o para mal, pero al menos avanzan.
Raúl – Muy de acuerdo con esa ‘necesidad de cambio’. Hacer cambios siempre es complicado y conlleva complejidades, pero a veces son necesarios y hay que lanzarse, otras veces son inevitables y no vienen porque uno lo desee.

por Regli Núñez

Vuestro nombre. ¿De dónde y por qué? ¿Y el de vuestras canciones? ¿Hacéis una rifa?

Iñaki – El nombre empezó como una broma, en realidad durante mucho tiempo lo quisimos cambiar, sobre todo cuando descubrimos que había otros grupos que ya lo utilizaban, pero se hizo demasiado tarde y las circunstancias dejaron por imposible ese cambio. Venir viene de Blade Runner, (“he visto brillar naves más allá de bla bla”) y no de la ópera de Wagner ni del poeta Alemán.
Poner nombre a las canciones es un auténtico coñazo. Si lo hacemos es por no dejar los nombres provisionales tales como “Rafa Paz”, “Betadine” o aberraciones similares.
Eduardo – Los nombres de las canciones suelen costar más que las propias canciones… han sido muchas tardes de reuniones con propuestas a cada cual más absurda, nombres que suenan bien unas horas y después se tornan ridículos… en fin, una odisea. Generalmente tenemos los típicos nombres de cachondeo del local (una de ellas por ejemplo empezó a tener nombres de jugadores de fútbol y terminó asentándose como Rafa Paz…) y claro, luego hay que buscarles nombres más serios, no puedes sacar el disco con nombres como “la kraut” o “betadine”.
Juanlu – A mí el nombre del grupo me parece una mierda, pero ya estaba ahí, así que nada. Con el de las canciones me parece un poco igual, aunque de todas formas creo que no hay nombres malos, sino que se hacen antes al oído.

Las comparaciones son odiosas, pero cuál es la comparación que os hayan hecho y menos os haya gustado.

Raúl – Yo creo que en Voces esas comparaciones se han hecho menos evidentes, la clásica comparación con el postrock ha quedado muy atrás. Creo que hubo una vez un tipo que nos comparó con el pop inglés de los ochenta…
Iñaki – Por lo general son comparaciones que entendemos y que aceptamos. Desde las típicas postrockeras, hasta las que tiran por Pink Floyd o King Crimson que suelen hacerlas personas de varias generaciones anteriores a la nuestra.

Cuatro de los grupos más interesantes de la escena sevillana (Blacanova, I Am Dive, Marina Gallardo -vaya por delante que es gaditana- y vosotros) acaban de lanzar nuevo álbum. Curiosamente, los cuatro lo hacéis con el respaldo de sellos discográficos catalanes. ¿Qué pasa en Sevilla con respecto a sellos? ¿No hay? ¿No hay suficientes? ¿O los que hay no garantizan el impulso que puedan dar (en vuestro caso) Foehn Records?

Eduardo – Hombre, con la entidad y la tradición de Foehn no hay muchos en España, y menos ahora que está la cosa como está. En Sevilla tradicionalmente no hemos apostado mucho por la música más independiente, así que supongo que es normal que los grandes nombres de la edición ‘indie’ sean de fuera de aquí. Aquí por ejemplo puedes encontrarte sellos con mucho nombre en Hip Hop, que tiene bastante más tirón. Cuestión de gustos locales, supongo. Marc en su día desde Foehn nos escuchó y apostó por nosotros y hasta la fecha nos llevamos muy bien. Tampoco es que nos haya venido Virgin a tirarnos los trastos con contratos millonarios, así que tampoco es que nos hayamos planteado mucho un cambio de sello para este segundo disco, la verdad.
Juanlu – Yo tengo dos preguntas ¿Haría más por nosotros un sello de Sevilla? ¿Garantiza más difusión un sello de fuera que uno de Sevilla?
Iñaki – Dudo que seamos grupo objetivo de ningún sello de Sevilla.

Con estos compañeros de viaje y de la tierra, ¿qué pasa que se habla tan poco de vosotros cuando por el contrario vemos otras propuestas con una mayor repercusión? ¿Es mayor el esfuerzo por hacerse escuchar por venir del sur?

Eduardo – Bueno… la prensa más especializada está muy localizada en Madrid y Barcelona, y lo que más conoce es lo que se cuece por allí, y es a lo que más bombo se le da. También creemos que en Sevilla se hace quizás una música más arriesgada y menos vendible. No hay demasiado pop-rock o electro-indie para bailar y llenar salas. Aquí hay Blacanova, hay Marina Gallardo, hay I Am Dive (por citar a los tres que habéis mencionado antes)… que son más de sentarse a escuchar con atención y un buen equipo, y eso no vende tanto. Ni en discos ni en revistas.
Raúl – Es más fácil que todo eso, todos sabemos que lo que funciona es el amiguismo, y los que manejan esto, como dice Edu, están en Madrid o Barcelona. Aparte están las empresas de management que consiguen acaparar todos esos medios y festivales. Nosotros no tenemos manager, lo gestionamos todo, es complicado así entrar en el juego. Tampoco somos un grupo fácil de vender, musicalmente hablando.
Juanlu – Yo estoy de acuerdo con Raúl excepto por lo de que “no somos fáciles de vender”. Yo creo que somos un pepino de grupo.
Iñaki – La verdad es que sí, que si eres de ciertas ciudades y ni siquiera ensayas, tienes más posibilidades de que se hable de ti, que si te gastas 6000 € en currarte un disco serio y un directo que no sea sonrojante. Supongo que no nos pasa por ser del sur. A los grupos de Galicia, La Rioja, Navarra o Cantabria seguro que también les ocurrirá algo parecido.

Sevilla en los últimos años está viendo nacer bastante propuestas interesantes. Además de las mencionadas como Blacanova, I am Dive, o si no Pony Bravo… ¿Nos podéis descubrir alguna más?

Raúl –  Me preocupa no ver grupos jóvenes, o quizás no los conozco. Espero que haya un montón de chavales en casa haciendo música y empiecen a salir. El problema es el de siempre, la falta de una infraestructura musical en Sevilla donde se les de una oportunidad sin tener que soltar 200 € para alquilar tu sala. O tener que perderte en un polígono donde hay una sala a la que nadie querrá ir por estar demasiado lejos.
Juanlu –  Yo creo que debe haber grupos, el problema es que no nos enteramos, bien porque no se dan a conocer, o bien porque somos viejos y no nos interesamos por descubrir cosas nuevas, vamos que estamos saturados y somos perezosos. Pero vamos la infraestructura falta, eso está claro.

¿Hay buen rollo entre vosotros? O quedáis los fines de semana para emborracharos juntos. Sevilla, y el sur en general, como ejemplos de “buen rollo” y luego parece que las envidias y piques están a la orden del día.

Eduardo – Nos odiamos profundamente entre todos, en general. Creemos que esa es la tensión ideal para convivir musicalmente. La última vez Raúl se llevó un paraguazo en el labio por parte del miembro de otra banda sevillana. Ahora en serio, en general hay muy buen rollo, a los conciertos de unos suelen ir todos (o casi todos) los demás, coincidimos mucho en fiestas, cumpleaños etc… y por supuesto nos vemos continuamente por los bares. No creo que haya muchas asperezas más allá de algún roce bastante aislado, la verdad.
Raúl – Las asperezas son la sal de una escena musical.
Juanlu – A mi es que no me cae bien nadie en general, sea músico o no.

Tras haber ganado el Premio Desencaja de la Junta de Andalucía, y haber tocado en el Primavera Sound y en el FIB. ¿Qué es lo siguiente?

Eduardo – Pffff… eso nos gustaría saber a nosotros. Todo ello ha sido un poco el techo con el que siempre sueñas al empezar a tocar en tu adolescencia. Si conseguimos mantener el nivel y volver a pisar sitios tan míticos me daría por satisfecho. Saltar para arriba de los pirineos se me antoja demasiado complicado hoy en día como para fantasear con ello…
Raúl – A mí personalmente me apetece intentarlo fuera, el hecho de ser instrumentales puede ser una ventaja
Iñaki – Tocar fuera y conseguir que un sello extranjero que nos guste nos saque en formato físico.

Tannhäuser en el Primavera Sound por Ignacio Sánchez

Sinceramente, ¿qué os hizo más ilusión, tocar en el Primavera Sound o el FIB? ¿Qué recuerdos guardáis de estos conciertos?

Eduardo – Esto es como elegir entre mamá y papá… pues cada uno tuvo sus motivos por los que fueron dos de los mejores conciertos que hemos dado. En el primavera tocamos en un escenario más grande, la iluminación fue increíble, y tocar allí bien entrada la noche era algo mágico… pero coincidimos con Mogwai y John Spencer y andamos algo flojos de público. En el FIB tocamos en una carpa más pequeña y sin tanto montaje, pero justo no coincidíamos prácticamente con nada y se llenó de un montón de gente que estaba entregadísima, y triunfar así en uno de los festivales grandes del país es una sensación inenarrable.
Raúl – Difícil decidir, cada uno tuvo su propio encanto. Pero hemos tocado en otros festivales más pequeños donde lo hemos pasado igual de bien. Creo que más que el concierto es toda la experiencia de vivir cosas que como mero espectador nunca podrás ver, dentro de nuestro nivel, claro. También se ven otras que te producen total rechazo, no todo es perfecto.
Iñaki – Nos hicieron ilusión los dos por igual y por distintos motivos, y no es por quedar bien con los dos, es tal que así. Con el tiempo se han convertido en dos conceptos de festival totalmente diferentes, yendo a tocar se disfruta de los dos por igual. En el PS saltamos a tocar escuchando en escenarios cercanos a Mogwai por un lado y a Jon Spencer por el otro. Y en Benicassim tocamos justo antes de Portishead. Es imposible decidir cuál te hizo más ilusión.

¿Plantear una gira es tal difícil para una banda como vosotros? ¿lo será aún más después de la subida del IVA?

Eduardo – Lo realmente complicado de montar una gira es compatibilizarla con los trabajos/estudios, ya que no puedes plantear más de dos fechas en un fin de semana, y eso con suerte, así que los gastos de transporte se multiplican bastante. No es lo mismo poder tocar jueves-viernes-sábado-domingo, que economizas mucho, que tener que ir y volver para casi cada concierto. Lo que más dinero se lleva es la gasolina y el alojamiento, y a los precios a los que está llegando lo primero la probabilidad de ir a tocar más allá de despeñaperros y perder dinero es bastante alta.
Raúl – A mí las giras me sobran bastante, prefiero conseguir pocos conciertos y buenos a destrozarme el cuerpo en la carretera para que te vean 5 personas, eso es inviable económicamente, además de una paliza innecesaria.

¿Pensáis que la música necesita subvencionarse? ¿Cómo veis el futuro ahora que los recortes hacia el campo cultural están siendo tan grandes?

Eduardo – Pienso que la cultura en general es algo que hay que apoyar desde los organismos públicos, no sólo la música. Especialmente a las bandas emergentes. A nosotros el empujón que nos ha dado el premio de la Junta de Andalucía ha supuesto mucho, tanto que no sabemos si habríamos podido plantearnos de esta manera el segundo disco de no haber salido las cosas tan bien.
Raúl – Creo que lo perfecto sería que no necesitara subvención. Significaría que todo funciona bien y la cultura se sostiene y tiene la atención que requiere. Lo que necesita es menos gente que se mueva por intereses personales o partidistas y más personas preparadas para dar esas subvenciones a quienes las merecen.
Juanlu – Subvenciones ¿para qué?¿para que se convierta en el nuevo “cine español”? a mí eso me parece una locura. Teniendo una radio pública donde siempre suenan los mismos, imagínate para quién irían las subvenciones. Yo creo que se trata más del acceso a la cultura y difusión de la misma, a nadie le va a gustar cierta música si no tiene acceso a ella.
Iñaki – El hecho de que Los Punsetes o La Bien Querida hayan sido dos de los últimos ganadores de la actual convocatoria de Girando por Salas dice mucho de cómo está el panorama.

Tannhäuser en el FIB por Rafael Tovar

Entramos en terrenos pantanosos, oscuros. Toca quitarse la careta:

Sabemos que sois de buen comer y no le hacéis asco a nada, desde comida japonesa a pizzas… pero aquí hay que mojarse ¿croquetas de boletus o de puchero con jamoncito?

Iñaki – Pringá y sus posteriores croquetas.
Eduardo – ¿Si decimos el boletus quedaremos muy ‘snob’?
Raúl – Croquetas…de lo que sea….siempre
Juanlu – Yo acabo de comer puchero, para poder integrarme bien en el grupo…

Una ginebra con pepino, cardamomo y demás aditivos o la de toda la vida de Pepe el Muerto.

Iñaki y Raúl – Aquí no hay duda, Jhonny Walker is in da house.
Eduardo – Yo nunca he estado en el bar de Pepe
Juanlu – Todo el mundo sabe que el Johnny Walker es el Jack Daniel’s de los pobres…
Iñaki – Los hombres beben whisky, de la marca que sea.

CD – MP3 – Vinilo

Iñaki – Actualmente solo se me ocurre pagar por un vinilo.
Eduardo – El nuevo disco va a salir en vinilo blanco de 180gr… tenemos que ser consecuentes y decir que el cassette.

Quién Quiere Casarse con mi Hijo o Gandia Shore.

Iñaki – Isidro de Albacete y su madre, el reality de La Hora Chanante.
Eduardo – La cosa se pone realmente complicada… Pero creo que ‘Quién quiere casarse con mi hijo’ representa mejor los valores castizos del garrulismo patrio. El otro, aún con mucha frescura y dinámica, pierde mucho por la superficialidad de los personajes, mucho más americanizados.
Raúl – Lo que da una madre que no lo quite una choni.

Concierto en sala o festival.

Iñaki – Sala.
Eduardo – Los que más encanto tienen son los teatros, pero las fiestas de los festivales hacen que el concierto dure varios días. Me quedo con los segundos.
Raúl – Una sala bien llena, aunque como dice Edu, donde lo pasas realmente bien es viviendo un festival.

Sevilla o Betis.

Iñaki y Rúl – Betis
Eduardo – Sevilla, por El Arrebato

Torrijos o Juan Ignacio Zoido.

Iñaki – Mariscada y pandereta.
Eduardo – Me quedo con Zoido, que tiene más ‘punch’ y ese puntito mainstream que le falta a Sevilla.
Juanlu – Todo el mundo sabe que Zoido está con la música.

Muchas gracias y mucha suerte con la gira de presentación, de la que esperamos conocer pronto alguna fecha.

Si no habéis escuchado aún Voces podéis hacerlo a través de su Bandcamp.

banner WIR