banner WIR

King Kong con Nikes

Por Marcos Gendre 0

A Coruña lleva unos cuantos años haciéndose eco de una de las escenas de hip-hop más interesantes del país. De entre ésta, con una media de edad jovencísima, la lengua bañada en veneno y una predisposición por llevar al límite unas críticas que retratan la juventud actual sin el menor tapujo, surge Pablo, un chaval de los barrios gallegos que bajo el alias de King Kong con Nikes, va a provocar urticaria en muchos oídos. Generación de internautas, filosofía gangsta, este proyecto sale a escena como una bomba de relojería en la que Pablo, da un paso atrás en la evolución del hip-hop y se fija en esa época dorada, entre finales de los ’80 y comienzos de los ’90, cimentada por Ice Cube, Ice T y los enormes Public Enemy. Bases sencillas y contundentes, vieja escuela – “Speak english” -, guiños al ragamuffin – “Flores de luna” – y toda la cultura musical negra – “Camellos” -, la mirada de Pablo, escapa del mediocre estado actual del Hip-hop español, proponiendo un salto al vacío en el que no existen ni medias tintas, ni interpretación que valga. Escupiendo verdades incómodas, atacando más que describiendo, las calles de Coruña se convierten en un extra de los guettos del Baltimore,  retratado en The Wire, y se cuelan en el subconsciente a través de un plantel en el que Pablo no ha escatimado en rodearse de algunas de las cabezas más visibles de esta escena. Fuckingfer, Caca, Kramer, Illmagot, Quando Vand y Ataque Escampe – banda que ya ha tenido más de 6.000 visitas en youtube – mucho van a tener que decir todas estas nuevas voces en los próximos años, en cuanto alguien se atreva a ponerles un altavoz en sus morros con ganas de bronca.

Con los típicos defectos de una mixtape de debut, el sonido podía ser bastante más mejorable, y algunas rimas están demasiado forzadas, la mala uva que gasta King Kong con Nikes supera estos inconvenientes de principiante mediante una obra que ha nacido para asestar un puñetazo de consideración en la mesa. Hacer oídos sordos a éste, no se plantea como una opción, desde luego.

banner WIR