banner WIR

Pequeños trastornos sin importancia

Por Rafael Tovar 1

Julio de la Rosa es sin duda uno de los artistas más prolíficos de nuestro tiempo. Además de sus trabajos en solitario tenemos que añadir “Peaje”, su primera novela que pronto saldrá a la venta, y sus composiciones musicales para teatro, televisión y cine, que bien le ha valido una nominación a los Premios Goya 2013 por su trabajo para la película “Grupo 7” de Alberto Rodríguez.

El próximo día 29 de Enero saldrá a la luz lo que será su quinto trabajo en solitario, “Pequeños trastornos sin importancia” (Ernie Records, 2013). Diez temas en el que el jerezano vuelve a cantar al amor y al desamor, y en definitiva, a las relaciones personales y a esos “pequeños trastornos” (sin importancia, claro) que se dan dentro de ella y que todos hemos sufrido alguna vez y que con los años hemos aprendido a convivir con ellos. Canciones con un marcado estilo pop, con melodías deconstruidas propias del sello Julio de la Rosa, con preciosos coros de los que abusa de vez en cuando. Para ello se ha rodeado de infinidad de voces entre las que podemos destacar la de Xoel López, Ainara LeGardon, Bunbury, Miren Iza de Tulsa, el sevillano Miguel Rivera de Maga o Dani Llamas.

Es imposible no comparar este nuevo trabajo de Julio con su antecesor “La Herida Universal” (Ernie Records, 2010) del que toma cierta estructura con temas ascendentes y descendentes en el transcurso del disco y cierta forma de afrontar las letras. “Que la herida nunca cierre / y la sal te ayude a comprender. / Que lo sufras / que ya es hora. / Y si escuece, / que te joda” canta en “Maldiciones comunes”. Un trabajo más valiente a la hora de añadir pistas y pistas a los temas. Infinidad de capas de sonidos en el que la melodía principal no deja verse tan claramente entre la bruma, aunque sigue huyendo de la oscuridad de sus primeros discos. Voces sobre voces, coros sobre coros para dar un brillo muy especial a los temas y que suenan épicos en algunos tramos. “Yo no sé , no sé qué hacer para que me empieces a creer” reprocha en “Glorieta de trampas”, una montaña rusa de tema que da paso a “El amor saludable”, y es que después de tantos trastornos es mejor “un amor tan sencillo que pueda sortear estos desastres“.

banner WIR