banner WIR

Pumuky y el Eterno Femenino

Por Carmen Salvador 0

 

Pumuky y el eterno femenino es una combinación de los sonidos más nostálgicos y las letras más sangrantes, formando parte de la colección DEDICATESSEN, el Club del Single de Jabalina.

En 2011 cierran su ciclo más psicodélico con el enorme Plus Ultra (Jabalina, 2011), y ahora, en este temprano 2013, vuelven con unas canciones con tintes épicos y sonidos más brillantes de los que estamos acostumbrados a escuchar de mano de Pumuky.

Ambientales y siempre llenos, sin  ni un segundo de descanso, los temas de Pumuky y el eterno femenino consiguen hacernos cerrar los ojos y asomarnos al borde de ese precipicio donde se desvanecieron nuestras mejores historias de amor.

El EP, que se lanzará el próximo 21 de enero, viene siendo un single de vinilo, el eterno femenino y el Sexo del Universo, que conformaría la cara A. En la cara B, nombres tan particulares como Taganana Chorus Mysticus y Buscando a mamá emperoratriz en Suicide Avenue.

No tan simple podrían ser estos últimos temas de Pumuky si de verdad nos paráramos a mirar el trasfondo que posee cada uno de ellos, haciendo alusión al personaje Fausto de Goethe en alegación al componente clave ‘’el eterno femenino’’.

El eterno femenino y el Sexo del Universo es más que una simple visión drástica y dura de la pura realidad del hombre humano, mostrándose rígido e imbatible en contraposición a la pureza de la feminidad, mostrándose esta más íntegra y personal, menos perturbable; y como anhelo del hombre por esa misma imperturbabilidad. Jaír y Noé se centran en mantener su sonido sucio pero brillante con el que consiguen distinguirse de las masas y llenar de sentimiento cada tramo del recorrido de los rasgueos guitarreros de este tema.  ‘’Tanto luchar por ser el Dios gusano de la oquedad. Quedaros con mi parte de carroña y apartad…’’ son las últimas palabras de la cara A de este EP, dejando bastante clara la temática pesimista y dura en este nuevo trabajo. Sintetizadores vibrantes, chirriantes y sucios y el final de la sinfonía dedicada a Fausto, de Frazn Listz, en una cadencia ascendente, le ponen el punto final a esta cara A.

Al darle la vuelta al vinilo nos sorprenderá encontrarnos con Taganana Chorus Mysticus, en una onda un poco diferente a lo que podríamos esperarnos después de haber escuchado El eterno femenino y el Sexo del Universo, y es que esta segunda obra, mucho más limpia y con un sonido mucho más pop de lo habitual en Pumuky posee una letra mucho más enfermiza y menos elevada que la anterior, donde se nos muestra ya la mismísima debilidad del ser humano ante situaciones amorosas difíciles, ante la propia dependencia insoportablemente inevitable.  ‘‘Me hacía el muerto cuando preguntaste si siempre estaría allí, cuidando de ti. Mirando el horizonte de eventos contesto – Prometo intentarlo con todas mis fuerzas –‘’.

Esta cara B continúa y termina con Buscando a mamá emperoratriz en Suicide Avenue. Quizá la canción con la idea más romántica de todo el EP donde se interpreta muy originalmente el amor materno, como una figura insaciable, inagotable: ‘’ Y si todo cae tú, tú te mantendrás en pie. Es lo poco en lo que aún no he dejado de creer. Busco tu puerta por la ciudad, será la última sin tapiar. La golpearé y tú abrirás. A dónde iré si tú no estás…’’ La canción más épica del nuevo trabajo de Pumuky que pondrá los pelos de punta a cualquiera que consiga sentirse identificado por esta obra. La idea del amor eterno, el amor real.

Existe además una extraño paralelismo con el cómic El Incal, donde convierten la piedra filosofal que buscan John Difool y los suyos en la mamá a la que acudir por consuelo en la hecatombe de los tiempos. Figura materna que convierten en imbatible feminidad que nunca le fallará.

banner WIR