banner WIR

ToteKing y Shotta, dos hermanos, una fiesta

Por Ignacio Sánchez 0

por Ignacio Sánchez
Química, complicidad y buen rollo en la vuelta conjunta de los raperos sevillanos a los escenarios madrileños.

Sin dudarlo uno de los grupos de seguidores más leales dentro del mundo de la música es el del hip-hop. Siempre fieles a su música y a las actuaciones de sus artistas como ocurrió el día 12 de enero en la sala Penélope de Madrid, donde consiguieron agotar todas las entradas para ver el estreno en la capital de Héroe, el trabajo que ha vuelto a unir (amén de las distintas colaboraciones que han firmado en sus respectivos álbumes en solitario) a ToteKing y Shotta, los hermanos de Alcántara como les gusta llamarse.

Estos sevillanos del barrio de la Macarena han conseguido con esfuerzo y talento hacerse fuertes dentro del panorama nacional llegando incluso a llamar la atención a un público menos centrado en el hip-hop, gracias a unas bases potentes y contagiosas, y unas letras cercanas, retratos de la vida de muchos jóvenes, ya sean de la capital andaluza o del resto del país.

por Ignacio Sánchez
El calentamiento previo corrió a cargo de los locales Sátira Sativa, un cuarteto de mcs que luchó por llamar la atención ante la cada vez mayor presencia de público. Con Dj Maos lanzando bases duras, Titosativo, Pochokodón, Napi y El Lukaz fueron escupiendo sus rimas entre tragos de ron. Temas que dibujaban cuadros urbanos, la calle, los colegas, las drogas, las fiestas en un mundo destrozado. Napi ejercía como maestro de ceremonias llevando el peso de un show donde tuvo un emotivo recuerdo para su mujer embarazada y donde Pochokodón se llevó más de alguna ovación con su peculiar voz y rapeo. Como broche a su contagiosa actuación “Caviar”, tema bandera del grupo.

Tras una breve sesión de Dj Randy la sala explotó con la explosiva salida de Shotta al ritmo de “Héroe”. El público estaba ansioso de disfrutar y los sevillanos comenzaron como un bazoca, como suena el tema que abre el disco, incluso simulando la salida de ToteKing al escenario que se representa en la canción. Las cartas sobre la mesa y el pedal del acelerador pisado, era el momento de “Está en mí”. Todo parecía fácil, fluía casi sin esfuerzo desde lo alto del escenario, Shotta y Tote se repartían golpes, guiños, mientras que abajo el respetable no dejaba de moverse y corear las letras casi con más fuerza que los hermanos.

Héroe fue el leitmotiv de una noche que apenas dio un respiro para tomar aire, empalmando temas, hubo momentos para pequeños fallos como al comienzo de “Sanse”, donde entraron pasados de velocidad y se tuvo que repetir. Un trabajo lleno de colaboraciones podría tener ese respaldo en directo, cosa que no sucedió y aunque en “Gordos” no se echara de menos a GordoMaster, otros temas como “Tienen soul” se vieron un fríos sin ese acompañamiento de Kase O o “Naaaah Naaah Nahhh”. Pero hubo también guiños a temas añejos que fueron sin duda de los momentos más celebrados como “Ven”, “Ni de ellos ni de ellas”, “Uno contra veinte mcs” o “Mentiras” y ese riff de guitarra tan heavy.

Con ya el ambiente bien calentito Randy no quería ser menos y aprovechó para salir de su mesa y rapear junto a Tote. Eran momentos de éxtasis, de a capelas, de colabos como la de Lechowski junto a Shotta en “Entre molinos y campos de olivo”, de mirar el reloj y darse cuenta que había pasado más de hora y cuarto cuando parecía que acababan de empezar. Pero como todo lo que tiene un inicio había que llegar al final, explosivo cómo si no, con Swan Fyahbwoy ensalzando una de las joyas que nos enconde Héroe, “Muchas gracias” y la guinda de “Voy a” donde Shotta se erige como protagonista arropado por su inseparable hermano.

Luces arriba, ambiente caldeado y sudor, mucho sudor son las huellas que dejó en nosotros una noche de fiesta, de hip-hop en estado puro.

banner WIR