banner WIR

Cuchillo: Estricta libertad

Por Juanjo Rueda 0

“Estricta libertad” es el nombre de una de las canciones del primer disco de Cuchillo -que, por cierto, ayer no interpretaron- y que es el título perfecto para resumir lo que proponen Cuchillo musicalmente. Tanto en disco como en directo parece que sólo se guían por esa premisa, libertad absoluta y estricta. Su concepción del rock como algo cambiante, experimental y, por qué no decirlo, artístico queda sobradamente reflejada en el concierto que dieron ayer en la sala El 21 en Huesca.

La propuesta de Cuchillo es de una personalidad indiscutible, apoyada en que el ahora trío son unos músicos magníficos. Mientras disfrutaba de su concierto acudieron a mi cabeza en diferentes momentos referentes distintos: desde la improvisación guitarrera de Neil Young (me acordé de la banda sonora de “Dead Man”) hasta las bandas sonoras de Angelo Badalamenti, pasando por la psicodelia de los Doors o Jefferson Airplane. Pero sería injusto ceñir la propuesta de Cuchillo a estos elementos, la personalidad de Cuchillo se define por si sola aunque busquemos estas referencias como asideros para comprender y explicar una propuesta tan personal como la suya.

Cuchillo/Foto: Eduardo López
Cuchillo/Foto: Eduardo López

Empezaron el concierto con los casi quince minutos de “Duat”, toda una declaración de intenciones de todo lo dicho anteriormente donde la creación de una atmósfera extraña y alucinada además de la forma de jugar en algunos momentos con los silencios o pausas -que recuerda a los Talk Talk más libres y exploradores- fueron dos de las señas de este primer tema y del concierto en general. Tras este tema y poco a poco fueron desgranando un repertorio más sólido que la trayectoria del Barça en la actual Liga, un repertorio en el que tuvo preeminencia su segundo LP -“Encanto“- que al fin y al cabo era el que estaban presentando. Estos temas de su más que notable segundo LP ganaron algo más de empaque, una mayor solidez; algunos se mostraban más afilados -si se me permite el juego fácil entre este adjetivo y el nombre de la banda- en su versión directo, hablo de temas como “La Hierba”, que Israel Marco (voz y guitarra) dedicó a su madre que estaba presente en la sala, “Siempre”, “Navega”, “Sant Pol de Mar (En las Rocas)”, u “Hora Bruja”, canción, esta última, con la que terminaron el concierto tras un bis que comenzaron con una espectacular versión a tres voces y guitarra de “What Are They Names” de David Crosby. A lo largo del concierto también sonaron temas de su grandísimo primer disco homónimo como “Come With Me” y “Breathing Again”, o de su sobresaliente EP “Duat” como “Sombra y Mar”, generando una atmósfera alucinada en la sala y dando al concierto, en algunos momentos, un aire casi de celebración sagrada. Acompañó a todo ello un ambiente magnífico en la sala y un público bastante respetuoso. Este ambiente casi sagrado por momentos no fue óbice alguno para que la banda se mostrara de lo más comunicativa y accesible con el público en todo momento. Agradecidos ellos de tocar y nosotros de escucharles.

En una noche ventosa y fría, muy fría, de febrero mereció la pena salir de casa para asistir al que ha sido uno de los mejores conciertos que he presenciado en bastantes meses.


banner WIR