banner WIR

Neil Halstead, el surfero melancólico

Por Raúl Burrueco 1

Neil Halstead consigue ganarse a sus seguidores en la parada en Barcelona gracias a una propuesta cercana de su música.
No consigo recordar alguna visita anterior de Neil Halstead, probablemente hace muchos años, y podemos contar con una mano las de Mojave 3 a España. Por ello esta minigira que le ha llevado por todo el territorio nacional se hacía una cita necesaria. Más necesaria aún tras la edición de Palindrome Hunches, su tercer disco en solitario y probablemente el más consistente y logrado de todos.

La Antigua Fábrica de Estrella Damm fue el lugar escogido para el concierto en Barcelona. Abriendo la noche encontramos otro proyecto en solitario, Ferran Palau, cantante de Anímic, con una profunda voz y delicadeza en la ejecución ofreció algunos interesantes temas, ejerciendo de perfecto anfitrión. Tras el descanso, apareció Matthew P., su telonero en el resto de esta gira y contrabajista de la banda, para tocar varios temas propios. Situación bastante innecesaria, ya que provocó que a la postre recortaran el tiempo de actuación de Neil.

por Paqui Timoneda
por Paqui Timoneda

Por fin apareció Neil Halstead, acompañado como decimos por Matthew P al contrabajo y por un pianista. Es difícil ofrecer una visión objetiva de alguien a quien se admira. Un músico que ha sido una de las piedras angulares del shoegaze al frente de Slowdive, definiendo en sus orígenes este estilo, que ha creado un buen puñado de himnos ‘indies’, tanto con este grupo como con Mojave 3 y que demuestra con este trabajo que nos presentaba que sigue teniendo intacta su sensibilidad como artista, difícilmente puede decepcionar. Desposeído de cualquier tipo de suficiencia por todo lo anterior, comenzó a presentarnos los temas de Palindrome Hunches, que conformaron la base del concierto. Temas como “Full Moon Rising”, “Wittegenstein’s Arm” o “Hey Daydreamer” ganaban en intensidad con respecto al disco gracias a su envolvente y susurrante voz, desprendiendo perfectamente toda la melancolía que Neil imprime en sus creaciones. El uso del pedal delay creador de atmósferas en temas como “Tied To You” o “Love Is A Beast” denotaban, para goce del que escribe, que el Neil shoegazer aún sigue ahí dentro.

A la cuarta canción llegaron las referencias a Mojave 3. Comenzando por “Who Do You Love”, y seguida por “In Love With A View”, y más adelante “Return To Sender” y “Some Kinda Love”, mezcladas entre sus nuevos temas, demuestra que este disco sigue a la altura en intensidad e inspiración. Es un lujo poder disfrutar de un músico así en salas de pequeño formato y que decida desprenderse de cualquier aura de mito ‘indie’ y presentarse como alguien que acaba de sacar su primer trabajo.

Como final de concierto, y ante el aviso de la organización de que el tiempo se acababa, decidió regalarnos “Alison”, continuamente solicitada por una alcoholizada ‘fan’ a quien pareció no importarle el resto del concierto, hasta que consiguió su premio. Es el problema de realizar eventos por invitación y donde se reparte cerveza, gran parte del público acude al calor de ‘lo gratis’ sin ningún respeto por el artista. Tras “Alison”, pudo volver al escenario para ofrecer un bis mucho más atmosférico. Esperamos verle de nuevo pronto.

banner WIR