banner WIR

Lee Ranaldo, superando el tiempo y las mareas

Por Raúl Burrueco 0

Tras la inesperada y sensacionalista disolución de Sonic Youth el pasado año, un final poco merecido para ellos, nos queda siempre la suerte de poder seguir a sus miembros por separado. Activistas incansables no sólo de la música, sino de muy diferentes expresiones artísticas. Ya hemos visto a Lee Ranaldo no sólo presentando sus disco en solitario, también en festivales de spoken word y formando parte de un experimento sonoro en The Morning Line, dentro del CAAC, por dar ejemplos dentro de nuestro país.

Comenzaron la noche en La 2 de Apolo Murnau Band, fieles seguidores de la etapa ochentera e instrumental de Sonic Youth, sonaron muy compactos y convincentes, aunque se echa en falta algo más de personalidad en las composiciones, pusieron en escena toda una variedad de técnicas y recursos bien aprendidos de sus maestros.

Ante una sala ya llena, con una media de edad acorde a su historial, apareció Lee Ranaldo y su banda, formada por el batería Steve Shelley, al bajo Tim Luntzel y el guitarrista Alan Licht, provenientes los dos de los ambientes de jazz neoyorkinos. Con todo un pasado musical a sus espaldas, innumerables discos, siendo reverenciado por todo el orbe independiente, presentarse ante una audiencia en una sala de pequeño-mediano formato con toda la humildad y naturalidad del mundo es un acto reservado a muy pocas personas. Lee Ranaldo es un tipo especial que ha conseguido desprenderse de todo ese halo de mito que se le supone. Ante nosotros teníamos una banda que sonaba a algo real, que disfrutaba simplemente por estar ahí. Que llegaron no solo para presentar un disco, sino adelantar canciones de lo que será el próximo álbum, ya que tocaron cuatro temas inéditos. Comenzar un concierto con uno de ellos es estar muy seguro de lo que haces, y Lee Ranaldo siempre sale airoso.

Durante el concierto Lee se mostró encantado de estar en Barcelona, presentando cada canción de Between the Tides and the Times (Matador Records, 2012) en el que prácticamente se basó el repertorio, excepto por una versión de David Crosby. Tras el tema inicial llegaron “Off the Wall” y “Xtina as I Knew Her”, presentada como el recuerdo de una experiencia adolescente pasada por drogas. “Hammer Blows”, “Lost” y una especie de canción política, “Shouts” donde nos contó su experiencia junto a los manifestante del digamos 15M estadounidense frente a Wall Street. Seguidos de temas como “Fire Island” o “Stranded”la noche ofreció un sonido cargado de guitarras crujientes, para mi gozo, mucho menos técnica que los arreglos de Neils Cline que aparecen en el disco, más crudo y noise, moviéndose entre diferentes estilos, tanto el rock americano de Wilco, el folk y el background neoyorkino con momentos experimentales de juegos de pedales y el uso del arco de violín, donde Ranaldo apuntaba a su faceta de spoken word, aderezado todo con el potentísimo bajo de Tim. Con poco más de una hora de concierto y un bis formado por una espléndida nueva cancion más “Waiting on a Dream” para finalizar la noche, Lee Ranaldo Band dejó más que satisfechos a todos los presentes, invitándonos a unirnos a él en conversación si decidíamos quedarnos a pasar un rato en la barra.

banner WIR