banner WIR

¡Mucho Pony!

Por Jose A. Rueda 1

Si condensáramos esta crónica, diríamos que Pony Bravo empezaron con “La Voz Del Hacha” y acabaron con “Mi DNI”, y con tal resumen, se concluiría con que los sevillanos no han hecho nada distinto desde hace año y poco… Pero en ese tiempo (el que va desde la penúltima vez que vimos a los de Dani Alonso y Pablo Peña hasta este bolo de Almería) hay un De Palmas Y Cacería de por medio. Y desde el inicio hasta el final de la colosal actuación en la sala Madchester el sábado 27 de abril, los Pony desgranaron ocho de las nueve canciones de su último trabajo.

Tras calentar la noche con las conocidas “Ninja De Fuego” y “Super Broker” (una vez más, dedicada a Teddy Bautista), unas sirenas de policía nos avisaron de que los nuevos temas de Pony Bravo estaban al caer. “Turista Ven A Sevilla”, “Cheney” y “Eurovegas” ganan definitivamente en directo. Daniel Alonso, pletórico, cantó como nunca, y le echó el feeling necesario en canciones como “El Campo Fui Yo” y “Zambra De Guantánamo”. Pero si algo destaca en Pony Bravo es la versatilidad de sus cuatro músicos. Pablo, Darío y Javi se intercambiaban guitarra, bajo y batería, así como otros cacharros electrónicos (percusión digital) o no electrónicos (ese timbal tan imprescindible en “El Rayo” o la campana que acompaña a “El Político Neoliberal”).

PonyBravo_4
Pony Bravo en Madchester Club

Los antecedentes habían puesto la expectativa en alto, pues las actuaciones de Pony Bravo siempre han aprobado con nota (exceptuando desganadas actuaciones en ciertos festivales o salas con sonido horrendo). Pero eso no ha hecho relajarse a los sevillanos, que se mostraron superiores a su mejor versión (el que escribe esto los ha visto seis veces) y consiguieron llevar con muchísima fidelidad las nuevas canciones del disco al directo (hay que tener en cuenta la crecida presencia de elementos electrónicos en la música de los Pony).

La banda llegó a Almería procedente de un viaje en balde a Jaén, pues la sala Kharma se vio obligada a cerrar en el último momento y tanto fans como músicos se quedaron con todas las ganas… Y esas ganas las derrocharon Pony Bravo sobre el escenario del Madchester Club, cosa que el público agradeció dándolo todo desde el primer guitarrazo. Así, lo que era un concierto de rock se convirtió en una rave -en “La Rave De Dios”, por supuesto- con cuerpos danzando sin descanso “Noche De Setas”, “Ibitza” y la “inédita” de la noche: un cóver del “Whip It” de Devo.

Después del bis, el cuarteto regresó al escenario para brindar una nueva versión de “Mangosta” con tintes muy latinos (de hecho, en De Palmas Y Cacería las influencias hispanoamericanas le ganan terreno al dub jamaiquino), luego “China Da Miedo” y el cierre final con “Mi DNI”. En el borde del escenario y abrazados cual Rolling Stones, los Pony Bravo se despidieron del público de Almería, que gritaba enloquecido “¡mucho Pony, mucho Pony! ¡Eh, eh!”.

Grandes, no. Lo siguiente.

PonyBravoMov
Pony Bravo en Madchester Club
banner WIR