banner WIR

Nothing Places

Por Rebeca Pinto 0

El proyecto en solitario de Emilio Sáiz ha salido a la luz recientemente. Se hace llamar Nothing Places, al igual que el título de este primer álbum. Al joven artista lo conocemos como guitarrista de Iván Ferreiro así como colaborador de Russian Red entre otros. Además, es hijo del conocido productor Suso Saiz.

Su escucha me llegó al azar y me sorprendió gratamente desde el inicio. Temas delicados y muy trabajados derivados de una minuciosa grabación, y todo esto lo digo sin haberlo visto en directo. En los escenarios podría tener una artificiosa y talentosa puesta en escena puesto que Nothing Places es sólo Emilio. Por ello es de valorar el buen hacer de este compositor en este arduo trabajo.

El primer tema es sencillamente increíble. “Silent birds” se mueve entre una nostalgia vocal a un tono contenido en lo musical. Intimista en un inicio, y evocador en su final. Los punteos del comienzo de “No time”, al más puro estilo Radiohead, nos anuncia una canción que se va creciendo en intensidad. El ritmo de voces y coros me recuerdan a Fleet Foxes.

En general, el disco de Nothing Places (SMART NOISI, 2013) es muy melódico y rítmico, tal y como muestran otros temas como “Teardancer” o en “The Frame”.

En general es un disco muy elaborado y donde los minuciosos arreglos se endulzan con esa cálida voz, que a veces penetra en nuestros oídos como susurros alentadores. Pero sobre todo las guitarras, a veces, con punteos imprescindibles , hacen de esta serie de canciones un conjunto esencial de creatividad sonora. Frescura y experiencia se unen a la vez en Nothing Places. Sólo nos queda una inminente gira y un rodaje de conciertos para poder disfrutar de este genial músico.

A modo de conclusión, me gustaría recomendar la versión que nos deja en su Soundcloud sobre esa magnífica canción de John Lennon, “Isolation”, donde Emilio armoniza y le da unos toques eléctricos a la canción del genial británico.

banner WIR