banner WIR

Inside Llewyn Davis

Por Laura Ávila 0

Si eres amante de la música folk, no puedes perderte la nueva película de los hermanos Ethan y Joel Coen,  que tras éxitos pasados como No es país para viejos” o “Quemar después de leer”, llegan con una nueva apuesta, Inside Llewyn Davis, una de las películas más esperadas y aclamadas en la pasada edición del Festival de Cannes.

La película está protagonizada por Oscar Isaac (Drive, Agora), narra la escena musical de los años 60 en Nueva York, en la zona de Greenwich Village, una época que marcó el renacer de la música tradicional americana a través de cantantes como Bob Dylan, a los que precedieron otros menos conocidos como Dave Van Ronk, en cuya vida está inspirada parcialmente la película. Dave van Ronk, fue una de las figuras más importantes del movimiento, seductor de minorías y de masas, cuenta los continuos esfuerzos para abrirse camino en una cuidad inundada de folk, rock, blues y jazz. Tratará de despertar las conciencias de la sociedad a través de sus letras.

Inside Llewyn Davis, se ha convertido en el genuino Sugar Man de la nueva genialidad de los Coen que una vez más presentan un mosaico de personajes tiernos y perdedores. El protagonista, deja muy claro el significado de su personaje: “Este tipo no es Bob Dylan el poeta, sino un músico obrero que viene de Brooklyn y no tiene que reinventarse”. Le acompañan John Goodman, que interpreta a un artista drogadicto que ofrece una desesperanza al considerar la música un productor más que un arte. Garrett Hedlund que asume la función de siervo de Goodman. El protagonista se hará íntimo de un dúo popula de éxito formado por Carey Mulligan y su pareja Justin Timberlake, personaje basado en el cantante irlandés Paul Clayton, completarán el reparto heterogéneo de la película.

La clave de la película se encuentra en que no es una simple road movie, es un viaje de ida y de regreso. Este viaje, es una sumersión en un viaje interior del personaje. Al final, parece que somos testigos de una canción de Bob Dylan convertida en película, a un viaje en el fondo de la marginación, donde no se habla del éxito, sino del fracaso, un fracaso artístico y personal. Se trata básicamente de olvidarse de la letra de la canción para centrarse en la música.

insidellewyndavis

banner WIR