banner WIR

Hope Only Brings Pain

Por David Sánchez 0

Cuando alguien hace algo bien hay que felicitarle, pero cuando alguien hace algo muy bien hay que reconocérselo. The Suicide of Western Culture es un dúo barcelonés que editó en 2010 un disco homónimo de escasa repercusión pero con innegable calidad. Vale, ¿pero estos tíos qué tipo de música hacen? Los agruparemos en el vasto género de la electrónica, género que gracias a la repercusión internacional de artistas nacionales como John Talabot, parece estar despegando poco a poco con gran calidad en este país. Pero volvamos al tema, TSOWC se distinguen por crear atmosferas y transmitir sensaciones todo ello bajo un manto bailable. Elegancia y contraste, realidad y sueños, recuerdos y pesadillas, es lo que nos ofrecen en su nuevo disco, Hope only Brings Pain, que salió a la venta hace unos meses, y que es de lo mejorcito que podéis encontrar en este 2013. Pero diseccionemos el contenido.

“Remberering Better Times” abre el disco, y en boca de sus creadores, nos habla de recordar nuestra época pasada de máximo esplendor, y la verdad es que lo clavan. Un comienzo demoledor, a caballo entre unos Fuck Buttons rehabilitados del mundo (clara influencia en su música) con unos M83 menos pasteleros, una mezcla de luces y sombras, un recuerdo del pasado, una ilusión del futuro.

“Hey Guys, I know The Name Of The Culprits” es el siguiente tema del album. Si hubiese justicia social en el mundo, este tema debería romper las noches en lugar de los infinitos ft de pseudolatinos con 12 palabras en su vocabulario. Una batidora onírica y bailable, una macedonia de texturas, el uso de como la repetición de capas unido a un estribillo tostado acaban por dar un resultado impecable. Ya llevan 2/2.

“Two Lghts At The bottom Of The Ravine”: esta canción nos habla de un trágico suceso en el que un niño autista, atrapado en un coche con su padre tras un accidente, pasa la noche abrazado al cadáver de su padre. Es una pesadilla hecha canción con tintes oscuros propios de Crystal Castles pero llevados a buen puerto con una serenidad más propia de Apparat. Constante y profunda, consolida la maduración del grupo y su eclecticismo.

“Love Your Friends, Hate Politicians” y volviendo del nuevo al concepto de eclecticismo, aquí de nuevo se superan, un tema que no tiene nada que ver con lo anteriormente visto, que va madurando de una simple melodía alegre similar algunos temas del “Deep Cuts “de The Knife a todo un símbolo de movimiento y rebelión, una canción perfecta para desarrollar una secuencia elaborada en nuestras películas mentales. En el movimiento está la creación, y en la creación, el avance.

“Oranienburger”. Crecimiento y confirmación. Este disco es un pepino y esta canción increíble. Tintes épicos para el dúo catalán, una de esas canciones que te hacen volar en los directos, cerrar los ojos y mirar al cielo. No se puede decir mucho más, escuchadla y sed felices. Serotonina a granel para todos.

“When I Did Become Everything I Hate”. Esta canción nos habla del abismo, de salir del infierno. Quizás sea el tema menos conseguido de todo el disco, y aun así, sobrepasa el aprobado. Innecesariamente largo, a mitad de tema nos sumergimos en un terreno propio de la perturbada mente de Trent Reznor y sus NIN, consumista y pesada, es la antítesis de la anteriormente citada “Oranienburger”. Y es que si por algo se caracteriza el dúo, es por el equilibrio.

“El Cristo De La Buena Muerte”, donde de nuevo las referencias pastilleras de Crystal Castles salen a palestra en lo que parece un arranque bastante bailable, pero agarresen señoras, que vienen curvas, que entran los Fuck Buttoms más puestos de M que podréis haber tenido el placer de escuchar y rompen el tema. Lo rompen y lo convierten en EL TEMA. Sintetiza el disco por completo. La oscuridad se apodera al final de la canción, con el baile de copiloto. Un sidecar de emociones. Desde luego, es de lo mejor que he podido escuchar este año.

“Spanish Republican Soldieres in French Retirement Homes”, canción que nos habla de los olvidados, focalizados en los soldados españoles en campos de concentración franceses, pero extrapolable a todos. Triste, pero de una tristeza de la que nos gusta impregnarnos, de esas que te hacen reflexionar, de esas que te hacen crecer. El corte perfecto ante el subidón de la anterior pista.

“Hope Only Brings Pain” canción que da título al disco. Quizás el tema más flojo del mismo, no aporta nada nuevo a las anteriores pistas y representa la creación sin necesidad, el amor al arte, el arte por el arte. Paradójicamente, aunque la pieza cumpla, le falta ese componente espiritual que te haga interiorizarla como un sentimiento.

Con “Scarpaflow” se acabó el disco amigos, este tema nos habla de ese lugar que tenemos escondido, ese punto de evasión mental o física, da igual, donde somos nosotros mismos. Un tema perfecto para terminar un gran disco. Personalmente, evoca en mí la imagen de un barco desapareciendo por el horizonte, un barco que volverá siendo más fuerte, maduro y sabio. Un barco al que aspiramos todos poder montar algún día, y que da sentido a nuestras vidas.

banner WIR