banner WIR

Así celebramos nuestro décimo aniversario

Por Jose A. Rueda 0

El Enano Rabioso ha cumplido diez años. Corría febrero de 2003 cuando cuatro jóvenes fundaron en Sevilla esta web que, a día de hoy, cuenta con colaboradores repartidos por toda España y con una presencia casi obligada en todo lo concerniente a la cultura underground nacional e internacional.

El nuevo diseño de la web ha sido uno de los regalos de cumpleaños que le hemos hecho a nuestros lectores (aunque la costumbre diga que debamos recibir nosotros los obsequios). El lavado de imagen también responde a nuestro ánimo de seguir creciendo, modernizándonos y extendiéndonos por cada rincón del país. Madrid, lugar en el que contamos con más lectores y sede en la que nos constituimos el año pasado como asociación cultural, fue el testigo del otro regalo de cumpleaños que, invirtiendo la tradición, le hemos dado nosotros al público: la fiesta de aniversario.

Como fanzine digital de cultura independiente, hemos llevado por bandera el cariño y la pasión por la música. Una actitud que no ha desaparecido a la hora organizar un evento como la fiesta de aniversario. Dos de nuestras bandas favoritas, Tannhäuser y Tigres Leones, a los que hemos estado siguiendo y apoyando desde que daban sus primeras patadas en el vientre de la música alternativa, aceptaron nuestra invitación a tocar en la sala Taboo, en el castizo barrio de Malasaña. Ulises Lima, nuestro último y feliz descubrimiento, también nos dieron el “sí quiero” a formar parte de nuestro cartel.

por José A. Rueda
por José A. Rueda

Se antojó difícil elegir el orden de los artistas -tanto en el cartel como en la programación- y después de mucho calcularlo, Tigres Leones acarrearían la siempre peligrosa empresa de inaugurar el evento. Llegada la noche del 18 de mayo, suspiramos aliviados al ver que a tempranas horas ya había una aceptable entrada en la sala Taboo, por lo que el cuarteto madrileño (convertido a trío después de las primeras canciones) saltó confiado al estrado y dispuesto a deshojar Mucho Spirito, su álbum de debut. Un trabajo que, a mi entender, ha abusado del tratamiento lo-fi en la consecución del sonido final -sin querer menospreciar la calidad de las grabaciones de Javier Ortiz en los Estudios Brazil-. El lado positivo resulta de la palpable diferencia entre disco y directo. Sobre el escenario, los madrileños ganan por goleada y convencen en garra y poderío. Si a esto se suma un repertorio de bombazos como “Teletienda”, “Anna Casteller”, “Niños Nazis” y “Veneno”, solo se puede dictaminar un concierto irreprochable y un inmejorable inicio de fiesta de cumpleaños.

por José A. Rueda
por José A. Rueda

Con el ambiente caldeado y la sala registrando su mayor entrada (más de 150 personas, como atestiguan los tíckets vendidos, las invitaciones repartidas y el personal “enano” allí presente), los siguientes protagonistas eran Tannhäuser. Por muy poderosa que sea la ciudad de Madrid, aquí no deja de cumplirse el topicazo de “nadie es profeta en su tierra”. Además, los sevillanos se presentaban con el currículum más extenso de las tres bandas invitadas (dos discos, un EP y sendas actuaciones en los dos festivales más gordos del país). Por eso y por más, la expectación entre el público de la capital era tal, que por ahí asomaron rostros conocidos de la escena alternativa (componentes de Toundra y de Walden Dos). Y no quedaron decepcionados ante la menuda lección de oficio y pulcritud del cuarteto. Rock sin palabras en un show que alternó su versión más envolvente –“Godzilla”, “Temporal”, “Acrofobia”– con la más bailable; porque, a pesar de lo que se pueda pensar del post-rock, canciones como “Arkanoid” y “U-Matic” incitaron al respetable a mover el culo. Por si fuera poco, Tannhäuser nos brindó en exclusiva algunas novedades de las que conformarán el futuro -inmediato o no- tercer disco.

por José A. Rueda
por José A. Rueda

Tras otro descanso amenizado por Espectro DJ (el cual nos iba preparando para la que se avecinaba a base de temas de Les Savy Fav, No Age y Cloud Nothings), los otros madrileños del cartel, Ulises Lima, aparecían en el escenario de la Taboo arropados por el júbilo de las decenas de fieles allí congregados. No fue la banda que disfrutó de más público en cantidad, pero sí en calidad. Entrega máxima y pogos por doquier en un espectáculo en el que Ulises Lima desgranaron las canciones de Waiting For The Summer, uno de esos discos que se suman al revival del hardcore americano hecho en España. A implacables balazos como “Old Habits”, “Easy Chicks” y “Silver”, se les saltearon las más recientes “Hope” y “Ruins”, incluidas en el EP Shonen Bat Split.

Una noche redonda la hubieran completado las “DJisas” (como ellas mismas se hacen llamar) Hardcute Ukelele. Un dúo femenino que está tambaleando el underground sevillano gracias a sus versiones en castellano de artistas tan dispares como Lionel Richie o Kiss. Para la fiesta de cumpleaños, Hardcute Ukelele se personaron en formato DJ dispuestas a dar guerra con sus sesiones de punk gamberro y versiones imposibles. Sin embargo, la dirección de la sala nos impidió continuar con nuestra “fiesta enana”, pese a estar cumpliendo las condiciones pactadas en cuanto a horarios. Este percance empañó el fluido transcurso de una noche que apuntaba a ser calificada como perfecta. Hecho el balance, ahora consideramos que “la patada en el culo” que nos dieron los jefes de la Taboo no consiguió amargar las buenas sensaciones de una fiesta que, al menos para los que la diseñamos e hicimos realidad, no olvidaremos en muchos años.

A todos los que asististeis; a aquellos que nos disteis vuestro continuo y vital apoyo; a las tres bandas y a sus tres conciertos; a nuestras “DJisas” (a las que reservamos su actuación para una futura “fiesta enana”). A todos y a todas. Muchas gracias. Cumpliremos muchos más.

banner WIR