banner WIR

El verano de despedida de dos grandes series (II): Breaking Bad

Por Angélica Mualim 0

[En este artículo se relatan algunos detalles de la última temporada de la serie, por lo que no es recomendable leerlo si no habéis visto todos los capítulos]

A finales de junio ya dedicamos un artículo de despedida a una de las dos series que nos dejará este verano, y esta semana toca el texto destinado a analizar la otra gran serie que llega a su fin estos meses: Breaking Bad.

Breaking Bad se estrenó en la cadena AMC en 2008, con una primera temporada que contenía solamente 7 capítulos. Esta breve carta de presentación fue más que suficiente para ganar fama y prestigio a nivel internacional. En tan sólo unos días, el 11 de agosto, verá la luz la segunda parte de la quinta temporada, dividida en dos secciones de 8 capítulos cada una. La serie es obra de Vince Gilligan, conocido sobre todo por ser el productor de The X Files. La serie relata la historia de Walter White (Bryan Cranston), un profesor de química que cuando descubre que padece de cáncer de pulmón decide generar ingresos para su tratamiento de una forma bastante poco ortodoxa: fabricar y distribuir metanfetamina con un antiguo estudiante suyo, Jesse Pinkman (Aaron Paul).

Vince Gilligan ya había trabajado antes con Cranston en The X Files, en un capítulo en el que Cranston interpreta a un enfermo terminal. Este papel se alejaba considerablemente del papel por el que el gran público lo conocía: el padre de Malcolm in the Middle. BB - Transformación
Gilligan insistió en que Cranston era el actor adecuado para protagonizar la serie y presentó su papel en The X Files como muestra de lo que podía llegar a conseguir. Cranston ha sabido encajar a la perfección la metamorfosis que experimenta el personaje, y es difícil pensar en un actor diferente para protagonizar la serie. Incluso ver en directo su transformación física en Walter White es una experiencia única. Cranston ha ganado el premio Emmy por su interpretación en tres ocasiones, y no es de extrañar. Recientemente le han concedido una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

La trama de Breaking Bad se desarrolla de forma lenta, pero no tarda en adquirir nuevas dimensiones a medida que avanzan los capítulos. Lo que comienza siendo un medio de generar ingresos extra para asegurar tanto su tratamiento médico como el futuro de su familia acaba por adueñarse de la vida de Walter White. Al ver las altas sumas de dinero que es capaz de generar con sus actividades delictivas no se conforma con ganar lo que tenía pensado en un principio, sino que intenta adueñarse de todo el negocio de la droga en Nuevo México, iniciando una brutal lucha con las mafias de la zona. El particular producto de Walter y Jesse, una metanfetamina de color azulado, es de mayor pureza de la que se distribuye normalmente, lo que les otorga una rápida notoriedad y una inmediata enemistad con los demás traficantes. Walter escoge el apodo Heisenberg (en honor a Wener Heisenberg, el físico que formuló el principio de incertidumbre) para operar como traficante, nombre que no tarda en adquirir fama y llegar a los oídos de la DEA (departamento que lucha contra el tráfico de drogas). En esta agencia trabaja Hank, el cuñado de Walter, que supone otra amenaza más para sus actividades secretas. Hank ha estado a punto de descubrir quién era Heisenberg en varias ocasiones, y en el último capítulo de la temporada anterior ya lo vemos en posesión de una importante pista que revela la verdadera identidad de Walter. BB - Libro

El radical cambio en la personalidad de Walter White es el principal hilo conductor de la historia. Cada decisión que toma se basa en un principio de supervivencia, pero acaba corrompiendo su personalidad cada vez más, hasta llegar a ser casi irreconocible al final de la serie. Incluso cuando el cáncer de Walter remite y sus problemas parecen haber acabado, no tiene ninguna intención de poner fin a su trabajo de traficante. Al principio de la serie es Jesse quien adopta el rol de antagonista en el dúo, ya que es un drogadicto no muy brillante que toma decisiones erróneas constantemente. Lo hemos visto tocar fondo en varias ocasiones, pero finalmente los roles de los dos personajes se intercambian: Jesse es la voz de la razón, intentando que no salga ningún inocente perjudicado, mientras que Walter se ha visto completamente poseído por el espíritu de Heisenberg y ya no tiene reparos a la hora de llegar hasta el final con su negocio. Jesse ha intentado salir del negocio en varias ocasiones, pero Walter lo manipula a tal nivel que no ha conseguido hacerlo.

Los conflictos familiares también han sido parte importante de la serie. Como es lógico, Walter ocultó a su familia cómo estaba ganando dinero extra para poder pagar el tratamiento, pero finalmente su mujer Skyler (Anna Gun) acaba por descubrir a qué se dedica. En principio Skyler rechaza por completo lo que Walter está haciendo, pero después de muchas discusiones, acaba por colaborar con él para poder darle una salida legal al dinero que genera.BB - Dinero Aunque Skyler no es como Walter: el dinero no acaba corrompiendo su personalidad y nunca llega a perder la perspectiva, siendo consciente en todo momento de que este negocio acarrea un verdadero peligro para su familia. Skyler, al igual que Jesse, le insiste a Walter para que se retire, ya que ha ganado dinero más que suficiente. Pero Walter ya no es él mismo, ahora es Heisenberg y tiene un imperio que defender. Ni siquiera la amenaza de Gus Fring en la cuarta temporada le hizo cambiar de opinión. El intento de suicidio de Skyler en su cumpleaños fue una señal de alarma y finalmente Walter decide retirarse, dejando que Jesse también pueda hacer lo mismo. Este hecho coincide con el descubrimiento de Hank, y aún queda por ver si Hank será capaz de reunir pruebas contra Walter ahora que ya no se encuentra en el negocio.

BB - PortadaBreaking Bad Nos ha dado capítulos llenos de tensión, en los que hemos pasado verdadero miedo por los protagonistas. Seguro que los ocho capítulos que quedan estarán al nivel de las temporadas anteriores. A estas alturas muchos espectadores han desarrollado una antipatía hacia Walter, llegando al nivel de desear que la serie acabe con su muerte. Veremos cómo concluye esta serie, pero todo apunta a que no tendrá un final feliz.

banner WIR