banner WIR

Low Cost Festival 2013, crónica

Por A.Brotons 0

El Low Cost Festival abría el 26 de julio las puertas del Guillermo Amor para celebrar su quinta edición.

La jornada del viernes, con sold out y la más multidinaria de los cinco años de vida del festival, tenía como reclamos a los Two Door Cinema Club, grupo en estado de gracia a nivel internacional y los Lori Meyers, banda nacional con mayor reclamo actualmente.

Los irlandeses desplegaron un concierto evolucionado, se les nota más maduros arriba del escenario y saben enganchar fácil al asistente con temas como “Sleep Alone” para abrir boca, que se queden satisfechos al final sonando “What you Know”, y entre medio enloquezcan con “Something Good Can Work” y el buen juego de luces de la escena. Notables.

Los granadinos Lori Meyers saben a lo que juegan. Karaokes por doquier, concierto enérgico aunque las canciones de “Impronta” le quitan intensidad al bolo. Repaso discográfico y Anni B Sweet invitada especial en “Mi tiempo pasará”.  Se aseguraron un buen cierre con “Mi Realidad” “Emborracharme” y “Alta fidelidad”. El público en general quedó encantado.

Lori Meyers/Low Cost/Amado Lindo
Lori Meyers/Low Cost/Amado Lindo

Estos dos conciertos dejaron exhaustos al personal pero aun quedaba bailar al ritmo electropop que impone Nic de palito palito palito (!!!). Gustazo de concierto donde se podía mover uno más despejado e imitar los bailes del cantante. Y  para los incasables se cerraba la jornada con unos correctos Yall y unos showmen Les Castizos, que se dedican más a eso, al show que a pinchar, causando una sensación de malestar.

La segunda jornada encabezada por Belle and Sebastian y Portishead, congregó casi el número de público que la jornada anterior. Los escoceses te sumergen en una nube pop y te hacen bailar con una sonrisa de oreja a oreja. Son alegres y divertidos. Se ganan a sus fans de primera línea cantándoles al oído o haciéndoles subir con ellos y bailar sus temas.  Muy buen concierto.

Y Portishead, la propuesta intima y arriesgada del festival, te hipnotizan. Ante un pantallón de fondo, la banda con Beth Gibbons enmudeció a los lowers que quisieron asistir al espectáculo que abrieron con “Silence”.

Portishead/Low Cost/Amado Lindo
Portishead/Low Cost/Amado Lindo

El juego de luces dividía en partes el concierto. Comenzaron entre sombras tenebres para ir abriendo la luz entre un fondo que jugaba entre imágenes distorsionadas del directo o dibujos correspondientes alguno de los temas. La voz femenina se adentra junto con los bajos ritmos provocando una gran sensación de bienestar. Cuidado concierto que te hace disfrutar de una forma intima y personal.

Después llego el turno electrónico con Crystal Castles que te hacen vibrar y saltar y unos desemascarados y magnificos Monarchy; nos sorprendieron gratamente. Se metieron a la gente en el bolsillo con sus temas electropop y dos versiones de temas hiperconocidos: “Videogames” de Lana del Rey y “Lithium” de Nirvana provocando el delirio del personal en el termino del bolo. Brillantes, como también lo fue el set de Digitalism entre la electrónica más dura junto con hits reconocibles obligando a mover el esqueleto a los lowers hasta el amanecer.

Y llegó el domingo, última jornada principal del festival, donde los reclamos nacionales superaban a Glasvegas. Actuación correcta con temas de los que será su último disco y una “Geraldine” con la que se dieron a conocer y que es un temazo. Correctos y mejor que en aquel FIB 2009, aunque no es difícil superarlo.

Y aunque parezca mentira, no estuvimos en Love Of Lesbian. Si algo pecó el festival es que no había casi solapes entre los dos escenarios principales (los solapes no gustan pero evitan aglomeraciones). Pero había un escenario club, con djs. Nos colamos en la fiesta y Ley Dj nos atrapó con una sesión agradable, de las que te hacen disfrutar, y con coreografía incluida. Disfrute y disfruté. Terminó por cautivarnos con remix de Yann Tiersen. Feliz.  También nos dio tiempo de disfrutar de un karaoke con banda incluida y ver como la gente se convierte en artista durante una canción y hacer tiempo para Toy. Psicodelia y guitarrazos entre la oscuridad. Directos y eficaces. Muy buenos.

Fangoria/Low Cost/Angel Rosique
Fangoria/Low Cost/Angel Rosique

Fangoria se encargaba oficialmente de cerrar el festival. Puesta de escena sin cabaret ni aparencia kistsch. Nacho Canut y Alaska acompañados por una guitarra en plan postureo, un corista y un par de bailarines masculinos y otro par “femenino” intercalaron los temas de siempre con los últimos de su “Cuatricomia“.Pop en castellano familiar, que llega a lo comercial pero que han sabido encajar en un festival de corte indie y sin limite de edad. Satisfacción general con guinda sorpresa en formato español del I love it (Icona pop) cantado por Mario Vaquerizo.  Para rematar set “tranquilo” por parte de un Simian Mobile Disco y sesión gamberra y movidita con los Buffetlibre para seguir viendo el amanecer de Benidorm.

El lunes hubo fiesta clausura en la playa pero eso ya para los más insaciables. Gran festival que ve como se asienta en la ciudad de los rascacielos. Buen ambiente,  no excesivas colas para entrar aunque sensación de aglomeración en los conciertos con mayor reclamo. Nadie nos los supo explicar pero sorprende que no hayan guiris en el festival.

Buffetlibre dj´s/Low Cost/Miguel Gomez
Buffetlibre dj´s/Low Cost/Miguel Gomez
banner WIR