banner WIR

Pukkelpop, el festival mayúsculo

Por Ignacio Sánchez 0

Se hace complicado pensar por dónde empezar a hincarle el diente a un festival como el Pukkelpop, tan grande o más como el de Reading, festival que pude visitar el verano pasado, o como el Primavera Sound. Un festival que cuenta con el punto a favor de mostrar en su cartel una paleta de artistas tan variados que van del pop comercial de Fun. al metal de Lamb of God pasando la gran estrella de este año Eminem, la vuelta de Nine Inch Nails, así hasta llegar a más de cien artistas y con espacios dedicados exclusivamente a la electrónica. Una cita para los amantes de la música sin distinciones de género.

Recinto por Joris Bulckens - www.pukkelpop.be
Recinto por Joris Bulckens – www.pukkelpop.be

Situado a las afueras de la ciudad de Hasselt, el Pukkelpop recibió en sus tres jornadas a más de 150 mil personas, cálculos obtenidos si tenemos en cuenta que el primer día con todo vendido había unas 66 mil personas, hecho que se repitió el sábado pero no el viernes donde hubo algo más de espacio. Un enorme recinto de césped y tierra alberga los ochos escenarios, siete de ellos carpas, además de los múltiples espacios para relajarte, cortarte el pelo o afeitarte, bailar alguna exótica coreografía o no tan exótica, montar en alguna atracción más típica de una feria que de un festival…

El Petit Bazar
El Petit Bazar

Al igual que el Reading Festival, Pukkelpop aprovecha el perímetro del recinto para colocar todos sus escenarios y servicios como barras, puestos de comida o baños (ojo al detallazo de tener rollos de papel siempre disponibles, aunque en su contra hay que decir que el número de servicios para las mujeres es algo escaso). Una distribución bastante acertada en cuanto a cantidad como localización hace que las colas para pedir cualquier bebida sea nula, y es que no exagero si digo que era llegar a cualquier barra y pedir. El festival funciona con tickets, a 2,5 euros los refrescos y cervezas y las comidas como término medio unos 7,5-10 euros, aunque para los bolsillos más apretados siempre existe la opción de salir del recinto y visitar algunas de las barras que se montan en los chalets colindantes y donde podremos comernos un buen cuenco de pasta con bebida por 7 euros.

Los belgas no es que sean la alegría de la huerta y salvo pequeñas excepciones raramente saltan, hacen pogos o bailan en los conciertos, a menos que estén metidos en la mega carpa Boiler Room, con más de 12 horas ininterrumpidas de sesiones de djs, y donde solían estar los más jóvenes del festival. Esto puede tener su lado positivo pero al final se echó de menos en conciertos animados como Foals, Nine Inch Nails, Deftones o !!! por citar solo algunos. Eso sí, aplaudir les encanta.

Algo positivo del festival es lo fácil que resulta poder ver los conciertos en las primeras filas sin tener que empujar ni que te miren mal. A los belgas parece que no les gusta estar como sardinas en lata, hecho al que ayuda también el sistema de fosos del escenario principal.

Pero vayamos a la música que es por lo que realmente fuimos:

JUEVES

Con la paliza de coger el avión a las seis de la mañana, posterior bus gracias Ryanair y sus aeropuertos perdidos, tren a Hasselt, y finalmente el bus a Kiewit, entramos en el recinto con los ecos de Kendrick Lamar descargando “Bitch Don’t Kill My Vibe”, “Backseat Freestyle” y demás material de good kid, m.A.A.d city para comenzar a calentar una jornada encampotada y que amenazaba lluvia.

Deftones por Bart Werbrouck - www.pukkelpop.be
Deftones por Bart Werbrouck – www.pukkelpop.be

Casi sin tiempo para pensar teníamos a Deftones sobre el Main Stage para presentar su Koi No Yokan, cosa que por el momento no han hecho en España. Como de costumbre Chino Moreno llevó el peso escénico con sus incesantes saltos, idas y venidas incluso al foso para cantar “Elite”, además de un Sergio Vega totalmente adaptado y que intentaba darle la réplica tanto en los coros como en saltos y carreras. Un setlist centrado en sus dos últimos trabajos que dejó los siempre necesarios huecos para los fans de toda la vida con “Be Quiet and Drive (far away)” y “My Own Summer” al comienzo y el cierre con “Engine No. 9” y “7 Words”. Ojalá alguien pueda traerlos de nuevo a una sala.

AlunaGeorge por Joris Bulckens - www.pukkelpop.be
AlunaGeorge por Joris Bulckens – www.pukkelpop.be

La cercana y pequeña carpa Club sirvió para cambiar de registro completamente con Phosphorescent y su pop colorista. Muchacho es su última tarjeta de presentación, propuesta que se reflejó sobre las tablas fielmente y que hizo que nos apuntásemos su nombre para dedicarle escuchas más concienzudas. Y de nuevo otro cambio de registro para cruzar el recinto hasta el Dance Hall y comprobar cómo sonaba uno de los hypes de la temporada, AlunaGeorge, o lo que es lo mismo, la unión de Aluna Francis y George Reid. La propuesta de R&B con bases a cargo de George se mantuvo en parte gracias a la figura de Aluna y sus intentos por mostrarse dominadora del escenario e incitadora al baile, aún así algo más de tablas y confianza no estarían mal. “Attracting Flies” es todo un pelotazo.

Nine Inch Nails por Tim Broddin - www.pukkelpop.be
Nine Inch Nails por Tim Broddin – www.pukkelpop.be

La programación de The Shelter, enfocada a los amantes de los sonidos heavy, punk o hardcore, nos reclamó con la vuelta a los escenarios de la banda de Walter Schreifels, Quicksand. Flashback a una juventud con un sonido completamente noventero que nos quitó varios años de encima. Colección de himnos para dibujarnos una sonrisa en la cara y marchar corriendo al escenario principal para disfrutar de otra vuelta, en este caso de Trent Reznor y sus Nine Inch Nails, y el que sería a la postre la actuación del festival.

Espectacular ejercicio de coordinación y precisión de un show calculado al milímetro en el que Reznor ejercía de núcleo con el resto de miembros cambiando de instrumentos y posiciones según tocase. El juego de luces y sombras se vio deslucido en la primera mitad del concierto al haber bastante luz solar, hecho que no impidió que la banda fuera encadenando, no más de 30 segundos entre cada canción, single tras single con un inicio donde nos dejaron alguna muestra del que será su nuevo álbum Hesitation Marks. El cierre con “Wish”, “Only”, “The Hand That Feeds” y “Head Like a Hole” fue totalmente apoteósico. Una pena que la falta de tiempo nos privara con el cierre con “Hurt” como venía siendo habitual en sus conciertos.

Eminem por Joris Bulckens - www.pukkelpop.be
Eminem por Joris Bulckens – www.pukkelpop.be

El que debería haber sido el plato fuerte de la jornada, Eminem, se quedó a medias, en un querer y no poder. Bastante molestó su retraso de casi media hora para luego ofrecer un show donde su figura se vio eclipsada por la de su MC de acompañamiento, lleno de energía y pegada, y un escenario mastondótico lleno de rampas. Una falta de chispa y energía que hacían de Marshall un mero espectador de más de 50 mil almas coreando cada uno de sus temas, más centrados en su nueva etapa aunque de vez en cuando le diera por echar la vista atrás con “Cleanin’ Out My Closet”, “The Way I Am” o “Stan”, último tema que vimos ya que nos marchamos al Marquee para poder ver a Godspeed You! Black Emperor, clásicos del post-rock cuyo último trabajo los ha vuelto a poner en primera plana. Tras la mística experiencia que supuso su última parada en el Teatro Kapital de Madrid el otoño pasado, este nuevo encuentro con los canadienses fue igualmente satisfactorio. Viajando por terrenos oscuros y densos, la potencia que les ofrecía el escenario belga fue todo un plus para disfrutar como dios manda de su música y para poner el broche a la primera jornada.

VIERNES

El hardcore de los británicos Palm Reader supuso el inicio de un nuevo día. Buena pegada y efectividad para una propuesta que en algunos momentos cayó en la monotonía. Algo que se acrecentó en nuestro primer viaje al Castello con Slow Magic, cuyo “live” se vio reducido a la reprodución de su música y el golpeo incesante a un tambor. Una pena que una propuesta tan atractiva tuviera un reflejo tan simple en directo.

BRNS por Bart Werbrouck - www.pukkelpop.be
BRNS por Bart Werbrouck – www.pukkelpop.be

Con BRNS también nos estrenamos en la pequeña carpa Wablief?!, pero con un resultado totalmente opuesto. Los de Bruselas, a los que seguimos la pista tras ser confirmados el año pasado para el Rock en Seine, ofrecieron ante una gran cantidad de público local un show lleno de buenas melodías del mejor indie-pop. Destellos a los contemporáneos Alt-J o Django Django hicieron sobrellevar mejor las altas temperaturas que sufríamos dentro de una carpa cerrada en la que no se permitía fumar. “Our Lights”, “Here dead He lies” y sobre todo la pegadiza “Mexico” nos hicieron sudar de lo lindo.

Chvrches por Tim Broddin - www.pukkelpop.be
Chvrches por Tim Broddin – www.pukkelpop.be

Después de almorzar tocaba otro de los grupos que parece llaman fuerte, los escoceses Chvrches en el segundo escenario, el Marquee. Su electro pop ensoñador que nos recuerda a la última época de M83 unido a la dulzura que desprende su vocalista Lauren Mayberry crearon un ambiente mágico en la carpa, con un público belga que no paraba de aplaudir a cada canción. Por su parte el trío hizo un repaso a sus pocos temas publicados a la espera de lanzar su álbum de debut en septiembre del que dieron buena muestra. Los tenemos fichados.

Daughter por Jens Baert - www.pukkelpop.be
Daughter por Jens Baert – www.pukkelpop.be

Mientras llegaba la hora de ver a Daughter aprovechamos para echarle un vistazo a la propuesta facilona de Fun., que nos dejó como mejores momentos cada una de las veces que por las pantallas aparecía una fan que no podía dejar de llorar cantando sus canciones. Merecido descanso para nuestra piernas que solo tuvieron que moverses unos pocos metros para llegar a una carpa Club hasta arriba de público para ver a otro trío con voz femenina. Daughter, contando con el apoyo de uno de los sellos punteros del momento (4AD), ha publicado If You Leave, su sobrecogedor debut que plasmaron dignamente sobre el escenario a pesar de algún que otro problema de sonido que solo hizo que el público mostrara aún más apoyo a la banda. Silencio sepulcral para introducirnos en “Tomorrow” o la delicada “Youth”.

Para bajarnos de la nube los paisanos de Daughter Mount Kimbie nos introdujeron en su enrevesado mundo de texturas y capas enlazadas con precisión. Paisajes cálidos (“Break Well”) se iban mezclando con momentos más enfocados a un baile controlado, casi contenido (“Slow”). Es lo que tiene el Pukkelpop, puedes pasar de distintos géneros en un abrir y cerrar de ojos.

Eels por Bart Werbrouck - www.pukkelpop
Eels por Bart Werbrouck – www.pukkelpop

Tras la cancelación de Neil Young tocaba elegir entre Eels o Local Natives. Como a los segundos los vimos este año en el Primavera Sound y al entrañable barbudo rockero desde el Rock en Seine 2010 no habíamos tenido oportunidad de disfrutarlo de nuevo, pues nos quedamos con él y su banda uniformada cada uno con un chándal de Adidas, quienes ofrecieron una velada cargada de energía positiva con un Mark Oliver que no paró de abrazar al resto de compañeros. Sin seguir el patrón de presentar su Wonderful, Glorius, por el que apenas pasaron, prefirieron ofrecer un pequeño muestrario de su talento y de paso rendir un homenaje al ausente Neil Young con “Cinnamon Girl”, a Fleetwood Mac con “Oh, Well” e incluso a The Rolling Stones con “Beast of Burden”. La estupenda guinda fue “Mr. E’s Beautiful Blues”. El público rendido a sus pies y ellos haciendo piña en un abrazo colectivo. Muy grandes.

James Blake fue la siguiente parada del día. Con las fuerzas justas y la carpa Marquee hasta arriba fue mejor idea descansar fuera, sentados, y disfrutar de su música a través de la pantalla y los altavoces exteriores, todo un detalle. El músico de aspecto introvertido se transforma sobre el escenario arropado por su teclado y su banda, consiguiendo provocar una sensación hipnótica con una voz que lo cubre todo. Destellos más bailables llenan sus temas en el directo para añadirle un plus de calidad.

The Prodigy por Joris Bulckens - www.pukkelpop.be
The Prodigy por Joris Bulckens – www.pukkelpop.be

Y como gran colofón unos que nunca defraudan, The Prodigy. Qué más da que el show sea siempre igual si es 100% efectivo, si es imposible estarse quieto, a menos que seas belga, y tararear todos los singles que han ido recorriendo la juventud de cada uno, los que ya tenemos una cierta edad, aunque para la ocasión decidieran mostrar bastantes temas nuevos, que esperemos que sean la antesala de un nuevo álbum, y que se iban intercalando con otros de hits como “Breathe”, “Voodoo People”, que sirvió para abrir la fiesta, “Firestarter” y muchos de Invaders Must Die. “Smack My Bitch Up”, que hizo sentarse a todos para provocar una auténtica explosión, sirvió como punto y seguido. Un breve descanso y vuelta a la fiesta con “Their Law” y “Out of Space” como grandes himnos de una generación que nunca se cansará de pasárselo bien viendo a estos británicos descarados.

SÁBADO

Un espectacular sol recibió a los asistentes de una jornada con todo el papel vendido y que vio como a las primeras de cambio Regina Spektor abandonaba el escenario principal por problemas de sonido. La cantante rusa lo volvió a intentar pasados unos minutos pero fue imposible. Un molesto crugido estaba presente sin que los técnicos pudieran hacer nada para solucionarlo. Una pena.

I am Kloot por Joris Bulckens - www.pukkelpop.be
I am Kloot por Joris Bulckens – www.pukkelpop.be

I am Kloot es una de tantas bandas que flotan en mis recuerdos universitarios y mis primeros FIB. Desde entonces casi nada había sabido de los de Manchester, así que marché con mi compañera de aventuras al Marquee para ver qué tal sonaban más de diez años después. Su música, fiel reflejo del clasicismo pop de las islas, sus pintas de maduros simpáticos, con un John Bramwell siempre brindando y dando las gracias, dibujaron una actuación entrañable donde la media de edad estaba bastante por encima de los treinta años.

Para hacer la digestión nos decantamos por la calurosa carpa Castello y la sugerente propuesta de Holy Other, quien al igual que sus compañeros de carpa Mount Kimbie, nos deleitó con una sesión de nueva ola experimental, a medio camino entre el 2step y las influencias de Burial. Música para dejarse llevar y disfrutar, al igual que la propuesta de !!!, aunque a ellos la experimentación les vaya bastante menos.

!!! por Tim Broddin - www.pukkelpop.be
!!! por Tim Broddin – www.pukkelpop.be

Nic Offer y su ya clásica salida en calzoncillos sigue siendo efectiva y ayuda al carismático cantante con sus bailes imposibles marca de la casa y sus bajadas entre un público al que parecía costarle bailar. Con THR!!!ER parecen haber recobrado parte de las fuerzas perdidas en Strange Weather, Isn’t It?, así que decidieron exprimir casi al máximo su última entrega, lo que nos privó de poder degustar éxitos pasado como “Must Be the Moon” o “Heart of Hearts”, aunque sí que nos cedieran sendos bailes con “All My Heroes Are Weirdos” y “Me and Giuliani Down by the School Yard (A True Story)”.

A la espera de poder verlos dentro de pocos días en el Dcode de Madrid, Foals eran otros de nuestro platos fuertes. Holy Fire es su nueva tarjeta de presentación y en él se recrearon con los aires funky de “My Number”, la introspectiva “Late Night” y las alocadas “Inhaler” y “Providence”. Yannis Philippakis hizo de las suyas hasta que consiguió tirarse encima de las primeras filas y luego recorrer parte de los fosos entre la telaraña de manos que intentaban tocarle. El espídico cierre con “Two Steeps, Twice” fue completamente apoteósico. Otro de los puntos fuertes de este Pukkelpop 2013.

Gojira por Tim Broddin - www.pukkelpop.be
Gojira por Tim Broddin – www.pukkelpop.be

Las pantallas anunciaban un retraso en el inicio de Crystal Castles en el Dance Hall, pero cuando quisimos llegar lo único que vimos fue a dos chavales pinchando. Misterios sin resolver. Así que media vuelta a The Shelter para pillar posiciones ante los franceses Gojira y su metal pesado. Otro directo directo a la lista de los mejores del festival, tanto por la entrega del cuarteto y la consiguiente respuesta de los presentes, como por la potencia y claridad del sonido que escupía el escenario. Detalles así son los que hacen grande a un festival. Largas melanas al viento, remolinos y mucho sudor finalizados con la épica de “The Gift of Guilt”.

El recelo sobrevolaba la decisión de si ver o no a The Knife después de los comentarios enfrentados respecto a su cita en el Primavera Sound, algunos la calificaron de show bochornoso y otros de espectáculo más allá de la música. Tras caer en la trampa nos dejamos llevar por su propuesta más cercana a un concierto de Madonna, con bailarines entre los que se infiltraban el dúo sueco, que a un concierto estándar de un grupo de electrónica. La elección de “Silent Shout” como cierre desfasado fue una de las instantáneas del festival, con una carpa Marquee saltando como si no hubiera mañana.

The XX por Tim Broddin - www.pukkelpop.be
The XX por Tim Broddin – www.pukkelpop.be

El punto y final al Pukkelpop 2013 para nosotros fue el baño de masas de The XX ante una interminable legión de fans totalmente absortos ante sus pausadas melodías, algunas de las cuáles mutan en directo hacia un aire más bailable restándole ese toque intimista. Y mientras los belgas seguían celebrando cada una de las canciones como si fuese la última (Crystalised, Missing, VCR, Islands…), yo me preguntaba dónde está el secreto para que hayan llegado a encabezar festivales y ser tan queridos, sin ser un detractor ni mucho menos, pero considerando que hay propuestas actuales con mayor calidad. Tanta efusividad y cariño desprendido aumentó cuando Oliver se rindió ante las muestras recordando su concierto en el Marquee de hace tres años y anunciando que ese día Romey cumplía años, a lo que los belgas respondieron vitoreándola haciendo casi llorar a la tímida cantante. Era el momento de echar el telón y qué mejor que con “Angels”.

Hasta aquí la aventura del Pukkelpop, un festival cómodo, accesible y para nada caro si lo comparamos con los festivales de su tamaño de nuestro país. Un festival al que a buen seguro volveremos porque se lo merece y porque parte de nosotros se quedó allí entre Maes y nudels.

(Fotos gracias a www.pukkelpop.be)

banner WIR