banner WIR

Breaking Bad 5×12: “Rabid Dog”

Por Angélica Mualim 0

[En esta reseña se analiza detalladamente el duodécimo capítulo de la actual temporada de la serie, por lo que no debéis seguir leyendo si no lo habéis visto]

Ya estamos a mitad de camino: de los últimos ocho capítulos que se estrenaban este año de Breaking Bad ya vamos por el cuarto. Cuando una serie llega a su fin tenemos sentimientos encontrados: por una parte no queremos que se acabe, no sólo por el entretenimiento que nos proporciona, sino por el cariño que le hemos cogido a unos personajes que ya no volveremos a ver; pero por otro lado, queremos saber qué pasa al final, cómo termina todo. De momento Breaking Bad no hace más que dejarnos con ganas de más, mostrando una capacidad excepcional a la hora de contar una historia.

Al final de Confessions nos quedábamos con la duda de qué iba a hacer Jesse en la casa de la familia White. Ya imaginábamos que no la quemaba, porque en el flashforward de Blood Money vemos que la casa de Walt está abandonada y en malas condiciones, pero no quemada. BB 512 . WaltQuedaba por saber cómo se evitaba el incendio: ¿sería éste el momento del enfrentamiento definitivo entre Walter y Jesse? Pues no: Walt, armado por si acaso, entra en su casa y se la encuentra vacía. Momentos de tensión en esa primera escena, ya que ni siquiera sabíamos si Walt Jr. estaba en casa o no, y quizá Jesse lo tenía de rehén. De momento lo único que sabemos es que Jesse ha desaparecido como por arte de magia.

Lo que también parece haber desaparecido es la compostura de Walter. En este capítulo no tiene la sartén por el mango como en el anterior, ya no controla la situación y no tiene ni idea de lo que puede ocurrir. Intenta ocultar el incidente de la gasolina a su familia, sólo para descubrir que su preciado dinero no sirve para arreglar esta situación. Al no poder limpiar por completo el desastre, se inventa una historia bastante poco creíble que ni Skyler ni Walt Jr. se creen por un segundo. Ya ni siquiera puede manipularlos como solía hacer antes.

Walt ya ha demostrado que no está dispuesto a hacer absolutamente de todo para poder salirse con la suya. Ya se negó a matar a Hank cuando Saul lo sugirió, y ahora ha vuelto a negarse cuando le ha insinuado hacer lo mismo con Jesse (con otra metáfora diferente, Saul es todo un poeta). BB 512 . SkylerClaro que Saul no es el único que propone la idea: hasta Skyler se sube al carro anti-Pinkman. Se ha hablado mucho sobre esta escena de Skyler, si realmente es algo que corresponde con su personaje. Es verdad que en principio extraña que de repente sea ella la partidaria de adoptar medidas extremas en lugar de Walter, pero recordemos que a ella lo que le preocupa por encima de todo es la seguridad de su familia. Si matar a Jesse es lo que hace falta para conseguirlo, que así sea.

Resulta también extraño que Walter ni siquiera se haya planteado la posibilidad de que Jesse haya decidido colaborar con Hank, que fue quien evitó que quemara la casa y lo convenció de que delatarlo era un castigo peor. Es una lástima que hayan omitido la parte en la que Hank le cuenta todo a Gómez (y ya habían omitido también cuando se lo cuenta a Marie), pero por desgracia no hay tiempo para todo. Lo que sí se agradecen son los pequeños detalles que se permiten en cada episodio, como el teléfono de Hello Kitty o la taza de la DEA.

Aunque la trama está avanzando de forma rápida, no todo puede ser tan fácil y directo, que no habría emoción. Hank y Gómez proponen que Jesse lleve un micrófono oculto para grabar alguna prueba contra Walter, ya que la confesión de Jesse no sería suficiente. Jesse accede de forma reticente, ya que sigue sin fiarse por completo de su exsocio, que puede llevar con él una desagradable “sorpresa” a su reunión. BB 512 . HankLas sospechas de Jesse se interponen en el plan al confundir a un padre con un asesino a sueldo. La llamada de Jesse para amenazar a Walt seguramente no fue la elección más inteligente, aunque su intención de herir a Walt “donde más le duele” es algo que no se debe subestimar. Conociendo a Jesse probablemente se refiera a su dinero, ya que (aparentemente) no sería capaz de hacerle daño a su familia. Walt no quiere jugársela esta vez, que ya ha estado a punto de que le quemen la casa. Al final se ve obligado a ceder ante las presiones de Saul y Skyler y llama a Todd para encargarle otro “trabajo” a su tío.

Aunque no ha sido un capítulo tan explosivo ni emocionante como otros, ha servido para atar cabos y que la trama avance lo justo para que se detone toda la acción. A cuatro capítulos del final definitivo esto promete. Y mucho.

banner WIR