banner WIR

Todo y nada a la vez

Por Eduardo López Royo 0

“En lógica y matemáticas, específicamente en teoría de conjuntos y lógica de clases, el conjunto vacío es el conjunto que no contiene ningún elemento. Puesto que lo único que define a un conjunto son sus elementos, el conjunto vacío es único”

Este fragmento extraído de la Wikipedia se podría extrapolar a lo que es el cuarto y ultimo disco de los gallegos Igloo, “Ø4. El Conjunto Vacío” (Ernie, 2013), un disco que de ser un grupo con mas renombre (o con más fans que postulan entre lo indie y lo mainstream) estaríamos hablando de un disco que a estas alturas de la temporada sería de referencia. Contiene muchos elementos claros y referencias de otros grupos entre ellos Placebo, Joy Division, Interpol, The Cure, Los Planetas o Radiohead. Pero consigue hacer esas referencias suyas y que el disco sea único.

La primera mitad del disco es un buen comienzo, prepara y allana el camino para lo que te espera en su segunda mitad, el comienzo guitarrero y contundente de “La Maquina de Fabricar Relampagos” te da la primera bofetada para que despiertes. Sigue ese pepinazo de single que es “Han Solo” (con un estribillo que se pega a mas no poder) , se calman las cosas con un medio tiempo como “Todos Los Días Amanece” con unos arreglos de violin preciosos al final de la cancion y prosigue con “Sinatra” que por contundencia, ritmo y un contagioso estribillo debería ser segundo single del disco (queda curioso ese final a lo “Encuentros en la tercera fase”).

Y aquí es donde a mi juicio el disco presentadas sus cartas ya va a por todas, y si la primera mitad está bastante bien, la segunda se va sin rodeos y presenta canciones mucho mas efectivas y redondas si cabe. “Halloween vs Samain” es la canción del cambio en el disco, ese comienzo que parece como si fuera una canción de Fangoria pero luego resulta que va por otros derroteros, con un ritmo que engancha y que mi juicio es de lo mas diferente y mejor del disco. Continua con “Todo”, otra gran canción donde saca su lado más Joy Division y tiene pinta que es una de esas canciones que en directo ganarán enteros. Luego esta otra de las sorpresas del disco “Canción Para el Fin del Mundo” en plan tranquilo pero que llega muy alto, por temática y porque tiene una inspiración en las composiciones de Gustavo Santaolalla, podría ser la canción perfecta para el videojuego The Last of Us. “Ex” es otra canción que podría ser un posible single potencial y que recupera los Igloo con amor a Los Planetas, mientras “Mi Gran Evasión”, con unas guitarras demoledoras, recuerdan a los mejores Interpol.

La ultima canción, “Hada”, es el gran broche final para este gran disco, una canción que suena a Igloo porque Igloo son todas la referencias que he dicho pero ninguna al mismo tiempo. Un disco que en la primera mitad del disco te prepara y suaviza para lo que viene y es que es a partir de la segunda mitad cuando no tienes dudas de que es un gran disco y un gran grupo, al que hay que ver en directo donde sus canciones ganan mucho.


banner WIR