banner WIR

Rock en Seine 2013, sigue el rock en París (I)

Por Ross Gallagher 0

Este ha sido ya el cuarto año consecutivo que llevo asistiendo a este festival, y la verdad es que se ha convertido en una costumbre. Por visitar París, por el recinto, por la comodidad por los conciertos… siempre hay cosas que ayudan a volver a este festival.

Ambiente Rock en Seine 2013. Foto por Victor Picon
Ambiente Rock en Seine 2013. Foto por Victor Picon

Fue en mi segundo año, 2011 cuando redacté mi primera crónica sobre el festival, y la mayoría de lo que escribí sigue estando vigente (exceptuando el camping, al que la verdad sea dicha no he vuelto, y por lo visto ha perdido enteros desde entonces, a la vez que ha ganado en capacidad).

Un poco más de gente en un año que ha batido su récord de asistencia (118.000 asistentes en los tres días) y los vasos un poco más pequeños ( han bajado de 50 a 40 cl., lo que hace que el precio de la cerveza se equipare a los del primavera sound prácticamente, 4,5 – 5 euros el vaso grande).

La gente extra no se notó respecto a otras ediciones, excepto quizá en que a la hora de pedir, había que elegir mejor la barra para no encontrarte con una cola importante (es decir, nada de pedir en los sitios donde estan tocando o acaban de terminar de tocar).

Pero bueno, vamos ya con los conciertos:

El primer concierto que pude ver fue Savages, grupo de chicas de corte post-punk revival con sólo un largo, editado este año, con el  nombre de Silence Yourself. Apunten el nombre como un must see si se cruzan en su camino porque dieron un concierto que mereció mucho la pena.

Savages en Rock en Seine 2013. Foto por Sylvere.
Savages en Rock en Seine 2013. Foto por Sylvere.

Citando a mi compañero de fatigas, la cantante era como una Patti Smith con actitud post-punk y la banda tuvo una actitud impecable, dura sobre el escenario, lejos de la idea prejuiciosa que se pueda tener hacia una girl band.

Fui entonces a Belle & Sebastian, de cuyos conciertos de pop almibarado no soy especialmente fan, aunque solventaron la ocasión con nota, de menos a mas, terminando con canciones  como “Judy and the Dream of Horses” o “The Boy with the Arab Strap“, y durante cuya parte final hubo “invasión” ordenada del escenario por parte de una docena de personas del público que se subieron a bailar con la banda.

Belle & Sebastian en Rock en Seine 2013. Foto por Nicolas Joubard.
Belle & Sebastian en Rock en Seine 2013. Foto por Nicolas Joubard.

De allí pasé a Daughter aunque me dolió perderme a Mike Patton y sus Tomahawk que estaban sonando bastante bien, pero era mi última oportunidad este año de ver un grupo cuyo álbum debut ha conseguido atraparme en sus melodías, y que me pierda en la melancolía que desprende.

No me arrepentí puesto que el concierto valió la pena con una interpretación a la altura o superior a lo que te puedes encontrar en su disco, con sus arreglos con tinte post-rock,  y canciones enormes como  “Youth“.

Daughter en Rock en Seine 2013. Foto por Nicolas Joubard.
Daughter en Rock en Seine 2013. Foto por Nicolas Joubard.

A continuación quise recorrer el recinto de una punta a otra para ver a Tame Impala, pero como ya los he visto dos veces este año y el concierto estaba empezado, volví a ver a Johnny Marr, que tiró de hitazos de The Smiths (“There is a Light That Never Goes Out“, “How Soon is Now?”, “Bigmouth Strikes Again” y una versión de The Crikets, “I Fought the Law” dando forma a un concierto espectacular complementando a temas propios como “Generate! Generate!“.

A continuación mi intención era ir a DIIV pero para desgracia mía, cancelaron, otra vez, como en el último Primavera Sound, siendo sustituidos por Balthazar. Así que me quedé en Alt-J quienes empezaron a calcar el show que ofrecieron y pude ver en Lisboa, sonando bien, y público, mucho público, entregado y coreando unas canciones que la gente allí presente se sabía de carrerilla. Si os gusta el disco entero, estáis de enhorabuena, porque lo clavan bastante.

Alt-J en Rock en Seine. Foto por Sylvere.
Alt-J en Rock en Seine. Foto por Sylvere.

Pero bueno la verdad es que con aquella primera vez yo tuve suficiente así que aproveché para ir y coger buen sitio en Franz Ferdinand, con el nuevo disco filtrado hace pocos días. Pues bien, la cuarta vez que los veía y la mejor sin duda, hilando temas y sin dejar que decayera ni por un momento, metiendo en medio de “Can’t Stop Feeling” un trozo del “I Feel Love” de Dona Summer y terminando con “Outsiders” y su consabida reunión en torno a la batería (cambiando “This Fire” por la mencionada).

Así que grandes noticias, están de vuelta, y más en forma que nunca. Así que apuntadlo los que tengáis entrada para el Dcode porque merece la pena repetir experiencia.

Franz Ferdinand en Rock en Seine. Foto por Nicolas Joubard..
Franz Ferdinand en Rock en Seine. Foto por Nicolas Joubard..

De ahí pasamos a un concierto que ya estaba en marcha, el de Kendrick Lamar.  El rapero, elevado a los altares del hip-hop por Pitchfork, tenía a todo el mundo a sus pies pero le jugó una mala pasada el sonido. Primero se le fueron los altavoces, y aunque continúo un rato con el sonido saliendo sólo por sus monitores (con lo cual el resto no escuchábamos nada), tuvo que retirarse unos minutos hasta que arreglaron sus problemas.

La verdad es que el concierto habló bien de su profesionalidad, ya que en la reanudación volvió a salir con ganas de darlo todo a pesar de los problemas que tuvo. Bien en general.

Kendrick Lamar en Rock en Seine 2013. Foto por Sylvere.
Kendrick Lamar en Rock en Seine 2013. Foto por Sylvere.

Ya para terminar nos decidimos por !!! (Chk chk chk), que venían presentando Thr!!!ler, y que ofrecieron un espectáculo de lo más animado donde queda para el recuerdo los bailes de Nic Offer en calzoncillos largos, tanto sobre el escenario como a tan sólo 5 metros míos, entre el público.

!!! en Rock en Seine. Foto por Nicolas Joubard
!!! en Rock en Seine. Foto por Nicolas Joubard

Un día por lo tanto de lo más completo y con un buen número de conciertazos para abrir boca. Pero sólo había empezado…

banner WIR