banner WIR

The Appleseed Cast: Las cosas claras

Por Ignacio Sánchez 0

Hay grupos que parecen vivir en una constante docotomía, una lucha por forjarse un presente intentando dar esquinazo a un pasado al que sus seguidores difícilmente se despegan. La carrera de los norteamericanos The Appleseed Cast ha sido un claro ejemplo de dar un paso más en la búsqueda de un sonido propio, intentando luchar contra etiquetas y comparaciones con compañeros generacionales. Lo que comenzó siendo un proyecto de rock emo con la vista puesta en Sunny Day Real Estate ha ido evolucionando a una amalgama de rock con aromas indies y toques post-rock. Un cambio sonoro que con el paso de los años también ha venido acompañado de cambios en la formación. Y así con estos nuevos aires y formación nos citamos el pasado jueves la banda en la madrileña sala Moby Dick para volver a disfrutar de su directo tras el lejano recuerdo de su paso por el Primavera Sound 2006.

June Miller por Ignacio Sánchez
June Miller por Ignacio Sánchez

Dos bandas tenían el honor de abrir para Christopher Crisci y los suyos. Los primeros los locales Bikes & Girls y su pop bailable. Retazos de Delorean o sus paisanos Fira Fem, pudiendo encontrar a algún miembro sobre el escenario y debajo del mismo. Poco más de veinte minutos en los que intentaron captar la atención de los pocos presentes que se situaban a varios metros del escenario, como con miedo. Buenas maneras y buenas melodías a la espera de poder juzgarlos en una actuación algo más extensa.

Con poco tiempo para tomar un respiro subieron al escenario los italianos June Miller, compañeros de gira de The Appleseed Cast y seguidores de su sonido. Lo mismo nos mostraban su cara delicada con una pieza ambiental coronada con la aguda voz de su cantante que cambiaban de registro hacia un paraje instrumental con algún que otro recuerdo a los estadounidenses Moving Mountains. Sin duda un grupo al que seguir la pista a partir de ahora, en la que era su primera visita a España.

The Appleseed Cast por Ignacio Sánchez
The Appleseed Cast por Ignacio Sánchez

Tres cuartos de sala llena esperando a The Appleseed Cast y pasadas las diez y media suben al pequeño escenario de la Moby Dick. Christopher Crisci, voz y alma del grupo, a un lado, solitario, casi a oscuras, y al otro lado el resto de miembros. A un lado tranquilidad, sentimientos controlados y pose seria, al otro nervio, energía y sudor a chorros. Uno que apenas mostraba sentimiento alguno, a excepción cuando una seguidora le gritó “Christopher, I love you” a lo que respondió con una sonrisa, mientras que al otro lado todo eran gestos y palabras de cercanía (típica comparación con Barcelona). Las dos caras de una misma moneda que se complementan a la perfección.

Illumination Ritual, culpable de ponernos delante de nuestras narices al grupo tras cuatro años de silencio ocupó gran parte de la noche. Un trabajo grande, de difícil acceso, lleno de matices y que sin duda gana con las escuchas. A pesar de los típicos problemas de sonido de comienzo “Adriatic to Black Sea” y “Great Lake Derelict” consiguieron sonar envolventes. A partir de ahí una imponente manta sonora nos arropó durante casi hora y cuarto. Momentos instrumentales retorcidos y brillantes, piezas delicadas donde la voz de Crisci luchaba por destacar, rotura de cuerda del cantante barbudo resuelta de manera rápida y eficaz por una base rítmica del resto de compañeros, y guiños al pasado celebrados con “Fishing The Sky” o “Forever Longing The Golden Sunsets”. Pelos de punta. Uno de esos conciertos que a medida que van pasando los minutos más vas disfrutando y cuando te quieres dar cuenta ya se están encendiendo las luces de la sala.

Enorme cierre del concierto con la espectacular “As The Little Things Go”, con letra improvisada o re-escrita, para alegría de algún seguidor ataviado con un letrero que pedía dicho tema. Única mirada a su anterior trabajo, Sagarmatha, en un tema que resumen gran parte de la personalidad actual de la banda, una obra maestra de ocho minutos con subidas y bajadas que coronaron con un final distorsionado.

Y cuando el público apenas había tenido tiempo de pedir más tuvimos la gran sorpresa de la noche, la vuelta en solitario de Crisci y su guitarra al escenario para regalarnos “Fight Song”, pedida con intensidad durante la noche. Despedida emotiva para una audiencia entregada. Sin duda, una de las citas de este otoño.

banner WIR