banner WIR

Crónica concierto 65daysofstatic sala Caracol

Por Ignacio Sánchez 0

concierto 65daysofstatic sala Caracol

Wild Light dista mucho de ser el mejor álbum de los ingleses 65daysofstatic, al menos para mí. Un álbum que pisa el freno al descoque mostrado en We Were Exploding Anyway y chupa más de los aires algo épicos de su banda sonora de Silent Running, con el deje cada vez mayor al uso de elementos electrónicos dando más la espalda a la fuerza de las guitarras. Fue así como se plantaron el pasado fin de semana en la madrileña sala Caracol, ante una afición ansiosa que desde primera hora hizo cola por entrar.

SleepMakesWaves por Ignacio Sánchez
SleepMakesWaves por Ignacio Sánchez

Había ganas, muchas, de verlos de nuevo en Madrid tras bastantes años sin pasarse por la capital. Ganas y curiosidad por los teloneros, los australianos SleepMakesWaves, que ofrecieron un bolazo como pocos en la escasa media hora que disfrutaron. Post-rock de corte épico y grandilocuente que hizo las delicias de los asistentes tanto por la potencia de su sonido como por la fuerza y entrega que despredieron los miembros del grupo en cada nota. Normal que al terminar la noche fueran bastantes las personas que se llevaron debajo del brazo algún disco suyo, correspondientemente firmado, como el que firma estas palabras.

Lo de 65daysofstatic fue por otros derroteros sonoros. Propicio arranque con “Heat Death Infinity Splitter”, o como parece que algunas bandas son capaces de crear temas que reflejan perfectamente lo que es el inicio de un viaje, un viaje que siguió por los terrenos comedidos y paisajísticos de Wild Light con “Prism”, tema que sirvió como single de adelanto, pero que rápidamente nos transportó a la taquicardia musical que la noche iba requiriendo, “Crash Tactics”, “Piano Fight” y sobre todo la soberbia “Dance, Dance, Dance”, con su pertinente momento de obligar al público a agacharse para saltar en el momento de subidón, pusieron patas arriba la Caracol. Todo fluía, había conexión y lo estábamos pasando como cochinos en el barro, pero casi de sopetón la “luz salvaje” nos alumbró de nuevo, bajando nuestro ritmo cardiaco, demasiado diría yo. Y es que delicadeza de “The Undertow”, “Unmake the Wild Light” y sobre todo “Taipei” fueron como un jarro de agua fría tras tener al respetable a cien, a lo que hay que sumar la falta de potencia en su sonido en algunos pasajes, lo que ayudaba a ciertos momentos de desconexión. Y no porque sean malas composiciones, pero el irregular reparto de las mismas en el repertorio de la noche dejó algún que otro socabón que casi les cuesta algún disgusto.

65daysofstatic por Ignacio Sánchez
65daysofstatic por Ignacio Sánchez

Por suerte dieron un volantazo certero hacia su glorioso pasado para ofrecernos dos de sus grandes joyas, cada una con su peculiar propuesta, con su brillo y emotividad. Me refiero a “Retreat! Retreat!” y “Radio Protector”. Temas que volvieron a enchufar a los seguidores de largo recorrido y que pusieron en bandeja el certero cierre de “Safe Passage”, canción que al igual que da por terminado Wild Light de manera acertada, dio un estupendo punto y aparte a unos bises, tras la petición unánime del público, que volvieron de nuevo la vista al pasado mostrando dos de las múltiples caras de los de Sheffield, la fuerza de rock instrumental con “Swallowed Hard, Like I Understood” y la de su espíritu ravero con “Tiger Girl”, imposible estarse quieto, imposible resistirse a la fiesta y dibujar una sonrisa, maquillando en parte algún que otro traspiés en lo que podía haber sido uno de los bolos del año.

banner WIR