banner WIR

Dexter: La despedida del Pasajero Oscuro

Por Angélica Mualim 0

Dexter es de esas series que contaba con una fiel legión de fans ya desde sus inicios. A todos nos fascinaba la idea de este atípico justiciero que se dedicaba a matar a criminales que habían logrado escapar de la justicia. ¡Qué maravilla! ¡Ojalá existiese en la vida real! Anda, y míralo, pobrecito, ¡no tiene sentimientos! La frialdad y amoralidad del personaje conseguía seducir al espectador con una fuerza que seguramente ni los más optimistas habrían esperado. AeropuertoPersonalmente, le tengo un cariño especial a Dexter porque consiguió adentrarme en el mundo de las series, que a día de hoy forma parte de mi rutina diaria. Por este motivo he seguido viendo la serie durante todos estos años, a pesar de que tras la cuarta temporada haya parecido ir cuesta abajo y que no ha sido capaz de recuperar el nivel de emoción de sus primeras temporadas. Así pensaban también muchos de sus espectadores, pero como la esperanza es la es lo último que se pierde, todos confiábamos en que esta última temporada supusiese una despedida acorde con los buenos recuerdos que nos había dejado después de tantos capítulos.

Por desgracia, la octava temporada de Dexter ha resultado ser todo lo contrario. ¿Por dónde empezar? Quizá por el exceso de tramas secundarias insulsas que no llevaban a ninguna parte. Sí, ya sabemos que esto se llama Dexter y ya nos queda claro que él es el protagonista absoluto, pero no por eso los demás personajes tienen que ser tan rematadamente irrelevantes. QuinnAhí teníamos a Miller, que salió en un par de capítulos sólo para provocar un enfrentamiento con LaGuerta, ingenuos…). Luego teníamos el triángulo amoroso de Quinn, Jaime y Debra, reciclando romances antiguos porque se ve que no había nada mejor con lo que rellenar la serie. Sin lugar a dudas, el premio al personaje secundario más inútil de la Historia de la Televisión de lo lleva la hija de Masuka (no recuerdo cómo se llama, ni creo que a nadie le importe que ni me moleste en buscarlo), que probablemente tenía como único fin que nos alegrásemos de que no saliera en el capítulo final. Luego están los personajes que podrían haber sido interesantes, pero que fueron desaprovechados. O en este caso concreto, asesinados. La doctora Evelyn Vogel parecía alguien clave para ayudar a Dexter a comprender sus orígenes y a encaminar su vida, pero su historia de fue desinflando poco a poco hasta llegar a ser completamente incoherente. ¿Os acordáis de esa escena en la que Dexter descubre que Vogel lo sigue tratando como a un conejillo de Indias, y le asegura que después de que encuentre al asesino que la persigue dejará de tener cualquier contacto con ella? Pues parece que los guionistas no. Vogel siguió relacionándose tanto con Dexter como con Debra, a la que trató para superar el trauma de LaGuerta y su “incidente” en el que intentó matar a su hermano. DebPero la experta en psicópatas (¿cuántas veces habrá dicho esa palabra por capítulo?) parece que no lo era tanto, ya que murió a manos de su hijo, al que creía que podía curar. Daniel Vogel también se cargó a otro de los personajes con potencial de esta temporada, el joven aprendiz Zack, que podría haber supuesto una verdadera vía de escape para Dexter. Se ve que el interés de esta temporada era matar a todos los que se interpusieran en el camino de Dexter y Hannah.

Antes de hablar de la rubia envenenadora obsesionada con Argentina, reflexionemos un poco más sobre Daniel y Evelyn Vogel. Según creo haber entendido: la doctora Vogel vivió durante un tiempo en Miami, pero normalmente residía en Inglaterra. Allí vivía también su familia, mientras la tuvo, y allí fue también donde Daniel fue ingresado y dado por muerto. Y es aquí donde me pierdo un poco: Daniel comienza sus actividades como asesino en serie en Miami y envía los trozos de cerebro a su madre, quien decide volver a la ciudad para ayudar con la investigación y pedirle ayuda a Dexter. SaxonY la duda es, ¿por qué Daniel hace esto en Miami y no en Inglaterra directamente? Claro que la respuesta es “Para darle un enemigo a Dexter”, así porque sí. Y es por esto que esta trama resulta tan forzada y tan poco llamativa. Esto es, cuando descubrimos la verdadera trama, claro, porque otra de las pegas de la historia es la extrema lentitud y falta de ritmo para descubrir quién es el verdadero asesino. Parece todo muy salido de la nada y resulta extremadamente anticlimático.

Para anticlimático y falta de química ya teníamos de sobra con Hannah McKay. Después de envenenar a Dexter y a su hermana pensábamos que iba a ser una amenaza, cuando resulta que “sólo” quería que Dexter la ayudase a deshacerse de su marido (no sin antes dejar claro lo mucho que lo quería y lo segura que se sentía con él). HannahUna vez que, ¡oh, sorpresa!, los dos vuelven a estar juntos y se refugian en la casa de Debra es cuando todo se vuelve completamente absurdo. No sólo el hecho de que tengan que esconderse en casa de Debra y que a ésta le dé igual que una persona que intentó matarla esté por ahí haciendo de comer, sino también que parece ser que Hannah ignoraba la existencia de las pelucas o el tinte de pelo, ya que cada vez que salía no hacía ni el más mínimo esfuerzo por intentar ocultar su apariencia. Y como no teníamos suficiente suspense con la persecución de Hannah y la amenaza latente de Daniel Vogel, encima nos ponen una tormenta que podría truncar los planes de fuga de la feliz pareja y el inocente Harrison. Entretenimiento de calidad por donde se mire.

Y terminemos ya de analizar el desastroso final. Se ve que nos han dado la clave de por qué en Miami había tantos asesinos sueltos: es una ciudad donde a la gente no parece importarle lo que ocurre a su alrededor. No ven a Daniel Vogel golpeando a un conductor y robando su coche, ni a Hannah inyectando a Elway con tranquilizantes, ni a Dexter robando el cuerpo de su hermana y llevándoselo en su yate. DexY Quinn y Batista no parecen mostrar demasiado asombro cuando Dexter mata a Daniel, porque parece que ellos mismos tenían ganas de hacerlo. Así cualquiera es asesino en serie, oiga. Para colmo, parece ser que Elway sufrió de amnesia cuando logró despertar, porque de lo contrario habría avisado a las autoridades de que Hannah planeaba escapar a Argentina y podrían haber intentado arrestarla allí, pero no podrían hacer eso, ¿con quién iría Harrison a tomar helado entonces? Y ya que estamos, podemos deducir que Dexter tiene superpoderes, ya que no sólo logró sobrevivir a la tormenta después de que su yate quedara totalmente destrozado, sino que además fue capaz de nadas hasta quién sabe donde y conseguir un trabajo de… leñador. Sí, esta es la última imagen que nos dejan de nuestro querido Dexter Morgan después de todos estos años.

Parece ser que las incontrolables ganas de matar de Dexter no eran tan incontrolables después de todo, si es capaz de llevar una vida alejado de su Pasajero Oscuro. Quizá la muerte de Debra fue lo que necesitaba para renunciar a él de una vez por todas, pero, ¿es realmente creíble que renunciase también a su hijo y al supuesto amor de su vida? Nos guste o no, éste es el final que nos han dejado. SliceQuizá hubiera sido de mayor agrado este final alternativo que tenía en mente Clyde Phillips, uno de los antiguos productores de la serie. Y no olvidemos que Showtime todavía tiene pendiente la idea de un spin-off de la serie, aunque todavía no sabemos más detalles. ¿A qué personaje le corresponderá el “honor”? Aquí tenemos unas pocas ideas que podrían servir de inspiración. Pueden parecer ridículas, pero visto lo visto, ya nos podemos esperar cualquier cosa.

banner WIR