banner WIR

Joyas de San Sebastián que no puedes perderte

Por David Sánchez 0

Aunque la 61º edición del Festival de Cine de San Sebastián quede algo lejana, aún estamos saboreando algunas de las joyas que allí pudimos disfrutar:

jeune et jolieJeune et Jolie

El ganador de la concha de oro en la pasada edición del Zinemaldia, François Ozon gracias la inolvidable “Dans la maison”, nos trae otra joya, Jeune et Jolie (Joven y Bonita). Y no titubeamos al decir que “Jeune et Jolie” es una de las mejores películas de este año y uno de los más fieles retratos de una adolescente jamás rodados.

La casualidad del destino ha querido que este año un film con una temática similar, la maravillosa “La vie d’Adele”, esté acaparando toda la atención (en parte gracias a la palma de oro en Cannes), pero queridos lectores, que eso nos os impida incarle el diente a esta joya del cine moderno.

La película nos pone en la piel de Isabelle, una adolescente de 17 años y su evolución a lo largo de un año. Simple, ¿verdad? Durante este viaje, veremos los cambios de la joven pasando por las 4 estaciones y como cada una está relacionada con sus actos. Como si de mini capítulos se tratase, cada final de estación terminará con una canción, sintetizando el estado de nuestra protagonista y anticipando lo que veremos a continuación. Ya no es tan simple, ¿verdad?

Comenzaremos viendo a Isabelle perdiendo la virginidad y terminaremos viendo como acaba prostituyéndose. Un tema tan tabú que sin embargo, Ozon maneja a la perfección, sin frivolizar, sin temblar, con pulso, con realismo.

La cinta derrocha clase, erotismo y sofistificación, en parte, gracias a Marine Vacth, protagonista del film, diamante en bruto a nivel interpretativo, y cuya belleza traspasa la pantalla. Una narrativa atrevida, original, bien interpretada, estimulante y valiente, junto al solido empaque visual (gran fotografía, vestuario y banda sonora) hacen de “Jeune et Jolie” una de esas películas que años después pasaran a ese olimpo llamado “cine de culto”.

Hasta el momento, no hay fecha oficial de estreno en España, pero no os la perdáis, el cine francés está en estado de gracia y Ozon, parece empañado en capitanear esta generación. Nota: 9/10

Dallas Buyers ClubDallas Buyers Club

Matthew McConaughey ha aprendido a actuar. O eso parece tras sus magníficas interpretaciones en MUD y el título que hoy nos ocupa, “Dallas Buyers Club”. Aunque seamos justos, muchos actores no eligen bien sus papeles, son encasillados en películas de dudosa calidad, y finalmente son infravalorados, degradados hasta el punto de que una película sea catalogada de truño solo por la simple aparición del actor en cuestion. Gente como Sandra Bullock (Gravity, The Blind Side) y el propio Matthew, están escapando de ese encasillamiento. Pero dejemos esto de lado y vayamos a la película.

“Dallas Buyers Club” es una gran película. Basada en hechos reales y ambientada en mitad de los años 80, nos cuenta la historia de Ron Woodroof, un americano del sur profundo, homófobo, republicano y con gran actividad sexual. Es esta actividad la que le lleva a contraer SIDA al principio del film, y el detonante para el desarrollo de la historia, el arco del personaje, y la denuncia social que Jean-Marc Vallée grita a todo el mundo.

Porque si algo nos queda en la memoria tras ver “Dallas Buyers Club” es que las farmacéuticas son unas hijas de su madre. Tras probar con un tratamiento experimental contra el VIH que mata a todos los pacientes que lo reciben, el bueno de Ron se ve obligado a viajar a México donde encuentra medicamentos que alargarán su vida considerablemente. Estos medicamentos, prohibidos en Estados Unidos (por supuesto) serán importados al país del tío Sam, creando una red de distribución en la que colaborará Rayon (Jared Letto), un travesti también diagnosticado con SIDA.

La película tiene ritmo, unas magníficas interpretaciones (McConaughey y Letto están de Oscar, desde su transformación física a la interpretación), trasfondo, un desarrollo de personajes (premio a la relación Matthew-Letto de nuevo, creíble, bien llevada, sin caer en clichés), entretenimiento, crítica, incluso acción… ¿Cuál es la pega entonces? Quizás que falte el componente emotivo. La película resulta un poco fría, y podrían haber explorado esa vena que en otras películas explotan sin miedo y vergüenza, la emocional. Da la sensación de que esta gran cinta, podría haber sido un poquito más grande. Pero no importa, el resultado es notable, y desde luego muy recomendable para todos. El estreno en España, 1 de Noviembre. No os la perdáis. Nota: 8,5/10

9 mois ferme9 mois ferme

La mayor sorpresa de Donostia. Cerrando la Sección Perlas nos encontramos con esta comedia chorra dirigida e interpretada por Albert Dupontel que, junto a Quai d’orsay, nos sacó las carcajadas más crueles, estrambóticas y surrealistas de todo el festival. El cine francés está on fire.

La historia sigue a Ariane Felder, una estricta y aburrida jueza cuya vida se tuerce tras la celebración de año nuevo, en la que queda embarazada de uno de los criminales más polémicos de toda Francia. A partir de esta situación, vemos como temas tabú como el aborto, los tullidos, la muerte o la ley, son degradadas para deleite de unos (servidor se partía la caja) y resoplo de otros (este humor tan absurdo a muchos no hizo gracia) pero que San Sebastián tanto necesitaba. Directa, distinta, valiente y con más ritmo que el último disco de John Talabot. En definitiva, una pasada.

Desde luego, y si la película es comercializada finalmente en España (que parece que no), es una recomendabilisima opción para echaros unas risas distintas, salvajes. Y es una pena, porque seguramente acabe perdiéndose en las sombras, mientras otras comedias ponen de manifiesto la crisis del género en su vertiente más comercial. Menos mal que siempre podemos tirar de internet, o confiar en que Filmin se haga con ella. Nota: 9/10

banner WIR