banner WIR

Crónica de Izal, sala B Murcia. Domingos de música.

Por A.Brotons 0

Izal cumple con sus seguidores en un concierto notable.

Tras  agotar en su primera cita murciana, Izal aprovechó esa tarde de domingo que al personal se le queda en muchas ocasiones muerta, para resarcir a los que se quedaron sin entradas el día anterior o los fans que quisieron repetir. ¡Más domingos por la tarde con conciertos!

Sala (b) prácticamente llena pero sin agobios para recibir a un grupo que esta abarrotando todos sus bolos con su gira otoñal. Sumergidos dentro de esta corrientes de grupos castellano parlantes de pop-rock, da la sensación de haberlos visto antes en directo. El quinteto se presenta con Miquel, el vocalista, a la cabeza acompañado de guitarra, bajo, bateria y teclados.

Abren el concierto con la antítesis “Despedida“, haciéndonos entrar en situación con una agradable atmósfera instrumental. Abren con “Agujeros de Gusano” y continúan con su último disco, “Hambre“, tras un parón por rotura de una cuerda del guitarrista y unos chistes para amenizar el arreglo. Empezaban a coger ritmo, el sonido era bueno, la voz no terminaba de ser clara, la batería estaba marcada. La intensidad del concierto se incrementaba poco a poco.

El ukelele acelera el ritmo del concierto, tras “Conclusión en Do para Ukelele“, o mejor dicho lo acelera “Qué bien“, temazo, recuerdos del Sonorama dicen, nos recuerdan entonces más a una banda que no quiero nombrar… A partir de aquí el público entra mucho más en el concierto: bailan, saltan, interactúan, karaokes, les piden que vayan al festival de la ciudad…

Continúan entremezclando canciones de su último disco, con el de debut “Magia y efectos especiales” para cerrar con dos de sus temas más reconocibles “Prueba y Error” y “Pánico práctico”. 7 de minutos de “Epilogo“. Bajada y subida del escenario y tras casi hora y media de concierto los bises terminan un concierto notable con “Magia y efectos especiales” y “La Mujer Verde” y con un público tanto agradecidos como ellos, demostrándolo tanto arriba del escenario como firmando discos hasta al último de la cola después del concierto.

Se espera Izal para mucho rato, y bien por ellos.

banner WIR