banner WIR

Balance 2013: Series

Por Angélica Mualim 0

Las series son más que un pasatiempo, más que una sucesión de programas que te pones para pasar el rato. Cuando una serie llega a durar años, se convierte en un ritual y los personajes forman parte de nuestras vidas. Hoy en día tenemos infinidad de series a nuestra disposición, para espectadores de todo tipo. Si sólo quieres algo de fondo mientras comes o si buscas algo más profundo, es imposible que no haya una serie para ti. A continuación os resumimos (sin spoilers) algunas de las series más destacadas del año. Seguramente faltará alguna de tus favoritas, pero por lo comentado antes, es imposible abarcar todo lo disponible.

Empezaremos por un género considerado menor, pero que no por ello es menos serio: la animación. En este apartado destaca sobre todo Hora de Aventuras, la serie de Cartoon Network más vista por adultos. Este año la serie se consolidado con episodios que no han parado de sorprendernos a todos los niveles, tanto emocional como técnico.

Finn y Jake en 3D en "A Glitch is A Glitch"
Finn y Jake en 3D en “A Glitch is A Glitch”

A menudo se bromea con las posibles sustancias que los guionistas consumen para poder crear las historias del mundo de Ooo, y este año no sólo hemos visto historias ocurrentes a nivel narrativo, sino también a nivel gráfico, como en A Glitch is a Glitch. Poco a poco se van revelando detalles sobre el verdadero origen de este mundo fantástico, y mientras tanto seguiremos disfrutando como críos con las aventuras de Finn y Jake.

La otra serie de animación que ha destacado este año es Padre de Familia, gracias a la comentadísima muerte de uno de sus personales principales. Hace años que dejé de seguir esta serie, pero la reacción en las redes sociales fue tan grande que sin quererlo todos nos enteramos del fatal destino del personaje en cuestión. Por supuesto, esa muerte no podía ser permanente, así que el personaje resucitó a las pocas semanas. Ventajas de las series animadas. Sinceramente, desconozco la calidad de los capítulos actuales, pero seguro que a más de uno le habrá entrado curiosidad por retomar la serie gracias a la comentada trama. Como estrategia de marketing sin duda que es efectiva.

Pasamos a las comedias, otro género que se suele menospreciar, pero es también donde podemos encontrar grandes dosis de originalidad creativa. Sin embargo, la primera serie que comentaremos perdió este elemento hace unos cuantos años. En Cómo Conocí a Vuestra Madre POR FIN hemos conocido a la mujer que da nombre a esta serie. Después de tantos años, las expectativas eran altas y las reacciones al ver el rostro de la futura señora Mosby fueron de todo tipo. Tampoco ayudó mucho el hecho de que la propia página de Facebook de la serie revelara la esperada foto antes de que muchos de los fans llegaran a ver el capítulo. En cualquier caso, lo importante es que la serie ya está llegando a su más que necesario final y sólo queda esperar que nos haga reír como lo hizo una vez. Y si todavía queda alguien que le HIMYMtenga cariño a esta serie, puede consolarse con su futuro >spin-off, Cómo Conocí a Vuestro Padre (sí, en serio).

Una serie a la que no le falta originalidad y a la que sin embargo (inexplicablemente) le faltan seguidores es Parks and Recreation. Quizá se parezca demasiado a The Office (algo no tan extraño, teniendo en cuenta que comparten productor) o puede que su trama sobre funcionarios y políticos en un pequeño pueblo de Indiana no llame demasiado la atención. A pesar de estas primeras apariencias y de una primera temporada que no resulta ser nada del otro mundo, Parks and Recreation es una magnífica parodia del mundo político, con altas dosis de crítica con toques de humor. Y no sólo tratan temas actuales, como la corrupción y la crisis económica, sino que además hasta predicen el futuro. ¿Os acordáis hace unos meses cuando ocurrió el cierre temporal del gobierno de Estados Unidos y todos temíamos que la economía mundial iba a colapsar? Pues en esta serie esto ocurre al final de su segunda temporada, en 2010. Como si no tuvieran poco con su falta de popularidad, encima han pasado su peor año: la renovación de la quinta temporada no se aprobó hasta el último momento y la sexta se ha emitido con interrupciones durante los meses de octubre y

Leslie Knope, comiendo, como siempre.
Leslie Knope, comiendo, como siempre.

noviembre. Los pocos pero fieles fans de la serie vivimos deseando que no se cancele, y mientras tanto os recomendamos que empecéis a verla si aún no lo habéis hecho. Os apostamos un gofre con nata que no os decepcionará.

Para decepciones ya tenemos un par a continuación. La cuarta temporada de Community no estuvo a la altura de las tres anteriores, debido sobre todo a la ausencia de su creador, Dan Harmon. Intentaron crear historias innovadoras pero que finalmente tenían poca o ninguna gracia. ¿Hay alguien dispuesto a ver el capítulo de las marionetas de nuevo? Por suerte, Dan Harmon volverá en la quinta temporada, y el trailer ya nos devuelve la esperanza en los muchachos de Greendale.

La segunda decepción corre por parte de Arrested Development, cuya cuarta temporada llevábamos esperando desde 2006. En mayo de este año el canal online Netflix lanzó 15 nuevos capítulos, cada uno centrado en un miembro de la familia Bluth y sin seguir un orden cronológico. La dificultad a la hora de seguir este nuevo ritmo narrativo impidió que pudiéramos disfrutar de la cuarta temporada todo lo que nos habría gustado, y al final, en lugar de reírnos a carcajadas acabamos más inexpresivos que la frente de Portia de Rossi.

Siguiendo en la línea de comedias que no lo son tanto, no puedo clasificar a Girls como decepción, ya que su primera temporada tampoco acabó de gustarme. Veo esta serie porque considero que tiene todo el potencial necesario para ser una gran comedia, pero el excesivo afán de protagonismo de Lena Dunham hace que se desaprovechen todos estos recursos, y al final acabo cayendo en eso que llaman Hatewatching: tener una relación de amor-odio con una serie y seguirla aunque realmente no te guste. Hasta los fans más acérrimos de Hannah Horvath lo tienen difícil para defender un capítulo como One Man’s Trash (también conocido como “el capítulo del cuarentón buenorro”), cuyo único fin es exponer las fantasías de la protagonista y no tienen ningún interés real para el espectador. Habrá que darle otra oportunidad en la tercera temporada, pero las expectativas están por debajo del mínimo.
girls1
Si hay algún programa que veo sin ningún tipo de expectativa y sólo por pasar el rato, desde luego es Anatomía de Grey. Soy la primera en ser consciente de que la serie ya perdió la frescura hace varios años y que los trágicos episodios finales de cada temporada ya han sobrepasado el ridículo. Aún así, todos tenemos que tener un guilty pleasure y éste es el mío. La serie creada por Shonda Rhimes ya ha sobrepasado los 200 capítulos, una marca al alcance de pocos. Por desgracia para los fans, antes de estrenarse esta décima temporada se anunció que sería la última de Sandra Oh, pieza esencial de la serie. Esto probablemente signifique que se acerca el final de la serie, que ya no tendrá mucho sentido sin una de sus protagonistas. Aunque la serie no aporte realmente nada nuevo, por lo menos siguen poniendo buena música. En esta temporada han puesto por ejemplo a Chvrches o a Holy Ghost!, lo que me hace sentir menos mal por ver este culebrón.

Este año la gran despedida en el género de la comedia ha sido The Office. Si bien la serie comenzó a flojear desde la despedida de Michael Scott hace un par de temporadas, supieron remontar para dejarnos un final digno de ser recordado. The-Office-FinaleEn los últimos capítulos hemos visto cómo la pareja aparentemente perfecta que son Pam y Jim pasaron por su primera gran crisis, que por supuesto consiguieron remontar, no sin mucho esfuerzo y con la intromisión de uno de los cámaras del (no tan) falso documental de por medio. El capítulo final consiguió arrancarnos casi más lágrimas que sonrisas, por la pena que sentimos al despedirnos de este entrañable grupo de raritos de Scranton. ¿Quién no querría compañeros de trabajo como ellos?

Si The Office fue la gran despedida, el mejor debut fue el de Orange is the New Black. Todos nos enganchamos a las historias de este grupo de reclusas, cada una con su pasado y con su forma de sobrellevar su condena. No parecía posible que se hiciera una serie ambientada en una cárcel y que el resultado llegara a ser tan optimista, sin que le falten sus toques de drama y sus momentos duros, pero al fin y al cabo la serie nos deja con la sensación de que todo puede ir a mejor, gracias a las amistades que surgen entre este grupo tan dispar. Todavía no conozco a nadie que haya empezado a ver esta serie y que no haya visto todos los capítulos prácticamente del tirón. De momento sólo se sabe que la segunda temporada se estrenará el verano que viene, pero no la fecha exacta. CoOrangentaremos los días como si estuviéramos encerrados en una celda de aislamiento.

Ya pasamos a las series “serias”, aquellas que suelen ponerse en un pedestal y llevarse todos los elogios de la crítica. Empezamos hablando de dos series breves, pero intensas. La primera es una de las revelaciones de este año, Utopia, que nos regaló los mejores primeros 5 minutos de este año. Todos nos volvimos un poco paranoicos viendo estas 6 inquietantes horas, preguntándonos quién sería realmente Jessica Hyde, mientras la hipnótica fotografía conseguía atraparnos en esta serie distópica. De momento sólo se sabe que una segunda temporada se estrenará “pronto”, aunque se desconoce la fecha exacta. Quizá la respuesta esté oculta en algún manuscrito.

La segunda temporada de Black Mirror, y eso que lo tenía difícil. La creación de Charlie Brooker sobre un futuro oscuro es una acertada lectura de los problemas actuales, nuestra relación con la tecnología y como afecta a nuestras relaciones personales. El momento más destacable de esta temporada fue el segundo capítulo, White Bear, que posiblemente sea la hora de televisión más intensa y sorprendente de los últimos años. Aún no se sabe nada sobre una nueva temporada, pero con los tiempos que corren, seguro que tarde o temprano volveremos a ver capítulos de esta estupenda creación.

Demian Bichir y Diane Kruger, protagonistas de "The Bridge"
Demian Bichir y Diane Kruger, protagonistas de “The Bridge”

Este verano se estrenó The Bridge, adaptación de Bron/Broen. La serie consigue estar a la altura de la producción original escandinava, sobre todo gracias a las notables interpretaciones de sus protagonistas. Los que ya habíamos visto la original ya sabíamos lo que iba a pasar, pero la serie consigue mantener la tensión y engancharnos hasta el final. Quizá los dos últimos capítulos quedan un poco descolocados con respecto a los demás, pero aún así es una serie que merece la pena seguir y que puede sorprendernos en el futuro.

Es difícil hablar de la tercera temporada de Homeland sin incluir spoilers. Lo que está claro es que la serie ha perdido la calidad presente en su primera temporada, y en ésta la historia no ha conseguido atraparnos como otras veces. GalleryEl giro argumental ocurre demasiado tarde y tiene demasiadas lagunas cuando se analiza con detenimiento. La misión principal es demasiado arriesgada y cogida con pinzas, incluso para una ser una obra de ficción. Homeland habría sido una serie perfecta con dos o tres temporadas congruentes y con un buen final, pero por desgracia a día de hoy el interés que despierta es más bien curiosidad por ver qué harán luego, y no un verdadero deseo de continuar viendo la serie.

Otra serie que parece que muchos vemos por inercia es The Walking Dead. Parecía difícil que una historia situada en un apocalipsis zombi llegara a tener tan poca acción, pero ya nos han demostrado que era posible. En lo que llevamos de esta temporada parece que hemos aprendido más sobre primeros auxilios o cómo cultivar tomates que cómo defenderse de los muertos vivientes. Pero claro, la serie ha vuelto a su mecánica de siempre: momentos y hasta capítulos enteros de relleno, para que luego el capítulo antes del parón nos deje con la intriga y tengamos que seguir viendo la serie para saber qué pasa. Por lo menos podremos entretenernos haciendo quinielas para ver quién muere en los futuros capítulos (cualquiera menos Daryl, por favor).

Lo de empezar las temporadas poco a poco y dejar todo lo bueno para el final es un recurso muy utilizado en las series, pero hay pocas que sepan hacerlo tan bien como Boardwalk Empire. Desde luego, ésta no es una serie que se pueda poner mientras limpias el salón, ya que aunque a ratos parezca que no pasa nada, la sutileza de sus detalles, tanto visuales como interpretativos, son esenciales para disfrutarla al máximo. beQuizá esta temporada no ha estado a la altura de la anterior, pero se lo perdonaremos porque es difícil (o casi imposible) crear un personaje que supere al antagonista de la tercera temporada, Gyp Rosetti. En la cuarta hemos visto cómo la familia de Nucky Thompson cobra especial importancia en su vida personal y en sus negocios. En esta temporada también vemos cómo hay personajes que por fin reciben lo que se merecen, otros que se libran por los pelos, y otros que, por desgracia, nos dejan demasiado pronto. Una serie por la que merece la pena esperar casi un año para sus nuevos capítulos.

Una serie que ha echado toda la carne en el asador este año ha sido Juego de Tronos. En esta tercera temporada hemos visto la boda más comentado del año, momento más importante de la saga hasta ahora. El capítulo The Rains of Castemere no dejó indiferente a nadie, ni siquiera a los lectores que ya sabíamos que iba a pasar. Pero aunque este capítulo sea el más comentado, no podemos dejar de mencionar otros momentos destacables, como el increíble final de And Now His Watch is Ended (Dracarys!). La cuarta temporada se basará en la segunda parte de Tormenta de Espadas e incluirá (por supuesto) más muertes de personajes importantes. Y si os quedasteis con ganas de venganza después de la muerte de ya-sabéis-quién… Bueno, sólo diré que hay alguna que otra muerte “feliz”.

De todo menos felicidad nos dio la temporada final de Dexter. Ya comentamos capítulos de esta temporada y su final aquí, pero aún faltan palabras para describir la gran decepción que supuso la despedida de esta serie. Para no arruinarle la serie a nadie que la haya terminado, sólo le recomendaré que la vea sin esperar nada, o mejor, que deje de verla cuando acabe la cuarta temporada. Dexter es el ejemplo perfecto de cómo alargar una serie puede significar arruinarla por completo. Una verdader lástima.

La serie que seguramente no decepcionará con su final será Mad Men, que, como ya os comentamos, dividirá su temporada final en dos partes. Esta sexta temporada nos prepara para el principio del fin, mostrándonos cómo los demonios de Don Draper cobran cada vez más fuerza y acaban siendo más evidentes que nunca. mad menYa sabemos que Draper es el protagonista absoluto de la serie, pero no por ello hemos dejado de ver tramas interesantes con otros personajes. Destaca sobre todo Sally Draper, cuyo camino hacia la madurez se relaciona directamente con el enfrentamiento de Don con su pasado. Este año hemos visto una evolución general de todos los personajes, también en el ámbito laboral, con nuevos proyectos y expansiones que acaban afectando a nuestros personajes más de lo que se esperaba. Incluso hemos visto publicadas alocadas teorías que no parecían tener sentido en esta serie. Aún nos quedan dos años más de Mad Men, pero ya podemos imaginarnos que el vacío que nos dejará será grande.

Y hablando de finales traumáticos, sin lugar a dudas la serie más comentada este año ha sido Breaking Bad, que estrenó sus ocho capítulos finales después de una dolorosa espera. Breaking Bad también dividió su temporada final en dos partes, pero finalmente la espera mereció la pena, tal y como nos esperamos. breaking bad finale car 650Durante dos meses vivimos mordiéndonos las uñas, intentando adivinar cómo acababa todo para Walter White, aunque los flashbacks que nos habían enseñado permitían adivinar en parte cómo iba a terminar todo. Hay gente a la que no le acabó de convencer Felina, el capítulo final. También hay quienes dicen que la serie tendría que haber acabado con Ozymandias, el antepenúltimo capítulo. Y por supuesto, aquí tampoco podían faltar las teorías sobre el final, con una lectura que puede parecer descabellada, aunque realmente no carece de tanto sentido. Sea como fuere, nos ha dejado una de las mejores series de los últimos años. Y si hay alguien que esté dispuesto a argumentar lo contrario, va a necesitar un cuchillo más grande.

banner WIR