banner WIR

Sigue la cruzada disco de Holy Ghost!

Por Ross Gallagher 0

Han pasado tres años desde su primer trabajo de nombre homónimo, el cual incluía una buena ristra de temazos disco con aire retro, tales como Hold On, Do It Again o Wait and See, y es por ello, además de por algún que otro hit que han sacado entre medias, como It Gets Dark, que esperaba su segundo trabajo con gran entusiasmo, para ver qué nos regalaban en su segundo disco estos chicos que, recordemos, han trabajado siempre bajo el sello DFA Records (LCD Soundsystem, The Rapture).

Mucho se comenta que el segundo disco es el de confirmación de una banda, la que te impulsa definitivamente o la que te hace caer en el tópico de “aquel grupo que sacó tan buen LP hace tiempo”. Unos buscan una mayor definición personal, otros elaboran algo más continuísta, otros evolucionan su sonido un paso más allá.

En el caso que nos ocupa nos encontramos más bien con la propuesta continuísta, aunque cierto es que no es exactamente igual que la primera entrega. Siguen los mismos sonidos, melodías bailables y beats disco-retro que me engancharon del primer disco, el  espectro de los sintetizadores y texturas sigue en el mismo rango, y sin embargo, y de ahí  el cambio que ha habido, en este caso sí que podemos detectar mayores “subidas y bajadas”, diferencias entre los cortes, tanto por su función dentro del disco, como por la concepción de la canción en sí misma.

Ellos mismo lo dijeron en alguna ocasión: su primer disco es más bien una colección de singles que fueron elaborando a lo largo del tiempo: en este caso, aún sin perder ese aire del todo, es más bien un compendio “dinámico”, en el que hay canciones con diferentes funciones, sus altos y bajos; las hay idóneas para singles, como las dos que abren, Okay y Dumb Disco Ideas, o Don’t Look Down, en la parte central. Hay tres temas, It Must be The Weather, For Edgar, I Wanna Be Your Hand, que sirven más de enlace a la segunda parte del disco.

En tierra de nadie están In the Red, la más tranquila con diferencia, que podría pasar tranquilamente por una versión calmada de una canción Passion Pit, y Changing of the Guard, en la que parece que el espíritu de los franceses Phoenix les posee por momentos. Bridge and Tunnel  retoma el espíritu del Italo disco por unos momentos, casi tanto que no desentonaría en el último disco de Saint Etienne.

Y con todo esto, nos quedan un par de temas, la bailable Dance a Little Closer, en el que el synth que hace las veces de bajo nos pone a dar pequeños saltos antes de las canciones enlace y Cheap Shots, una canción que evoluciona tras un minuto y medio para poner el broche electropop a “Dynamics”, que es el nombre de la criatura que ocupa estas lineas.

Todo este conjunto al final queda un poco desdibujado, como si las piezas no estuvieran del todo en su sitio, y ese movimiento “dinámico”, de subidas y bajadas, no estuviera bien estudiado, como una montaña rusa sin suficiente velocidad, en la que te pasas mucho tiempo entre una bajada y otra y las subidas fueran demasiado imperceptibles, con lo cual no crea el clímax por la bajada.

Resumiendo, como disco, queda todo un poco blandito, no termina de arrancar y por tanto, considero que no está a la altura de su anterior LP, si bien continúa en la misma línea y como tal, sigue siendo recomendable, y con muchas buenas ideas, aunque no del todo bien plasmadas. Pero como creadores de singles son sin duda, geniales.

banner WIR